HOA DIOCESANA DE CÁDIZ Y CEUTA

[hoac.gif]










UNA MIRADA CRISTIANA DEL TRABAJO HUMANO Y EL BIEN COMÚN
¡ACOGE, ABRAZA, CUIDA, ACOMPAÑA...!
LA VIDA DEL MUNDO OBRERO, CON MISERICORDIA Y COMPASIÓN.


¡Bienvenido/bienvenida! al "blog" de la HOAC diocesana de Cádiz y Ceuta.


miércoles, 9 de mayo de 2012

Día de la HOAC 2012:
Homenaje a “Miguel Mougán Guerrero”



La HOAC diocesana de Cádiz y Ceuta, centró la celebración del Día de la HOAC, en un sencillo Homenaje a su militante y consiliario Miguel Mougán Guerrero, una vida de vocación al sacerdocio entregada y gastada para y con los más empobrecidos y castigados del mundo obrero y del trabajo.  Una dilatada vida dedicada a la Iglesia, a los pobres y al Mundo Obrero.  Toda una vida, que como proclama el Día de la HOAC de este año, Miguel la ha tenido centrada en la defensa de los derechos de los trabajadores y trabajadoras como un deber de justicia.





BREVE RESEÑA BIOGRAFÍA DE “MIGUEL MOUGÁN”


Francisco González Álvarez, presidente diocesano de la HOAC, nos recuerda en la presentación del acto, que Miguel nació en la ciudad de San Fernando (Cádiz) un 26 de septiembre de 1926.  Sus padres se llamaban Juan y Rosario, siendo Miguel el tercero de una familia de cinco hermanos.


Nuestro amigo y compañero Miguel siente a muy temprana edad la vocación sacerdotal, a los trece años ingresa en el Seminario de Vitoria-Gazteiz para estudiar Humanidades y Filosofía de la Carrera Eclesiástica.

De regresó a Cádiz entró en el Seminario de “San Bartolomé”, donde en 1943 termina Teología.  Siendo nombrado para ejercer de Director de Disciplina de este centro eclesiástico de formación de sacerdotes.  Ingresó en la Hermandad Obrera de Acción Católica (HOAC) en 1946, año de la fundación de este movimiento obrero católico.

Desde su primer destino en La Línea de la Concepción (Cádiz), en la Parroquia de “Santiago Apóstol”, en la que ejerce como párroco, se consagró a transmitir a sus feligreses la fe en Jesucristo, a la vez que practicaba una verdadera asistencia y promoción social inspiradas en la Doctrina Social de la Iglesia.  Esta parroquia fue creada en 1944 en un barrio de barracas desolado y pobre conocido como “El Conchal”, donde era ingente la tarea asistencial que obliga incluso a abrir un comedor parroquial.

Junto con la comunidad parroquial visita las barracas, ayuda y se preocupa de la situación de los más pobres, acompañándole también el obispo Añoveros en sus visitas pastorales.  La catequesis la llevó también a los niños de la zona: la fe se encarna en la pobreza mediante la enseñanza y la promoción.  Participa de las diversas manifestaciones de la fe popular (Virgen del Carmen, Cuaresma, Semana Santa...)


Otra obra social es el comedor escolar.  Miguel no olvida las Obras de Misericordia de la Iglesia (“Dar de comer al hambriento”), a pesar de las dificultades de la época.


Da importancia a las tareas de los movimientos de A.C. promocionando los mismos, tanto de jóvenes como adultos, especialmente jóvenes de la J.O.C.


En 1964 regresa a Cádiz a la parroquia de “Ntra. Sra. del Rosario” de la que es nombrado párroco.  Para en 1970 hacerse cargo como párroco de la de “San Francisco Javier”, ubicada hasta 1982 en el Centro “Berchmans”.


Consiliario de la HOAC y de la JOC prestó también gran atención a la formación de militantes obreros cristianos capaces de evangelizar el Mundo Obrero desde los ambientes y las mediaciones sociopolíticas, sindicales y vecinales, a fin de transformar la sociedad en consonancia con el pensamiento social cristiano.  Consecuente con esta misión, estuvo en varias ocasiones al lado de los trabajadores de Astilleros y de sus familias cuando reclamaban unas condiciones laborales dignas.


Actualmente Miguel se encuentra en la Residencia de Personas Mayores “San Juan de Dios” del Obispado, que gestiona la Fundación Gerón.


CRÓNICA DE LA CELEBRACIÓN DEL ACTO DE HOMENAJE A “MIGUEL MOUGÁN”


El pasado sábado, 5 de mayo, la HOAC quiso rendirle un sencillo homenaje por su dedicación a los más débiles, al movimiento obrero católico como consiliario y militante y a los trabajadores y trabajadoras diocesanos de varias generaciones.


Asistió al acto un numeroso público, entre los que se encontraban miembros del movimiento, sacerdotes, antiguos sindicalistas y amigos de Miguel.


Francisco González, Presidente Diocesano de la HOAC, fue el encargado de abrir el acto de reconocimiento al consiliario y militante de la HOAC, presentando brevemente el motivo.  A continuación se proyecto un “power point” con los momentos más significativos de su vida y ministerio.


El homenajeado, que no estaba en antecedentes de la organización del acto, pronunció unas palabras de agradecimiento, sorprendido por considerar que era mucho lo que se le elogiaba, aunque reconoció estar satisfecho de la tarea realizada y de que no siempre pudo conseguir los objetivos propuestos.


Francisco González recuerda que en 1995, en un boletín publicado con motivo de los 25 años de la fundación de dicha parroquia, se aludía al compromiso del padre Miguel cuando Astilleros vivía algún conflicto y se preocupaba de la supervivencia de sus trabajadores.


Se relatan las luchas agónicas de los trabajadores por sus puestos de trabajo en distintas épocas, en las que Miguel desde la parroquia, apoya a los trabajadores y a sus familias, llevando la DSI a la práctica por la dignidad de los trabajadores.


El propio Miguel relata cuando la parroquia y sus gentes ayudaron durante dos días con comida y mantas a 600 trabajadores encerrados en un barco de Astilleros reclamando su convenio y la presencia posterior de todos ellos vestidos con sus monos azules ante la parroquia para agradecer la ayuda recibida.


Por su parte, Paco Medina, decano de los militantes gaditanos de la HOAC y feligrés de la parroquia, recuerda cómo ésta ayudó en más de una ocasión a encerrados en la factoría de AESA.
Miguel Mougán ha formado parte varias veces de la Comisión diocesana de la HOAC.  Influyendo en su pensamiento teológico, además de Jesucristo, el cardenal Joseph Cardyn, fundador de la JOC; Guillermo Rovirosa, primer militante y promotor de la HOAC; y, D. Tomás Malagón, consiliario de la HOAC.


Experto en Doctrina Social de la Iglesia, ha mantenido siempre la impronta del pensamiento social católico en relación con el mundo obrero, sumándose a la reciente manifestación del Primero de Mayo.


Cinco (5) son los obispos diocesanos con los que Miguel ha desempeñado su ministerio:
D. Tomás Gutiérrez Díez (1.943-1.964)
D. Antonio Añoveros Ataún (1.964-1.971)
Sede Vacante (1.971-1.973)
D. Antonio Dorado Soto (1.973-1.993)
D. Antonio Ceballos Atienza (1.993-2011)
D. Rafael Zornoza Boy (2011-…)


Amistad, compañerismo, convivencia, solidaridad, ministerio, magisterio teológico y social, compromiso de un presbítero, consiliario y militante han sido las constantes siempre al servicio de la iglesia, de la sociedad y del mundo obrero.

Gracias por tu dedicación y testimonio, amigo y compañero Miguel.





CELEBRACIÓN DE LA EUCARISTÍA

El acto finalizó con la celebración de la eucaristía oficiada por Eugenio Díaz Melero, consiliario diocesano de la HOAC, de la JOC y de la Pastoral Obrera, que fue concelebrada junto con Miguel.


Para que la jornada fuera completa, el grupo de amigos y compañeros se dirigió a un bar cercano para participar en una “cuchipanda” -como a Miguel familiarmente le gusta llamar a tomar unas “cervecitas y unas tapas”-, acompañada por una tertulia plena de afecto y camaradería.



En definitiva, un hermoso día para Miguel  Mougán que recordará  mientras viva.

Paco González.




REPORTAJE FOTOGRÁFICO DEL ACTO,
REALIZADO POR MARÍA MATAVERA

Hola: Adjunto fotos del homenaje a Miguel Mougan con regular calidad por la falta de luz
Un abrazo. Francisco Güeto

Foto del grupo participante en la Cripta la Iglesia de Santa Cruz (Catedral vieja) de Cádiz, donde se celebra el acto

Celebración de la Eucaristía Eugenio Díaz Melero, concelebra con Miguel Mougán Guerrero


Celebración de la Eucaristía Eugenio Díaz Melero, concelebra con Miguel Mougán Guerrero


Intervención de Paco Medina en el homenaje


Asistentes situados en uno de los laterales de la cripta, escuchan con atención las intervenciones.

Participantes del acto situados en otro de los laterales de la cripta.


Interviene en el acto Javier Fajardo de pié al fondo a la derecha. También de espalda de derecha a izquierda Sabastián González Barroso (militante de Jerez), Francisco Güeto Moreno y Miguel Mougán Guerrero. De pié al fondo a la izquierda Paco González, actual Presidente diocesano de la HOAC.

Participantes del acto situados en otro de los laterales de la cripta.


Participantes del acto situados en otro de los laterales de la cripta.




COMUNICADO DEL DÍA DE LA HOAC
dedicado a defender los derechos sociales
COMISIÓN PERMANENTE
http://www.hoac.es/2012/04/24/el-dia-de-la-hoac-dedicado-a-defender-los-derechos-sociales/

Las 44 diócesis en las que está presente la Hermandad Obrera de Acción Católica (HOAC) celebrarán el Día de la HOAC en torno al próximo 6 de mayo para proclamar que “los derechos sociales son un deber de justicia”, especialmente para con los más empobrecidos y castigados del mundo obrero y del trabajo.


El Día de la HOAC es una celebración anual en la que queremos compartir con la ciudadanía y con la comunidad eclesial la realidad actual del mundo obrero, este año, centrada en la defensa de los derechos de los trabajadores y trabajadoras como un deber de justicia.

Las políticas que se vienen practicando desde hace años, y las que se están aplicando con la crisis, están suponiendo un grave retroceso en el reconocimiento práctico de los derechos sociales.  Los derechos sociales de las personas, de los trabajadores y trabajadoras, se están sacrificando en el altar de los beneficios inmorales de una minoría de poderosos económicamente que han impuesto su dictadura en las decisiones políticas.  Frente a esta grave inmoralidad, como decía Juan Pablo II, es hora de decir, y de repetir cada día, bien alto, que:

«…las necesidades de los pobres deben tener preferencia sobre los deseos de los ricos; los derechos de los trabajadores, sobre el incremento de los beneficios…»
(Toronto, 14 de septiembre de 2004).
Es hora, sobre todo, de vivir y actuar en consecuencia con este principio básico de humanidad.

Los derechos sociales de las personas son una parte muy importante de los derechos humanos, vinculados a la dignidad de las personas.  Todas las personas, solo por el hecho de serlo, tienen derecho a la educación, a la sanidad, a una pensión digna para la vejez, a prestaciones sociales adecuadas a cada situación personal y familiar, a prestaciones suficientes en caso de desempleo, a unas condiciones dignas de trabajo, etc.  Sin el reconocimiento práctico de los derechos sociales nos resulta más difícil realizar nuestra humanidad.  Los derechos sociales son, además, una conquista, alcanzada con mucho esfuerzo y sacrificio.  Una conquista lograda con la lucha por el reconocimiento de la dignidad de la persona.


El planteamiento de la Doctrina Social de la Iglesia sobre los derechos sociales de las personas es muy claro: el reconocimiento práctico y efectivo de los derechos sociales de las personas es fundamental para que la sociedad funcione humanamente, estando al servicio de la realización de las personas.  Este reconocimiento práctico de los derechos sociales debe ser  siempre una prioridad en razón al respeto a la dignidad de las personas y de la justicia debida a los empobrecidos.


En este sentido, Benedicto XVI, en «Caritas in veritate» hace un diagnóstico muy concreto de la actual situación.  El funcionamiento de una economía profundamente desviada de su sentido humano y las decisiones políticas que se han tomado, están deteriorando las condiciones laborales y debilitando las redes de protección social, con «grave peligro para los derechos de los trabajadores, para los derechos fundamentales del hombre y para la solidaridad en las tradicionales formas del Estado social».  Es urgente modificar esta situación y, para ello, hace un llamamiento a recordar y poner en práctica un principio fundamental y básico de la ética social: «el primer capital que se ha de salvaguardar y valorar es el hombre, la persona en su integridad, pues el hombre es el autor, el centro y el fin de toda la vida económico social» (n. 25).


En razón de nuestra fe en Jesucristo, a la comunidad cristiana la práctica de la caridad política se nos propone como camino de humanidad, en lo personal y en lo social: «El amor por el hombre, y en primer lugar por el pobre, en el que la Iglesia ve a Cristo, se concreta en la promoción de la justicia» (Juan Pablo II, Centesimus annus, 58).  Vivir y proponer este camino de humanización es hoy fundamental.

Comisión Permanente de la HOAC



El día de la HOAC, dedicado a defender los derechos sociales

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Puedes enviar tu comentario a: