HOA DIOCESANA DE CÁDIZ Y CEUTA

[hoac.gif]










UNA MIRADA CRISTIANA DEL TRABAJO HUMANO Y EL BIEN COMÚN
¡ACOGE, ABRAZA, CUIDA, ACOMPAÑA...!
LA VIDA DEL MUNDO OBRERO, CON MISERICORDIA Y COMPASIÓN.


¡Bienvenido/bienvenida! al "blog" de la HOAC diocesana de Cádiz y Ceuta.


miércoles, 29 de diciembre de 2010

PRESENTACIÓN DE LA HOAC: Domingo 23 enero 2011, en Puerto Real



Plano para acceder a la Parroquia de María Auxiliadora
por la carretera de circunvalación




Quienes somos


Somos y nos sentimos Iglesia. Creemos que esta Iglesia, con sus luces y sus sombras, es la Iglesia de Jesucristo, y deseamos y trabajamos para que seamos cada día más la Iglesia de todos los empobrecidos del mundo, porque sólo así podremos ser la Iglesia de todos.

Somos mujeres y hombres trabajadores que tenemos una experiencia y una aventura.

La experiencia de sentirnos amados por Jesucristo. La aventura de vivir esta experiencia construyendo la justicia que brota de ella, procurando que los empobrecidos del mundo obrero lleguen a ser los protagonistas de su vidas.

El trabajo es cada día más escaso y más precario. Las personas son utilizadas como instrumentos de producción y consumo cuyo coste hay que reducir al mínimo. Sin embargo, la persona es lo más importante de todo cuanto existe y sus posibilidades de vida dependen de su trabajo. Las necesidades básicas de la persona: salud, educación, vivienda, descanso…, se han convertido en un lujo para muchos trabajadores y trabajadoras, y para quienes no pueden acceder a un empleo. Pensamos que el trabajo debe posibilitar los recursos necesarios para vivir con dignidad y formar una familia.


Ante esta situación queremos:

Construir un proyecto de humanización que nos ayude a vivir en libertad: optando por la comunión frente al individualismo; por la solidaridad frente a la competencia y por el ser frente al tener.

Compartir la vida con nuestros compañeros y compañeras de trabajo, con nuestros vecinos del barrio…, y plantearnos con ellos qué podemos hacer para que nuestro mundo sea más justo y más humano.

Transmitir el tesoro de la fe en Jesucristo y su Evangelio, clave para la reconstrucción de la persona y del mundo.

El cambio de nuestro mundo exige nuestra propia transformación personal. La formación, con el método acción-reflexión-acción, nos posibilita actuar con criterios humanizadores e ir forjando en nosotros actitudes liberadoras.

Nos exige el compromiso que, junto con otros, realizamos como aportación real a la toma de conciencia y a la transformación de las personas y del pequeño mundo en que vivimos.

Como fundamento de este proceso reconocemos la acción del Espíritu de Jesús que trabaja en nosotros y en todos. Para percibirlo así y responder adecuadamente, cuidamos la espiritualidad cristiana como dinamismo que posibilita la entrega, fortalece en la lucha y anima la esperanza de la vida comprometida.





¡Te esperamos!

el domingo 23 de enero de 2011

a las 11.00 horas de la mañana

en la Parroquia María Auxiliadora

C/ Vejer, s/n Puerto Real (Cádiz)



[Ver convocatoria en pdf...]


lunes, 20 de diciembre de 2010

ORAR EN EL MUNDO OBRERO: NAVIDAD DE JESÚS (25 diciembre 2010)


Navidad es la divinidad humanizada y la humanidad divinizada.
Navidad es la pasión enamorada de Dios
que prende fuego en el corazón humano.
Navidad es Jesús Mesías Liberador de los empobrecidos,
de los hombres y mujeres necesitados de libertad, amor y justicia.
Navidad es María, es la Iglesia, es la HOAC,
que dan a luz en la humanidad, en el mundo obrero,
a Jesús, el Hijo-Hermano Universal.
Navidad eres tú y yo y todos
los que cada día renovamos la solidaridad y la justicia
en la eucaristía de la muerte de amor de Jesucristo, florecida en vida.



PARA VIVIR LA NAVIDAD
(Editorial de Noticias Obreras, 1.518-2.010)

“Felipe González había dicho que si el Banco Central Europeo comprara deuda pública, como había hecho Obama en los Estado Unidos, la especulación de los mercados desaparecería.



El día siguiente, 1 de diciembre, al mismo tiempo que el presidente del Senado denunciaba en la radio que la mayor parte de la deuda que tiene España es deuda privada, el presidente del Gobierno anunciaba en el Congreso la retirada de la ayuda de 420 euros a los parados, y la privatización de parte de la lotería nacional y de los aeropuertos. Ha quitado dinero y propiedades a los pobres para dárselos a los ricos.


Ese mismo día, un maestro de infantil se ha levantado y ha preparado el desayuno para una de sus alumnas: sus padres no tienen para darle de desayunar. El padre de esta niña es uno de los que cobran los 420 euros que Zapatero ha prometido eliminar, y a pesar de ello, no tiene para darle el desayuno a su hija. ¿Qué hará esta familia cuando deje de percibir esa ayuda?


Ese mismo día, un hombre llamaba a la radio para manifestar que lleva más de dos años en paro, que ha empezado a robar para dar de comer a sus hijos, que ha llenado el depósito del coche en una gasolinera y se ha ido sin pagar, y que le daba todo igual.


Ese mismo día, la Bolsa se recupera animada por las declaraciones de Zapatero y por el tirón que le dan los Bancos, eufóricos por el río de dinero que van a recibir. A la Bolsa y a la Banca no les dan lástima de los pobres.


Ese mismo día, toda la Iglesia leemos el texto que narra la escena de la multiplicación de los panes y los peces (Mt 15,29-37), hecho que tiene su origen en una preocupación de Jesús: “Me da lástima de la gente, porque llevan ya tres días conmigo y no tienen qué comer”.


Ese mismo día, la Iglesia celebramos la primera semana de Adviento. Nos preparamos para vivir el hecho más sorprendente de cuantos hayan podido producirse: la encarnación de Dios en el mundo, la llegada del Mesías que nos trae la salvación que no defrauda. Pero debemos ser conscientes de que están pasando cosas muy graves: han convertido al mundo en un mercado en el que no tiene cabida ni la moral ni la ética; en el que la dignidad humana está siendo pisoteada en todo momento; y en el que los pobres, los empobrecidos, son abandonados a su suerte, sin reparar en que cada uno de ellos es Jesucristo, que sigue clamando la justicia que les pertenece y que Él nos ha garantizado.


El buen Jesús, al comienzo de su misión, desenrolló el pergamino en la sinagoga y leyó: El Espíritu del Señor descansa sobre mí, porque él me ha ungido. Me ha enviado a dar la buena noticia a los pobres… (Lc 4,18-19). La Iglesia nos dice que, mediante el bautismo, los laicos participamos en la misma misión de Jesús el Cristo, el Mesías Salvador, y podemos repetir las mismas palabras que acabamos de leer (Christifideles laici, 13).


Hoy más que nunca, los empobrecidos y excluidos necesitan que la Iglesia y cada uno de los que formamos parte de ella repitamos estas palabras de Jesús. Y lo necesitan porque no pueden vivir en un mundo que los poderosos han convertido en una cueva de ladrones. La Navidad será feliz si convertimos a Jesucristo en la Buena Noticia que esperan y necesitan.


¡Feliz Navidad!




      Contemplemos cómo Jesús nace hoy en esta sociedad dominada por el Imperio del Mercado, generador de empobrecimiento y deshumanización. Identifiquémonos con Jesús Niño, débil y marginado, pero engendrado y animado por la fuerza del Espíritu. Nosotros también, revestidos de Jesús, somos, en Él y por Él, mesías liberadores de los empobrecidos por el pecado y la injusticia. Orar es esto: revestirnos de Jesús, acoger el Espíritu, para humanizarnos y humanizar a nuestros hermanos y hermanas.





TESTIMONIO

“Unas 50 personas tuvimos la oportunidad de asistir a un parto, el pasado 5 de junio (el nacimiento de AVAELA, Asociación de Víctimas de Accidentes y Enfermedades Laborales de Andalucía).


Maribel Magro, de 24 años de edad y estudiante de Turismo, perdió a su padre el 17 de mayo de 2006, en un accidente laboral al quedar electrocutado cuando instalaba máquinas de aire como empleado de Airsur. Ha sido elegida por sus compañeros para presidir la asociación AVAELA.


- ¿Cuál es el objetivo principal de la asociación?

Lo primero sería ponernos en contacto con las familias que están pasando por el mismo trance que ya hemos pasado nosotros, porque sabemos que te quedas destrozado, y darles ese primer apoyo moral que necesitan. Nadie te quita la pena, pero es importante que haya quien comprenda ese dolor. Luego pensamos en poder ayudar a la familia con psicólogos y abogados.


¿Por qué aceptó presidir AVAELA?

Es tan grande el dolor que sientes día a día que cuando tienes la oportunidad de poner caras y ojos al «¡basta ya!», no queda otra que asumirlo, cueste lo que cueste. Para mí es un orgullo: no puedo luchar por mi padre porque no está, pero puedo luchar por su memoria y para que no le pase a nadie lo que le pasó a él” (HOAC de Córdoba).



POEMA-ORACIÓN (P. Casaldáliga)

“La noche de Navidad

–que es noche de Alegría–”,

… para tanta María

que es madre en el portal

es noche de agonía la noche de Navidad.




    No duermas la nana,

    Hijo del hombre pobre.

    Abre los ojos y abre

    tu grito al mundo

    Hazlo despertar

    de la fácil fiesta:

    ¡que no te cante en vano

    ni cantos de protesta

    ni gregoriano!



Lloramos la gasolina

mientras derramamos la sangre.

Hacemos la Paz divina

haciendo la humana guerra.

Proclamamos los Derechos

de unos muñecos de barro,

mientras hollamos la Tierra

y los Hombres concretos…




    Hombre Nuevo, ¿dónde estás?

    ¿Dónde está la Alegría?

    ¿Qué hemos hecho de la Navidad

    del hijo de María

    que ha nacido en el Portal?



PALABRA DE DIOS

Lucas 2,1-14

Por entonces salió un decreto del emperador Augusto, mandando hacer un censo del mundo entero. Éste fue el primer censo que se hizo siendo Quirino gobernador de Siria. Todos iban a inscribirse, cada cual a su ciudad. También José, que era de la estirpe y familia de David, subió desde la ciudad de Nazaret, en Galilea, a la ciudad de David, que se llama Belén, en Judea, para inscribirse con su esposa María, que estaba encinta. Estando ella allí, le llegó el tiempo del parto y dio a luz a su hijo primogénito; lo envolvió en pañales y lo acostó en un pesebre, porque no encontraron sitio en la posada.


En las cercanías había unos pastores que pasaban la noche a la intemperie, velando el rebaño por turno. Se les presentó el ángel del Señor: la gloria del Señor los envolvió de claridad, y se asustaron mucho.


El ángel les dijo:

-Tranquilizaos, mirad que os traigo una Buena Noticia, una gran alegría, que lo será para todo el pueblo. Hoy, en la ciudad de David, os ha nacido un salvador: el Mesías, el Señor. Y os doy esta señal: encontraréis un niño envuelto en pañales y acostado en un pesebre.


De pronto, en torno al ángel, apareció una legión del ejército celestial, que alababa a Dios diciendo:

-“Gloria a Dios en el cielo y paz en la tierra a los hombres, que él quiere tanto”.




PARA ENTENDER EL TEXTO

El nacimiento de Jesús se sitúa en el marco del Imperio Romano, que controla, domina y oprime. La finalidad del censo era controlar a los súbditos, con el fin de recaudar impuestos. El relato refleja un doble contraste:


    - el poder y la riqueza del Imperio frente a la debilidad, la pobreza e, incluso, la marginalidad del niño que nace en un pesebre;


    - la gloria de la pax romana, impuesta por la fuerza violenta, y la gloria de/a Dios y la paz a las personas que Dios quiere;


      frente a la paz impuesta, la paz ofrecida y regalada;


      frente a la dominación opresora, la alegría de la gloria de Dios, del amor que ilumina y transfigura.



La verdadera paz no reside en el trono imperial sino en el pesebre de Belén.


El centro del relato lo ocupa el anuncio del evangelio de Jesús: Os traigo una Buena Noticia, una alegría que lo será para todo el pueblo: hoy, en la ciudad de David, os ha nacido un salvador, el Mesías, el Señor. Éste es el misterio de la Navidad. Evangelio que se proclama en la irradiación luminosa de la gloria de Dios y en la eclosión de una gran alegría humana. Es decir, el evangelio es siempre transmisión del amor (gloria) de Dios, que genera alegría profunda, verdadera felicidad.


La acción se desarrolla en un doble escenario:

    - la noche de la dominación del Imperio y de la exclusión social en el seno de la propia sociedad -su ciudad, Belén-, de tal modo que aquel niño, no recibe siquiera la primera acogida y hospitalidad de nacer en un lugar “humano”-nace en un pesebre de animales-;


    - la claridad de la gloria de Dios en el cielo, una impresionante fiesta que canta la gloria a Dios en el cielo y la paz en la tierra: en Jesús, Mesías Liberador y Señor, es regalada la verdadera paz, que solo Él puede dar, paz nacida del amor de Dios a los hombres que él quiere.



La pobreza y la opción por los pobres aparecen ya en el pórtico inicial de entrada de Jesús en la vida humana. Anteriormente, lo había profetizado ya María en su canto: derriba del trono a los poderosos y exalta a los humildes (Lc 1,52).


Por tres veces se dice: "acostado en un pesebre" (v. 7, 12 y 16): Jesús nace totalmente pobre y excluido de la sociedad.


Y son los pastores, también excluidos, los primeros destinatarios del evangelio del amor de Dios portador de paz.



      El Evangelio de la Navidad de Jesús rebosa humanidad y belleza. No es un mito, es el nacimiento, en Jesús, de la verdadera humanidad, limpia de la costra del egocentrismo y del engreimiento, y vestida de sencillez y transparencia, libertad y pobreza, apertura y acogida, comunicación y oblatividad, amor puro y gratuito hasta el extremo. Podemos reproducir en nuestra oración la experiencia insólita y gozosa de los pastores: no les cabe en la cabeza el mensaje de un Niño portador de amor y paz para todos, para ellos, pobres y marginados; pero corren de prisa a su encuentro. Podemos también entonar el mismo canto de alabanza de los ángeles, armonizado con las tonalidades de nuestros mejores sentimientos.




ACTUALIZACIÓN DE LA PALABRA

Queremos acoger a Jesús en nosotros, en las personas, en el mundo obrero empobrecido. Todos estamos llamados a vivir la dignidad y la felicidad de hijos de Dios: a quienes le recibieron les dio el poder de ser hijos de Dios (Jn 1,12).


Jesús se encarna hoy también en los empobrecidos; se encarna en ellos a través de nosotros. Se nos han de ir los pies a las intemperies y los descampados de la sociedad, a las situaciones de deshumanización, a las realidades excluyentes que hoy crecen como nunca: paro, abusos legales y empresariales contra el derecho y la dignidad de los trabajadores, desahucio de la vivienda, reclusión y expulsión de inmigrantes…


“Encontraréis a un niño”. Y nuestros ojos se desconciertan, pues están acostumbrados a detenerse en lo que brilla… y ahora tienen que descubrir esa señal que está en la penumbra de lo pequeño y de lo escondido. Nuestro corazón se estremece, pues, presiente que tendrá que hacerse más vulnerable, porque a un niño hay que acercarse desde la ternura y no desde el poder, desde el desarme y no desde la agresividad… Nuestros pies se resisten, pues, nuevamente, se les pide ponerse en marcha hacia descampados y periferias, dejar el descanso, no dar importancia al polvo, y salir al encuentro de los que andan perdidos… Nuestro orgullo se siente amenazado, pues para encontrar a un niño no hay que subir sino bajar, no hay que ponerse títulos sino ser sencillo, no hay que mandar sino amar” (Fl. Ulibarri, 55-56).


Este Niño es un regalo, el regalo mayor de Dios. Y está ahí, con sus manitas buscando el abrazo y con su cara luminosa de sonrisa amante. Dejémonos seducir y arrobar por Jesús Niño. Vivamos el gozo de ser tan amados y de poder amar tanto y tan fácilmente. Porque Jesús Niño está ahí, para todos, para que le besemos.


En nuestro corazón adulto duerme el niño, que solo es feliz amando, recibiendo y dando amor. Jesús, Niño en la Navidad y Niño siempre, lleno de ternura misericordiosa. Quien no acepte el Reino de Dios como un niño, no entrará en él (Lc 18,17).


Este amor infantil ha de ser nuestra experiencia cotidiana, madura y adulta, de encuentro con Jesucristo en nosotros, en las personas, en los empobrecidos del mundo obrero. Albergamos en nuestro corazón una experiencia viva de amor y paz que nos humaniza y nos llena de felicidad. Nuestra misión en el mundo obrero empobrecido es la misma misión de los ángeles a los pastores: ofrecerles, con palabras y obras, el gozo, el amor y la paz de Jesucristo, Mesías Liberador y Señor.



      Pidamos en la oración poder ofrecer a todos, a los empobrecidos, el “pan” de la igualdad y la justicia y las “rosas” de la alegría y la poesía que nacen del amor. Veamos a Jesús Liberador de los pobres, profeta de la liberación y la justicia, en el Niño de ojos radiantes de ternura y de inmenso amor. Jesús, amigo de sus discípulos (amigos). Jesús, amigo solidario de los oprimidos por la exclusión, la culpa y la muerte. Jesús, amigo íntimo y fiel para siempre de cada uno de nosotros. Oremos, como Rovirosa, en el amor a los empobrecidos expresado en la cólera, en la indignación que genera el amor, conmocionado por la crueldad humana y traducido en motor del compromiso solidario por la justicia y la dignidad de los empobrecidos.




EL BESO DE DIOS

“¿Qué es la vida? La vida es un beso de Dios.


El beso de Dios en nuestra historia se llama Jesús de Nazaret, el Verbo eterno que un día concreto del calendario entró en nuestra carne haciéndola suya, la Palabra que inexplicablemente se fundió con nuestro silencio colmándolo de sentido desde la propia entraña. En Jesús de Nazaret, Dios se pierde por las intrincadas callejuelas del devenir humano, asumiéndolo todo: el cariño abnegado de la familia, la alegría transparente del aprendizaje, el esfuerzo fecundo del trabajo, los desafíos de la transformación, el fracaso inesperado, la muerte nunca buscada, la esperanza resistente, la vida misma. Los evangelios retratan y sugieren muchos besos en la vida de este Dios que sólo sabe ser Dios haciéndose de los nuestros. De los besos de Belén a los besos del Gólgota, pasando por los besos de María Magdalena y Judas, hay un largo camino de amor que crece, se entrega y se expresa buscando un eco. Hay también un recorrido de adhesiones y rechazos, de seguimiento y abandono, de besos acogidos y besos destruidos que van escribiendo la vida de Jesús y de la primera comunidad cristiana.


El Espíritu del Resucitado continúa llenando la historia con los besos de un Dios que es ternura y compromiso. Basta aguzar un poco la mirada para descubrir con asombro creyente cómo el poliedro vital se halla inevitablemente transido por el amor de su Creador; un amor que se caracteriza por “dejar ser” la realidad, acompañándola con infinito respeto y conduciéndola hacia la plenitud que ella misma no puede darse” (Familia Josefina 43/2009).



PARA SEGUIR ORANDO

 Acércate a Belén a escuchar ese Evangelio que se te anuncia también a ti...: “Me ha nacido un Salvador”… Acércate a Belén a escuchar, para que esa música que fue la banda sonora de la vida de Jesús vaya haciéndose también la banda sonora de tu vida…


 Acércate a Belén a dejarte querer...: “Paz a los hombres a quienes ama el Señor”. Siéntete envuelto en esa complacencia de Dios…


 Acércate a Belén a recibir esa gran alegría que lo es para todo el pueblo: imagina tu vida como comunicación y contagio de ese gozo… Siente sobre ti la fuerza del Espíritu que te envía a dar la Buena Noticia a los pobres.


 Acércate a Belén a mirar y a asombrarte, a transformar la imagen que tienes de Dios: “Dios es este niño. La comunicación de Dios se ha hecho debilidad humana y ha plantado su tienda entre nosotros”.


 Acércate a Belén a tocar la debilidad de Dios, a experimentar cómo, en medio de un mundo tenso, hostil, cerrado, él hace presente su ternura, su accesibilidad total… Hazte consciente de que cada vez que tocas tu propia debilidad o la de tus hermanos estás aprendiendo a tocar la debilidad de Dios” (Fl. Ulibarri, 57).



SALMO 66

      Señor, dueño nuestro,

      ¡qué ilustre es tu nombre

      en toda la tierra!

            Quiero servir a tu majestad celeste

            con la boca de chiquillos y criaturas.

            Has cimentado un baluarte frente a tus adversarios

            para reprimir al enemigo combativo.


            Cuando contemplo el cielo, obra de tus dedos,

            la luna y las estrellas que has dispuesto,

            qué es el hombre para que te acuerdes de él,

            el hijo de Adán para que te ocupes de él.


            Lo has hecho poco menos que un dios,

            de gloria y honor lo has coronado,

            le has dado el mando sobre las obras de tus manos;

            todo lo has sometido bajo sus pies:


            ovejas y toros en masa,

            también las bestias salvajes,

            aves del aire, peces del mar

            que trazan sendas por los mares.


            Señor, dueño nuestro, ¡qué ilustre es tu nombre

            en toda la tierra!




        Oremos tomando conciencia de la condición maravillosa de la persona humana, querida y proyectada por Dios mismo como portadora de una dignidad única y suprema; y como representante suyo en el concierto de todas las obras de la creación. Digamos: Señor, ¿qué es el hombre para que te acuerdes de él?... Lo coronaste de gloria y dignidad, le diste el mando sobre las obras de tus manos. La Navidad es la aparición, en Jesús Niño, de la persona humana soñada por Dios. Contemplemos a Jesús en su autenticidad humana, su poesía y sentido de la belleza de todos los seres, su amor a la vida que se enfrenta a todas las formas de muerte y que afronta la muerte por amor, su preferencia amiga y solidaria por los pequeños y humillados… Jesús garantiza la dignificación de toda vida humana, especialmente de los despreciados y ninguneados





        ACTUALIZACIÓN

        “Cada persona es un misterio insondable de vida. El misterio humano (es un) misterio de comunión: la persona humana solo puede ser feliz, solo puede encontrarse a sí misma y realizarse en la reciprocidad de acoger y de dar/darse a los demás.


        Para el creyente, este misterio humano tiene su fuente y su consistencia en el Misterio de Dios. Por un puro y gratuito derroche de amor, Dios ha difundido su aliento de vida en todos los seres, y ha pensado, proyectado y querido especialmente a la persona humana como “imagen y semejanza suya”, para vivir la comunión con el mismo Dios, con su familia, con todas las personas y con la naturaleza.


        La humanidad y cada persona existimos porque Dios se ha acordado de nosotros y nos ha querido: ¿qué es el hombre para que te acuerdes de él? Además le ha engrandecido con esa impresionante dignidad y responsabilidad de “rey de la creación”: lo coronaste de gloria y dignidad, le diste el mando sobre las obras de tus manos.


        La vocación humana a realizarse en la comunión con Dios y en la comunión universal con las personas y con la naturaleza está escrita en el corazón humano, pero le queda demasiado grande y, de hecho, le resulta inalcanzable. La propia fragilidad parece acuciar en la persona la inseguridad y el miedo y, entonces, se blinda a sí misma con la acumulación posesiva y la dominación explotadora de los demás. Así, se ha ido trazando la trayectoria de una humanidad asentada, antes y ahora, sobre la dominación, la desigualdad, y la injusticia, que empobrecen y deshumanizan a los más débiles –que son la mayoría.


        En Jesús de Nazaret, Dios ya no “se acuerda” simplemente de la persona humana para hacerla existir, sino que Él se hace persona humana. En Jesús Dios “se encarna”, se reviste de “carne humana”, de la fragilidad humana, de la condición humana afectada por la inseguridad, el conflicto, la injusticia, la deshumanización o envilecimiento, el empobrecimiento. Jesús, siendo Dios, nace como un hombre cualquiera, como uno de tantos (cf. Fil 2,7).


        Los Santos Padres decían que el Hijo de Dios se hizo hombre para que los hombres pudiéramos ser hijos de Dios.


        Con Jesús ha llegado, al fin, la Liberación, la Salvación, la realización inaugural y abierta a todos de la vocación humana a la vida feliz en la comunión de y con los pobres. Ha llegado la gloria de Dios, cifrada en el hombre que vive (san Ireneo) y, más concretamente, en el pobre que vive (“san” Óscar A. Romero).


        Entonces, ¿qué Navidad vamos a celebrar este año 2010, tan golpeado por la crisis económica?


        Se está imponiendo el dominio cínico de los mercados, que han generado la crisis y, al mismo tiempo, se alimentan y se fortalecen con ella. Aumentan los trabajadores precarios, los parados, los que pierden su vivienda, los que caen en la miseria y la marginación extrema…, víctimas generalmente inocentes y timadas, sin saber el porqué de la situación y qué pasará.


        La HOAC tenemos aprobado y programado el proyecto comunitario de evangelización del mundo obrero empobrecido, en las situaciones más sangrantes que padece. Pronunciamos las grandes palabras evangélicas de comunión entre nosotros y de comunión con los pobres, de opción por las víctimas del actual sistema de producción y consumo, de encarnación en el mundo obrero empobrecido.


        Esta opción por los empobrecidos, ¿es real, con nombres y rostros concretos, con actitudes de acercamiento, acogida y solidaridad, de amor afectivo y efectivo? ¿Integramos a los empobrecidos, a los inmigrantes en la vida de la HOAC y en nuestras vidas? ¿Luchamos con ellos, haciéndoles protagonistas de su liberación? ¿Nos implicamos en los sindicatos, partidos políticos, asociaciones, para un cambio social y económico justo?

        ¿No está llegando ya el momento de tomar decisiones más radicales, o una sola decisión: la de romper o salir de este “mundo” generador de injusticia y empobrecimiento, para ir a compartir, con todas las consecuencias, la vida de los empobrecidos?” (Isaac Núñez, Noticias Obreras, 1.518-2.010).




        ¿Que no soy mística porque canto el suburbio?

        Y canto el suburbio porque en él veo a Cristo.

        No soy mística porque siempre me río

        y siempre me río… ¿Qué me importa lo mío?

        Yo no puedo pararme en la flor,

        me paro en los hombros que lloran al sol.

        Nadie sabe lo lírico que es

        un mendigo que pide de pie.

        Nadie sabe sentir al Señor,

        cantando la aguja, la mina, la hoz.

        Yo me hundo en lo espiritual

        haciendo un poema en el arrabal.

        En lo oscuro me alumbre la vid,

        que lo místico mío es reír


        (Gloria Fuertes)




        domingo, 19 de diciembre de 2010

        EDITORIAL N.O. 1518: «CELEBRAR EL ADVIENTO EN EL MERCADO»


        Editorial de Noticias Obreras
        Núm. 1.518 [16-12-10 / 31-12-10]

        «Los empobrecidos son abandonados a su suerte
        sin reparar en que cada uno de ellos es Jesucristo
        que sigue clamando la justicia que les pertenece»





        Felipe González había dicho que si el Banco Central Europeo comprara deuda pública, como había hecho Obama en los Estado Unidos, la especulación de los mercados desaparecería.


        El día siguiente, 1 de Diciembre, al mismo tiempo que el Presidente del Senado denunciaba en la radio que la mayor parte de la deuda que tiene España es deuda privada, el Presidente del Gobierno anunciaba en el Congreso la retirada de la ayuda de 420 euros a los parados, y la privatización de parte de la lotería nacional y de los aeropuertos. Ha quitado dinero y propiedades a los pobres para dárselos a los ricos.


        Ese mismo día, un maestro de infantil se ha levantado y ha preparado el desayuno para una de sus alumnas: sus padres no tienen para darle de desayunar. El padre de esta niña es uno de los que cobran los 420 euros que Zapatero ha prometido eliminar, y a pesar de ello no tiene para darle el desayuno a su hija. ¿Qué hará esta familia cuando deje de percibir esta ayuda?


        Ese mismo día, un hombre llamaba a la radio para manifestar que lleva más de dos años en paro, que ha empezado a robar para dar de comer a sus hijos, que ha llenado el depósito del coche en una gasolinera y se ha ido sin pagar, y que le daba todo igual.


        Ese mismo día, la Bolsa se recupera animada por las declaraciones de Zapatero y por el tirón que le dan los Bancos eufóricos por el río de dinero que van a recibir. A la Bolsa y a la Banca no les da lástima de los pobres.


        Ese mismo día, toda la Iglesia leemos el texto que narra la escena de la multiplicación de los panes y los peces (Mt 15,29-37), hecho que tiene su origen en una preocupación de Jesús: “Me da lástima de la gente, porque llevan ya tres días conmigo y no tienen qué comer”.


        Ese mismo día, la Iglesia celebramos la primera semana de Adviento. Nos preparamos para vivir el hecho más sorprendente de cuantos hayan podido producirse: La encarnación de Dios en el mundo, la llegada del Mesías que nos trae la salvación que no defrauda. Pero debemos ser conscientes de que están pasando cosas muy graves: Han convertido al mundo en un mercado en el que no tiene cabida ni la moral ni la ética; en el que la dignidad humana está siendo pisoteada en todo momento; y en el que lo pobres, los empobrecidos, son abandonados a su suerte sin reparar que cada uno de ellos es Jesucristo que sigue clamando la justicia que les pertenece y que Él nos ha garantizado.


        El buen Jesús, al comienzo de su misión, desenrolló el pergamino en la sinagoga y leyó: El Espíritu del Señor descansa sobre mí, porque él me ha ungido. Me ha enviado a dar la buena noticia a los pobres, a proclamar la libertad a los cautivos, y la vista a los ciegos, a poner en libertad a los oprimidos, a proclamar el año favorable del Señor (Lc 4,18-19). La Iglesia nos dice que mediante el bautismo los laicos participamos en la misma misión de Jesús el Cristo, el Mesías Salvador y podemos repetir las mismas palabras que acabamos de leer. (Los fieles laicos, 13)


        Hoy más que nunca, los empobrecidos y excluidos necesitan que la Iglesia y cada uno de los que formamos parte de ella repitamos estas palabras de Jesús. Y lo necesitan porque no pueden vivir en un mundo que los poderosos han convertido en una cueva de ladrones. La Navidad será feliz si convertimos a Jesucristo en la Buena Noticia que esperan y necesitan.

        ¡Feliz Navidad!



        EDITORIAL
        Publicado en NOTICIAS OBRERAS:
        Núm. 1518 [16-12-10 / 31-12-10] pág. 5




        PARA OTROS TEMAS DE INTERÉS PUBLICADOS EN ESTE NÚMERO:

        Pulsar en las direcciones interactivas:


        SUMARIO: http://www.hoac.es/sumdic22.htm


        EDITORIAL: «CELEBRAR EL ADVIENTO EN EL MERCADO»
        «Los empobrecidos son abandonados a su suerte
        sin reparar en que cada uno de ellos es Jesucristo
        que sigue clamando la justicia que les pertenece»
        http://www.hoac.es/pdf/Noticias%20Obreras/2%20diciembre/editorial.pdf


        LABORAL: «Nueva campaña por la racionalización de la jornada», por José Luis Palacios. Aumentan las rupturas familiares y los hijos cada vez pasan más tiempo solos, en nuestro país. Aún así, se trabaja más, que no mejor, que en Europa. La Asociación para la Racionalización de los Horarios Españoles ha lanzado una recogida de firmas para que esto cambie:
        http://www.hoac.es/pdf/Noticias%20Obreras/2%20diciembre/laboral.pdf

        Con tu firma te haces solidario con esta campaña, ver:
        http://www.horariosenespana.es/manifiesto/firma.php


        EL CUIDADO DE LA CREACIÓN: «El carro de la compra se declara en huelga», por Araceli Caballero. Hacer huelga de consumo en plena orgía consumista navideña, es una nueva manera de enfrentarse al sistema económico que deja a los individuos en manos del mercado:
        http://www.hoac.es/pdf/Noticias%20Obreras/2%20diciembre/creacion.pdf


        ENTREVISTA: A Mª Ángeles López Romero, redactora jefa de la revista “21rs” Autora del libro 'Papás blandiblup', es una oportunidad para desdramatizar las situaciones y conflictos a los que nos enfrentamos los padres de hoy y encontrar pistas para caminar por el complejo terreno de la educación:

        http://blogs.21rs.es/papasblandiblup/el-libro/

        http://www.21rs.es/news/view/6626

        http://blogs.21rs.es/papasblandiblup/


        TEMA CENTRAL: «Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM)», por Carlos Gómez Gil. Que analiza el cumplimiento de estos objetivos y su impacto en la aspiración a una globalización más justa:
        Objetivo 1: Erradicar la pobreza extrema y el hambre.
        Objetivo 2: Lograr la educación primaria universal.
        Objetivo 3: Promover la igualdad entre los sexos y la autonomía de la mujer.
        Objetivo 4: Reducir la mortalidad de los niños menores de 5 años.
        Objetivo 5: Mejorar la salud materna.
        Objetivo 6: Combatir el VIH/SIDA, el paludismo y otras enfermedades.
        Objetivo 7: Garantizar la sostenibilidad medioambiental.
        Objetivo 8: Fomentar una asociación mundial para el desarrollo.
        «Para muchos, los ODM suponen el reconocimiento del estrepitoso fracaso de las políticas mundiales de cooperación y ayuda al desarrollo llevadas a cabo hasta la fecha»
        «Los ODM ofrecen la oportunidad de renovar la construcción intelectual y técnica necesaria para comprender, intervenir y luchar contra la pobreza extrema»
        http://www.hoac.es/pdf/Noticias%20Obreras/2%20diciembre/tquincena.pdf


        EXPERIENCIA: «Cáritas de Bembibre, el grano solidario que hace granero», por José Luis Palacios. Cáritas Interparroquial de Bembibre recibió una aportación de la pasada Asamblea de la HOAC, como gesto de solidaridad con los afectados por la crisis. Apenas fueron unos 2.000 euros que en modo alguno pueden producir cambios radicales, pero que sirven al menos de estímulo para continuar la imprescindible labor social de la Iglesia en la comarca:
        http://www.hoac.es/pdf/Noticias%20Obreras/2%20diciembre/experiencia.pdf


        Números anteriores de Noticias Obreras:

        http://www.hoac.es/noohoa.htm


        Números del Periódico ¡TÚ!:

        http://www.hoac.es/tuhoa.htm

        lunes, 13 de diciembre de 2010

        ORAR EN EL MUNDO OBRERO: 4º SEMANA DE ADVIENTO (19 diciembre 2010)


        Nos identificamos con JOSÉ y con MARÍA,
        de vida sencilla y ordinaria,
        embarazada de la presencia fecundante del Espíritu,
        que gesta potencialidades insospechadas.



        TESTIMONIO

        Su corazón de madre se desgarró el pasado 15 de setiembre cuando las llamas le arrebataron a su hija Mercé Orgaz López en el infierno que se desencadenó en la fábrica de Patatas Lahera, en Alesón (La Rioja)…


        «No quiero venganza sino justicia para mi hija y si la empresa no reunía las condiciones adecuadas para el trabajo que se estaba haciendo, que paguen su responsabilidad. No hablo de las pólizas, de los seguros… ¿Qué más me da el dinero? ¿Quién me devuelve a mi hija?


        El problema de mi hija se podía se podía haber evitado, creo… Mi hija no hizo la denuncia oportuna porque tenía miedo a perder su puesto, pero a mí sí me habló de sus temores y me decía: “Mamá, cualquier día va a pasar una desgracia porque los cables están por el suelo y no hay ni enchufes sino que los hilos pelados se conectan directamente a la pared”. No le dieron ni ropa especial, sólo una camiseta, tenía problemas hasta para que le diesen guantes y yo le tuve que pagar las botas de seguridad.


        Esto es terrible. Nadie sabe lo que es hasta que te pasa y he decidido poner en marcha un colectivo en el que nos podamos apoyar unos y otros, que sirva para concienciar a la gente de lo que está pasando y para intentar cambiar las leyes» (Diario La Rioja, 15/11/2010).



            Oremos el milagro del amor dolorido de esta madre que, ante la muerte indebida e injustificable de su joven hija, reacciona, no con victimismo resentido ni resignado, sino con solidaridad para prevenir tragedias parecidas. Los milagros de Jesús hoy en y a través de nosotros.
        ORACIÓN (A. López Baeza)

                    PLEGARIA

        YO TE pido, Señor, lo mejor para el mundo.
        Porque sé que también eso es lo que Tú quieres.
        Y al pedírtelo rindo mi voluntad a la tuya,
        y aprendiendo voy a ver el triunfo de tu gracia.


        Sobre el mundo, Tú y yo, vigilantes a una
        -si bien tu vigilancia supera todo límite-,
        para que tanta luz de bondad y belleza
        alcance metas altas de verdad compartida.


        Tus manos y las mías se tocan en el fondo,
        ambas atareadas en su quehacer más propio;
        y de tu amor al mundo, en que el mío se alimenta,
        va surgiendo la vida como espacio de encuentro.


        Yo te pido, Señor, lo mejor para el mundo.
        Te lo pide en silencio mi diario trabajo.
        Amando lo que Tú amas. Luchando contra el caos.
        Poniendo en la tristeza la luz de una esperanza.


        Humano, quiero dar lo que me corresponde.
        El Cielo será, al fin, obra de Dios y el hombre.
        Mientras tanto, en la Tierra, de la que somos parte,
        el gozo nos espera en la diaria entrega.


        PALABRA DE DIOS

        Mateo 1,18-24


        Así nació Jesús el Mesías:

        María, su madre, estaba desposada con José y, antes de vivir juntos, resultó que esperaba un hijo por obra del Espíritu Santo.

        Su esposo, José, que era hombre justo y no quería infamarla, decidió repudiarla en secreto.

        Pero, apenas tomó está resolución, se le apareció en sueños el ángel del Señor, que le dijo:

        - José, hijo de David, no tengas reparo en llevarte contigo a María, tu mujer, porque la criatura que lleva en su seno viene del Espíritu Santo.

        Dará luz a un hijo, y le pondrás de nombre Jesús, porque él salvará a su pueblo de los pecados.


        Esto sucedió para que se cumpliese lo que había dicho el Señor por el profeta:

        “Mirad: la virgen concebirá y dará a luz a un hijo y le pondrá de nombre Emmanuel (Is 7,14) (que significa “Dios con nosotros”).


        Cuando se despertó José, hizo lo que le había dicho el ángel del Se-ñor y se llevó a su mujer a su casa.



        PARA ENTENDER EL TEXTO

        El personaje destacado es José, que es calificado como justo, por una doble razón: porque es misericordioso con María y porque acepta con obediencia y disponibilidad la tarea que le encomienda Dios (a través del ángel del Señor).

        Como María en Lucas, José aparece en Mateo como la persona que, en medio del desconcierto de una acción misteriosa de Dios que supera la razón y la capacidad humanas, acoge con una fe sencilla y totalmente disponible la acción y la palabra de Dios.


        Jesús es el hijo de David, hijo de Abraham (Mt 1,1), heredero de las promesas de Israel.


        Ahora es presentado como Hijo de Dios, que viene del Espíritu Santo al seno de María, al seno de la humanidad. Como Hijo de Dios, es:

        - Jesús, Yehosua (=Yahvé salva), que salvará a su pueblo de sus pecados, de todo lo que le deshumaniza.

        - Emmanuel (=Dios-con-nosotros): Jesús, Hijo de Dios que, desde entonces y para siempre acompaña la vida y misión de su pueblo, de la Iglesia, de la Humanidad. Esta presencia, anunciada al comienzo del evangelio, se repetirá en el último versículo del mismo: mirad que yo estoy con vosotros cada día, hasta el fin del mundo (Mt 28,20). La Iglesia realizará su misión evangelizadora unida a Jesús, que la acompaña. En realidad, es Jesús quien realizará la salvación a través de la Iglesia. Ésta anuncia el evangelio de Jesús, con palabras y acciones de liberación.



            Nos identificamos con JOSÉ, que acogió la vocación de ponerse al servicio de la ac-ción culminante de Dios de injertar al Hijo en la historia humana por la acción del Espíritu en MARÍA. ¡Misterio asombroso a contemplar, admirar y alabar en feliz éxta-sis! Experimentemos la más maravillosa fantasía hecha realidad: servir también noso-tros de instrumento y cauce de la presencia liberadora de Jesucristo en las personas empobrecidas del mundo obrero.

        ACTUALIZACIÓN DE LA PALABRA

        El núcleo de la fe cristiana es una afirmación sorprendente: Dios se ha hecho humano, ha entrado a formar parte de la realidad humana, con sus pretensiones de plenitud y con su frustración congénita y continuamente reproducida.


        Ser cristiano no es admitir un Dios que está sobre, encima de la Humanidad y de su historia. El Dios de Jesús vive y actúa dentro de nosotros y con nosotros, dentro de la historia humana, en el fondo de toda la realidad, en el hondón del alma.


        Desde dentro, Jesús anima nuestro presente, nos sostiene, nos inspira, nos anima, nos renueva, nos consuela, nos reconcilia.


        Jesús acompaña nuestro caminar con mirada serena y tierna, con mano firme y suave, con semblante acogedor y estimulante. Nos atrae a sí de la forma más entrañable, tanto más solícito y accesible cuanto más necesitados y caídos estamos: Acercaos a mí todos los que estáis rendidos y abrumados… (Mt 11, 28).


        Jesús dinamiza nuestro presente y nos provoca a ser dinamizadores de la historia humana, de la vida de las personas, de la sociedad y sus instituciones, de la Iglesia, desde los valores y aspiraciones del evangelio: la libertad y el amor, la justicia y la paz, la igualdad y la fraternidad, la felicidad compartida en la comunión. La clave de realización del evangelio será la felicidad de los pobres: Dichosos vosotros los pobres, porque tenéis a Dios por Rey (Lc 6,20).


        Jesús Libertador es el centro y el dinamizador auténtico de la historia humana.

        Desde que Jesús apareció en la historia humana, ésta no es la misma.

        Jesús es la apuesta por la persona, valorada siempre como fin y nunca como medio.

        En Jesús la persona humana es superada a sí misma, como hijo/a de Dios.

        Jesús es el vínculo de la fraternidad, derramando en nosotros el Espíritu de amor.

        Jesús es el único verdadero defensor y rehabilitador de los empobrecidos y deshumanizados.

        Jesús es el Hombre primero y último, soñado por Dios y realizado plenamente en Él.


            La mejor felicitación cristiana de la Navidad: que acojamos a Jesucristo en nuestro corazón, en nuestra mentalidad-comprensión de nosotros mismos y de los demás, en su modo de vida libre y solidaria, en la opción de hacernos –como Él- pobres entre los pobres para enriquecerles con nuestra pobreza (cf. 2 Cor 8,10). Demos y practiquemos acciones de gracias al Señor: nuestra relación con los más débiles, empobrecidos y excluidos de la sociedad, los últimos que no cuentan para nadie pero sí son importantes para nosotros; la denuncia de su situación inhumana; la promoción de su dignidad en las instituciones y mediaciones sociopolíticas (sindicatos, asociaciones…).


        La Iglesia: transparencia de Jesús y abrazo de la Trinidad

        … la Iglesia lleva a cabo su propio camino interior, aquel que la conduce a través de la fe, la esperanza y el amor, a hacerse transparencia de Cristo para el mundo. Ésta es su misión y éste es su camino: ser cada vez más, en medio de los hombres, presencia de Cristo, a quien Dios ha hecho para nosotros sabiduría, justicia, santificación y redención (1Cor 1,30)” (Benedicto XVI, Discurso en el aeropuerto de Santiago de Compostela).


        Mediante la fe, somos introducidos en el misterio de amor que es la Santísima Trinidad. Somos, de alguna manera, abrazados por Dios, transformados por su amor. La Iglesia es ese abrazo de Dios en el que los hombres aprenden también a abrazar a sus hermanos, descubriendo en ellos la imagen y semejanza divina, que constituye la verdad más profunda de su ser, y que es origen de la genuina libertad” (Discurso en la visita a la catedral de Santiago de Compostela).


        Salir al desierto, romper con este mundo de deshumanización, acercarnos a un Dios que entrega y ofrece la salvación en clave de éxodo. Somos invitados a “acudir a lugares desconocidos, a desplazarnos hacia el mar, a ponernos en camino hacia lugares hasta ahora no visitados, en los que la inseguridad a la vez que la novedad están en ellos muy presentes. Lugares que nos invitan a vivir el hoy en apertura hacia el futuro desconocido y novedoso, en el que se va a recibir la vida, y que, al mismo tiempo, invitan a romper con un pasado… caracterizado por la muerte y la ausencia de vida” (E. Sanz Giménez-Rico, VN 2.730-2.010).


        “Con los brazos alzados a Dios la Iglesia quiere ser casa de acogida de quienes sufren las condiciones de vida y trabajo que hoy imperan en nuestra sociedad, haciendo un llamamiento a mirar la realidad desde el lugar de los pobres, que es lugar de Dios en la historia” (Comu-nicado de las XVI Jornadas G. de P. Obrera).


        SALMO 66

        El Señor tenga piedad y nos bendiga,
        ilumine su rostro sobre nosotros,
        conozca la tierra tus caminos,
        las naciones tu salvación.


        Oh, Dios, que te alaben los pueblos,
        que todos los pueblos te alaben.


        Que canten de alegría las naciones,
        porque riges el mundo con justicia,
        riges los pueblos con rectitud
        y gobiernas las naciones de la tierra.


        Oh Dios, que te alaben los pueblos,
        que todos los pueblos te alaben.


        La tierra ha dado su fruto,
        nos bendice el Señor nuestro Dios,
        que Dios nos bendiga y que le teman
        los confines todos de la tierra.



            Cantemos con Jesús las maravillas de Dios en la naturaleza y en la historia humana. Avistemos las experiencias hermosas de amor y solidaridad que cada uno de nosotros/as disfrutamos como receptores agraciados y/o como actores afortunados. Tenemos la certeza, quizás la experiencia viva, de la bendición de Dios, de Jesús, a nosotros/as. ¡Cuántos benditos a nuestro alrededor, los pobres y sencillos del evangelio!
                  COMENTARIO

                  Es una bendición, en forma de petición, para el pueblo: “Dios nos bendiga”. Una petición eficaz, que surte efecto. Y universaliza su alcance: todos los pueblos.


                  Números 6, 24-26: El Señor te bendiga y te guarde, el Señor te muestre su rostro radiante y tenga piedad de ti; el Señor te muestre su rostro y te conceda la paz.

                  El arranque de la actuación de Dios es la piedad: es la intimidad de Dios que se derrama en forma de bendición.


                  El bendecir de Dios es bien-hacer, porque Dios hace lo que dice.


                  La tierra ha dado su fruto. Contra un espiritualismo desencarnado o desprecio de lo material, la persona se ha de dedicar al éxito de la “creación”: recoger una hermosa cosecha, llevar a feliz término una empresa, educar a las personas, renovar la sociedad. Hay que vivir una espiritualidad del fracaso, cuando suceda, pero también una espiritualidad de la “cosecha”. Ofrecemos a Dios los frutos de la tierra y del trabajo del hombre, que se convertirán en su cuerpo.


                  Valorar también la búsqueda de la felicidad y la fiesta. Atreverse a pedir a Dios no solamente que cese el dolor, sino que nos llene de felicidad y alegría. La alegría es el secreto del cristiano.


                  Jesús es el camino. Jesús es el rostro de Dios, la sonrisa de Dios. El Dios invisible se hizo visible en el rostro humano de Cristo.


                  Efesios 1,3: Bendito sea Dios, Padre de nuestro Señor Jesucristo el Mesías, que por medio del Mesías nos ha bendecido desde el cielo con toda bendición del Espíritu.


                  Bendito el fruto de tu vientre (Lc 1, 42). “La tierra: Santa María, de nuestra tierra, de nuestra raza, de este barro, de Adán. La tierra ha dado su fruto: el fruto perdido en el paraíso se recobra aquí… Fruto para que lo comamos, para que comamos su carne. Fruto virgen nacido de una virgen, Señor nacido de la esclava, Dios nacido del hombre, hijo nacido de mujer, fruto nacido de la tierra” (San Jerónimo).


                  Memoria de una vida de bendición

                  El día 25 de agosto pasado falleció Pepe Jiménez, militante de la diócesis de Cádiz y presidente general de la HOAC en los años 1989-1993. En el acto de reconocimiento público y eclesial que se celebró en Cádiz el día 13 de noviembre, su esposa Margarita, entre otras cosas, dijo:


                  En nuestro proyecto de vida en común evidentemente había tres ejes fundamentales:

                  - seguir a Jesús;

                  - compromiso social y eclesial;

                  - consolidar la pareja y crear una familia abierta.


                  Yo, junto a él, descubrí el compromiso social desde la exigencia del evangelio. Es difícil expresar la fe de Pepe, pero estoy convencida de que ha sido un verdadero apóstol de Jesús. Era el centro de su vida, la partida y el fin de cualquier acción militante”.


                  (...) En febrero del 95 Pepe fue diagnosticado de esclerosis múltiple. En este momento empieza para mí una etapa de parálisis social y de enfado con Dios. Pero Pepe se mantiene firme, piensa hacer frente con valentía; como él decía: “La esclerosis no me va a doblegar”. Sigue con su actividad diaria y da gracias a Dios por los 40 años de vida sana y pide al Padre vivir con dignidad la enfermedad.


                  (...) Entonces abandona la medicación y nos quedamos en manos del destino. La fortaleza psicológica que hay que tener para tomar esta decisión es inmensa, pero Pepe, lejos de tirar la toalla y recrearse en su miseria, se dedica a partir de ahora, y más que nunca, a escuchar y a amar a los que le rodean: familia y compañeros, que no huyeron y supieron compartir esta etapa de su vida, y un nuevo compromiso social: “dignificar la vida de los enfermos de esclerosis múltiple”. Pronto me pide que sea sus piernas, sus manos y su fuerza ante este compromiso y es así como llegamos a estar de nuevo juntos en un compromiso social.


                  Pepe, mi Jiménez, como a mí me gustaba llamarlo, partió a presencia del Padre el día 25 de agosto, no sin antes pedirme que lo dejara marchar. Nos conocíamos a la perfección y sabía que mi fuerza y mi constancia podían alargar aún más su sufrimiento y ya él tenía su camino y su aprendizaje terminado. Y, así, igual que luché junto a él para dignificar su vida, le ayudé a dignificar su muerte”
                  .



                      Hay vidas y muertes que son una parábola del Reino, o una actualización de la vi-da/muerte del mismo Jesús. Dejémonos colmar de la profunda alegría que nos regala la vida, pasión y muerte de Pepe. Acojamos del Espíritu de Jesús, hoy, para nosotros, esta pasión de amor.
                  POEMA (Fl. Ulibarri, Al viento del Espíritu, 519)

                  Una vez más tienes,
                  junto a ti,
                  gratis,
                  la Navidad.
                  Como otros muchos años
                  desde que eres consciente.
                  Él pasará,
                  junto a ti,
                  tal como es,
                  sin disfraces.
                  ¡Qué raro se nos hace!


                  Llamará a tu puerta
                  con suavidad
                  -o inoportunamente-,
                  como otros muchos años
                  esperando oír tu voz,
                  voz de trabajo o calle,
                  de alegría o de dolor,
                  fuerte o suave,
                  la tuya,
                  sin disfraces.
                  ¡Qué raro se nos hace!


                  No te pedirá nada,
                  que aunque lo quiere todo,
                  lo quiere gratis,
                  ¿entiendes?


                  Manía extraña
                  de quien ama a tope
                  y lo da todo sin asustarse.
                  ¡Qué raros se nos hace!


                  Navidad para ti,
                  si sueñas y compartes,
                  si caminas y te encarnas,
                  como él,
                  junto a los que nada tienen.


                  Navidad para ti,
                  si amas amándole a tope,
                  o si amándole amas a tope
                  a quienes tú bien sabes.


                  Navidad para ti,
                  si todavía te atreves,
                  como los primeros creyentes,
                  a decir cada día:
                  “No te hagas esperar.
                  ¡Maran atha!”

                  La paz puede ser posible.
                  El amor no es “una pasión inútil”.
                  La fraternidad, real y diaria,
                  merece ser perseguida.
                  Cristo, ciudadano de un pequeño país,
                  hijo de Dios y de María,
                  ha creído en nosotros.
                  Pero su fuerza, insospechada y desconocida,
                  lenta e inexorable a la vez,
                  radica en algo sencillo y profundo:
                  una conversión de la mente,
                  una transformación del corazón

                  (María José Sirera Oliag)



                  «¡¡FELIZ NAVIDAD Y MEJOR AÑO 2011!!»


                  Iglesia en el Mundo Obrero y
                  Mundo Obrero en la Iglesia



                  ¡FELIZ NAVIDAD Y MEJOR ¡AÑO 2011!
                  «El nacimiento de Jesús reclama justicia con los pobres»



                  Querido amigo/a:


                  La Comisión Diocesana de la HOAC de Cádiz y Ceuta,
                  os deseamos una ¡Feliz Navidad! y un mejor ¡Año 2011!


                  Que el Señor os llene de bendiciones
                  y acompañe siempre con el compromiso
                  de seguir apostando por una cultura humanizadora.


                  Que de verdad la Navidad pueda ser un tiempo de gracia
                  para que entre todos y todas sepamos encontrar soluciones
                  a las causas de la crisis económica y paliar las consecuencias
                  que sufren los más pobres, donde Dios se hace presente,
                  en la familia obrera, en el parado, en el precario,
                  en el inmigrante, en la mujer maltratada,
                  en el que no tiene ni techo ni hogar...


                  Para que encuentren en Jesús
                  el Proyecto de Humanización
                  que Dios quiere para el ser humano.


                  Recibid junto a vuestras familias nuestra cercanía,
                  nuestro abrazo y nuestras más sinceras felicitaciones.






                  ¡¡Hoy nos ha nacido un Salvador: el Mesías, el Señor!!
                  (Lc 2,11)

                  «El nacimiento de Jesús reclama justicia con los pobres»

                  ¡¡¡Te deseamos una Feliz Navidad y mejor Año 2011!!!

                  Sabemos que Jesús es el Mesías, porque
                  “pasó por la vida haciendo el bien”
                  (Libro de los Hechos 10,38).
                  No hay signo más palpable de Dios que la bondad.
                  LA COMISIÓN DIOCESANA DE LA HOAC
                  Diócesis de Cádiz y Ceuta
                  http://hoaccadizyceuta.blogspot.com/
                  http://www.redasociativa.org/hoac
                  hoaccadizyceuta@gmail.com

                  Visita nuestra Página Web:
                  http://www.redasociativa.org/hoac/

                  Formación, información y temas de interés.

                  HOAC de Andalucía: http://hoacandalucia.es/

                  Páginas Web de la HOAC General:
                  Hermandad Obrera de Acción Católica: http://www.hoac.es/



                  Presidente Diocesano de la HOAC
                  Francisco González Álvarez
                  MAIL:
                  fgalvarez44@hotmail.com
                  Teléfono 856 076 705  Móvil 636 232 790




                  Responsable Diocesano de Formación
                  y Animación de la Fe
                  Francisco Güeto Moreno
                  MAIL: guetomatavera@telefonica.net
                  Teléfono 956 83 60 80  Móvil 609 512 043



                  Responsable Diocesano de Encuadramiento
                  José Manuel Carrascosa Freyre:
                  MAIL: carrascosacadiz@yahoo.es
                  Teléfono: 956 263 086  Móvil: 649 263 516

                  Responsable Diocesano de Difusión
                  Sebastián Henry Pérez
                  MAIL:
                  sebastianhoac@yahoo.es
                  Teléfono 956 83 07 76



                  Responsable Diocesano de Organización
                  Eduardo Soto Bordoy
                  MAIL: esotobordoy@yahoo.com
                  Teléfono 956 83 23 82




                  La Comisión Diocesana de la
                  HOAC de Cádiz y Ceuta
                  MAIL: hoaccadizyceuta@gmail.com
                  Web: http://www.redasociativa.org/hoac/
                  Blog: http://hoaccadizyceuta.blogspot.com/


                  viernes, 10 de diciembre de 2010

                  RESPETO A LOS DESEMPLEADOS, por Paco González


                  Texto publicado en Diario de Cádiz en Cartas al Director, con fecha 10 de diciembre de 2010.


                  El viernes 26 de Noviembre en el Diario de Cádiz, Santiago Herrero, presidente de la patronal andaluza CEA y candidato a presidir la CEOE, afirmaba que la excesiva protección por el paro desincentiva el empleo y que está “demostrado” que los perceptores de la protección por desempleo buscan trabajo sólo en los dos últimos meses antes de perderla.


                  Yo personalmente conozco a bastantes personas desempleadas, algunas de ellas miembros de mi propia familia, y todas, sin excepción, al perder sus puestos de trabajo, han sufrido un gran disgusto, incertidumbre, inseguridad y, en algunos casos, hasta depresión; todo este sufrimiento es extensible al resto de la familia. Su reacción inmediata ha sido buscar un nuevo empleo. Por tanto, aunque, no descarto que algunos perceptores del subsidio obren como dice este señor, son la excepción que confirma la regla.




                  Las estadísticas hablan por sí sola: de los 4.645.000 sólo 1.400.000 cobran una prestación contributiva, otro 1.400.000 cobran una prestación asistencial y 1.700.000 parados no cobran nada. En el año 2.009 hubo 114.000 ejecuciones hipotecarias, la mayoría de ellas correspondientes a familias que se quedaron sin su hogar como consecuencia de haber perdido su empleo.


                  Según el Ministerio de Sanidad, en los dos últimos años han aumentado considerablemente las personas con padecimiento de depresión y ansiedad, como consecuencia de haber perdido su trabajo.


                  Sr. Herrero: ¿Cree usted de verdad que con este panorama hay personas que se arriesgan a agotar la prestación por desempleo para comenzar a buscar un trabajo? Con toda seguridad, yo creo que no.


                  He leído en varias ocasiones comentarios como el suyo, provenientes de banqueros, economistas…, todas ellas, personas con excelentes puestos de trabajos, que ni de lejos conocen de primera mano el drama del paro y que, basándose en la frialdad de los números, cuestionan en primer lugar la necesidad de la prestación por desempleo y, en segundo lugar, la honestidad de quien lo percibe.


                  Francisco González
                  (Presidente diocesano de la HOAC)
                  D.N.I. 45042649R.
                  fgalvarez44@hotmail.com
                  Teléfono: 856 07 67 05.

                  Móvil: 636232790.

                  jueves, 9 de diciembre de 2010

                  ORAR EN EL MUNDO OBRERO: 3ª SEMANA DE ADVIENTO (12 diciembre 2010)


                  Juan Bautista, representante fiel de la vieja fe de Israel,
                  no veía las cosas muy claras.

                  Desde la prisión, pregunta al mismo Jesús.

                  Todo un modelo de apertura, búsqueda y
                  discernimiento en este Adviento 2010,
                  en el contexto de una humanidad tan confusa y
                  manipulada por los dictámenes del Mercado.

                  Miremos y escuchemos también nosotros a Jesús
                  sobre cómo situarnos, desde el evangelio,
                  en el momento presente de la sociedad y del mundo obrero.


                  TESTIMONIO


                  “Llevo tres años como peón agrario en la Junta de Comunidades. Un día un compañero me propuso presentarme a las elecciones sindicales en mi centro de trabajo y actualmente estoy en el sindicato CCOO como delegado sindical.

                  … En mi compromiso desde el sindicato como delegado sindical es fundamental la presencia activa. Estoy inmerso de alguna manera dentro de la problemática laboral y allí donde afecta a cada persona. Estar cerca de la vida y de las situaciones que viven muchos trabajadores de mi entorno, conocer sus aspiraciones y sus experiencias de fracaso...

                  Voy descubriendo a través de los compañeros del sindicato que existe una cultura solidaria que defiende el valor de lo colectivo como instrumento... para:

                  - mejorar las condiciones del trabajo;

                  - promover la participación activa en su centro de trabajo, ser protagonista en la organización del trabajo junto a los compañeros;

                  - defender los derechos al trabajo y de los trabajadores, logros obtenidos con mucho dolor desde otras generaciones C. Permanente HOAC Orar en el mundo obrero 3ª semana Adviento 2 comprometidas…;

                  - aportar una cultura e identidad obrera muy importantes para hacer políticas sociales y protección de los colectivos más desfavorecidos.

                  Ante los últimos acontecimientos, que van surgiendo, quisiera destacar como reflexión:

                  - la actual reforma laboral es un recorte amplio de los derechos de los trabajado-res, que hace que las personas, en su trabajo, se sientan más desprotegidas y des-humanizadas;

                  - las organizaciones obreras están perdiendo credibilidad en la sociedad y en el conjunto de los trabajadores/as;

                  - el modelo que se impone en el mundo globalizado es el dominio de la economía, que no está al servicio de las personas y que genera conflictos en las relaciones entre trabajo y empresa, provoca competitividad y una distribución de la riqueza des-igual.

                  - la falta de participación de los trabajadores en la organización cultural, social y económica.

                  Los compañeros me preguntan cómo y por qué estoy en el sindicato. Mi res-puesta sincera es que me siento enviado gracias a que la Iglesia, en la JOC y la HOAC, ha configurado un estilo de vida y un compromiso que me ha enseñado a querer y ser sensible al mundo obrero, a las instituciones y las personas que lo representan.

                  Soy sindicalista porque desde mi testimonio hago presente a nuestra Iglesia en el corazón del mundo. Desde mi realidad, intento ser coherente y fiel al proyecto de Jesús de Nazaret” (Cele Sánchez, militante de la HOAC).

                  Demos gracias al Padre por el compromiso militante evangelizador (humanizador) de tantos compañeros y compañeras. Veámonos confrontados y reflejados en ese espejo. El Señor nos motiva en nuestra búsqueda, en nuestro camino de servicio a los empobrecidos.



                  ORACIÓN-POEMA (Fl. Ulibarri)

                  Cambia nuestra mirada, Padre Bueno,
                  convierte nuestros corazones,
                  para que seamos capaces de descubrir tu presencia
                  y las huellas del Reino, tan cercanas y cotidianas
                  para el que mira la vida con los ojos de Dios.

                  Cambia nuestra mirada para vivir la fiesta del encuentro,
                  para sorprendernos con tu paso a nuestro lado,
                  compañero y protector, que nos cuida y nos abriga.

                  Cambia nuestra mirada, para descubrir a Jesús
                  que vive en medio nuestro, en el que sufre,
                  en el excluido, en el marginado por la sociedad
                  pero amado y preferido por el Dios del Reino.

                  Cambia nuestra mirada para aprender a encontrar
                  las semillas de Evangelio, que crecen en nuestra humanidad,
                  levadura de vida nueva, señales de un mundo fraterno.

                  Padre, abre nuestros ojos y afina nuestros oídos,
                  para encontrar tus caminos y escuchar tus desafíos.

                  Danos la mirada del Evangelio que transfigura el mundo
                  para hacerlo sacramento señal viva de tu presencia
                  y eco fecundo de tu aliento.

                  Ayúdanos a buscarte en la vida, a encontrarte en la historia,
                  a rastrearte en lo cotidiano, para servir a los demás,
                  trabajar por un mundo nuevo y así, construir tu Reino.


                  SALMO 63

                  Escucha, oh Dios, la voz de mi lamento,
                  protege mi vida del terrible enemigo;
                  escóndeme de la conjura de los perversos,
                  del motín de los malhechores.

                  Afilan sus lenguas como puñales
                  y disparan como flechas palabras venenosas,
                  para acribillar a escondidas al inocente,
                  para herirlo por sorpresa y sin temor.

                  Se animan al delito, calculan cómo esconder trampas
                  Y dicen: “¿Quién lo verá?”
                  Inventan maldades y ocultan sus invenciones,
                  porque su mente y su corazón no tienen fondo.

                  Pero Dios los acribilla a flechazos,
                  por sorpresa los cubre de heridas;
                  su misma lengua los lleva a la ruina.

                  Los que lo ven sacuden la cabeza
                  y todo el mundo se atemoriza;
                  publican la acción de Dios
                  y meditan su intervención.

                  El honrado se alegra con el Señor,
                  se refugia en él
                  y se glorían los corazones sinceros.


                  ACTUALIZACIÓN

                  Podemos encontrarnos, personalmente, con algún terrible enemigo o, incluso, con una verdadera conjura de perversos y malhechores empeñados a fondo en destruir nuestra vida o nuestro nombre o nuestro trabajo. Casos sobran en la historia y también en la actualidad: cristianos perseguidos y masacrados (en Irak, India…), periodistas, sindicalistas, abogados asesinados o amenazados.

                  Pero el enemigo más terrible, la conjura más perversa y el más amenazador motín de malhechores está constituido hoy por los poderes económicos. Son estos poderes los que realmente inventan maldades y ocultan sus invenciones y acribillan a escondidas al inocente. Su corazón y su mente no tienen fondo. Tienen un fondo insondable, abismal de ambición y codicia. Son idólatras fidelísimos del Dinero -Mammón-, al que sacrifican la vida o la dignidad de la mayoría de los hombres y mujeres de la tierra.

                  Este salmo es muy duro. Dios se manifiesta “duro” contra tanto abuso impune contra los indefensos inocentes. Que la oración exprese esta dureza de la realidad y de Dios mismo. Una “dureza” que envuelve un amor entrañable, con-movido y compasivo, que no nos permite dejar de implicarnos a fondo por la justicia y la dignidad de las víctimas de nuestra sociedad.

                  “La suerte está echada, el juego está claro y cuanto más tarde identifiquemos las nuevas reglas, mayor será el costo para los ciudadanos europeos. La lucha de clases está de vuelta en Europa, y en términos tan nuevos que los actores sociales están perplejos y paralizados.

                  En tanto práctica política, la lucha de clases entre el trabajo y el capital nació en Europa y, después de muchos años de confrontación violenta, fue en Europa donde alcanzó más equilibrio y dio frutos más auspiciosos…

                  Así surgieron la concertación social y sus resultados más envidiables: altos niveles de competitividad ajustados a altos niveles de protección social; el modelo social europeo y el Estado de Bienestar; la posibilidad, sin precedentes en la historia, de que los trabajadores y sus familias pudieran hacer planes a mediano plazo (la educación de los hijos, la compra de una vivienda); la paz social; el continente con los más bajos niveles de desigualdad social.

                  Todo ese sistema está al borde del colapso y los resultados son impredecibles. El informe que el FMI acaba de publicar sobre la economía española es una declaración de guerra: la acumulación histórica de luchas sociales, de tantas y tan laboriosas negociaciones y de equilibrios obtenidos con tantas dificultades, es echada por tierra con una arrogancia inaudita.

                  Y España es mandada a retroceder décadas en su historia: a reducir drásticamente los salarios, destruir el sistema de pensiones, eliminar derechos laborales (para facilitar despidos y reducir indemnizaciones)…

                  El sentido común neoliberal nos dice que la culpa es de la crisis, que estamos viviendo por encima de nuestras posibilidades y que no hay dinero para tanto bienestar. Pero cualquier ciudadano entiende esto: si la FAO calcula que 30 mil millones de dólares serían suficientes para resolver el problema del hambre en el mundo y los gobiernos insisten en que no hay dinero para eso, ¿cómo se explica que, de repente, hayan surgido 900 mil millones para salvar al sistema financiero europeo?

                  La lucha de clases está volviendo bajo una nueva forma, pero con la violencia de hace cien años: esta vez es el capital financiero el que le declara la guerra al trabajo.

                  ¿Qué hacer? Habrá resistencia, pero, para ser eficaz, deberá tener en cuenta dos hechos nuevos.

                  En primer lugar, la fragmentación del trabajo y la sociedad de consumo pusieron en crisis a los sindicatos. Nunca antes los que trabajan trabajaron tanto y nunca les fue tan difícil identificarse como trabajadores. La resistencia tendrá un pilar en los sindicatos, pero será muy frágil si la lucha no es compartida en pie de igualdad por los movimientos de mujeres, de ambientalistas, de consumidores, de derechos humanos, de inmigrantes, y los movimientos contra el racismo, la xenofobia y la homofobia. La crisis afecta a todos porque todos son trabajadores.

                  En segundo lugar, no hay economías nacionales en Europa y, por lo tanto, o la resistencia es europea o no existirá…” (Boaventura dos Santos, “¡Ciudadanos europeos, uníos!, CJ, 14/8/2010).

                  Pero ahí no acaba la historia. Los poderosos, que acumulan y esclavizan, no se saldrán con la suya. Porque hay quienes ven otra cosa, otra economía, otra política, otra humanidad… y la promueven desde diversas instancias: culturales, sociales, políticas, sindicales, religiosas…

                  Y hay quienes, además, ven al Dios solidario, implicado eficazmente a favor de los inocentes, los débiles y empobrecidos. Los que lo ven sacuden la cabeza … publican la acción de Dios y meditan su intervención. Y conectan con Él, actúan con Él por la causa de la dignidad humana.

                  Finalmente, el honrado se alegra con el Señor, se refugia en él y se glorían los corazones sinceros. La clave final y resolutoria de toda la tragicomedia humana reside en Dios y en la acogida confiada de su presencia y de su acción creadora y salvadora.

                  Contemplemos con realismo, pero con los ojos de Dios, la actual situación de confusión, manipulación, pérdida de conciencia obrera… El Espíritu continúa despertando conciencias, encendiendo corazones y dinamizando voluntades humanas implicadas en la libertad, la justicia, la solidaridad. Alabemos al Señor por tantas personas que sintonizan con su proyecto de liberación. Alabémosle por nuestra conciencia obrera cristiana y nuestra militancia evangelizadora.

                  “Sí, confiscaron todos mis bienes… Arrestaron a mi marido y le torturaron hasta que dijera en televisión que yo recibía dinero de Occidente. Ahora lo convocan tres veces al mes para interrogatorios que duran horas. También arrestaron a mi hermana, ahora tiene una enfermedad del corazón y no la dejan salir del país. A mi hermano también lo tienen horas interrogándolo. Ninguna de esas tres personas ha tenido jamás una actividad social o política. A través de mi familia me amenazan continuamente de que acabarán encontrándome para matarme donde quiera que esté. Y hacen todo eso para que yo cese mis actividades”.

                  “Cuando una cree en la justicia y la verdad del camino que ha elegido puede andar con más fuerza. Y también soy musulmana y creo en Dios y eso me da más fuerza” (Shirin Ebadi –abogada iraní–, R 21, 937-2010).


                  PALABRA DE DIOS

                  Mateo 11,2-11

                  Juan se enteró en la cárcel de las obras que hacía el Mesías
                  y envió a dos discípulos a preguntarle:

                  - ¿Eres tú el que tenía que venir o esperamos a otro?

                  Jesús les respondió:
                  - Id a contarle a Juan lo que estáis viendo y oyendo:

                  Los ciegos ven y los cojos andan,
                  los leprosos quedan limpios y los sordos oyen,
                  los muertos resucitan
                  y a los pobres se les anuncia la Buena Noticia.
                  Y ¡dichoso el que no se escandalice de mí!

                  Mientras se alejaban, Jesús se puso a hablar de Juan al gentío:
                  - ¿Qué salisteis a contemplar en el desierto?
                  ¿Una caña sacudida por el viento?
                  ¿Qué salisteis a ver si no?
                  ¿Un hombre vestido con elegancia?
                  Los que visten con elegancia, ahí los tenéis, en la corte de los reyes.
                  Entonces, ¿a qué salisteis? ¿A ver a un profeta?
                  Sí, desde luego, y más que profeta; es él de quien está escrito:

                  “Mira, yo envío mi mensajero por delante
                  para que te prepare el camino” (Malaquías 3,1).

                  Os aseguro que no ha nacido de mujer nadie más grande que Juan Bautista, aunque el más pequeño en el reino de los cielos es más grande que él.



                  PARA ENTENDER EL TEXTO

                  Juan se hace la pregunta: ¿Es Jesús, de verdad, el Mesías Liberador, aquella persona llena de vida y portadora de la verdadera humanidad? ¿Son sus obras, liberadoras y humanizadoras de los empobrecidos y despojados de su humanidad, el proyecto mesiánico -liberador- de Dios?

                  Jesús afirma claramente su mesianismo a través de sus obras -las obras que hacía el Mesías. Son precisamente sus obras dignificadoras de los empobrecidos las que definen su mesianismo. Y avala su acción mesiánica con la evocación del anuncio profético, en línea con Isaías 35,5-6 y el texto programático de Is 61-1-2 asumido por Jesús en Lucas 4,18-19: El Espíritu del Señor está sobre mí, porque él me ha ungido para que dé la buena noticia a los pobres…

                  Y ¡dichoso el que no se escandalice de mí! Es una advertencia y, a la vez, una bienaventuranza. Felicita a quien ha acogido al Mesías y ha experimentado en sí mismo su acción renovadora. Y denota también el carácter extraño, contracultural (también, en cierto sentido, “contra-religioso”) de la persona y el mensaje de Jesús.

                  Juan había anunciado la venida del reinado de Dios como una acción de de la justicia de Dios, que saldaría las cuentas con toda clase de conductas infieles al plan de Dios. Pero Jesús se presenta ofreciendo y practicando la compasión solidaria con todos, especialmente con los pobres, los excluidos y los pecadores. “Las obras que Jesús presenta (son) servicio liberador a los que necesitan vida… su tarea de curar, sanar y liberar la vida” (Fl. Ulibarri, “Conocer, gustar y vivir la Palabra. Ciclo A”, 38-39).

                  Jesús hace un retrato impresionista y muy completo de Juan el Bautista. Dibuja primeramente su autenticidad personal, totalmente ajena a cualquier arribismo autorreferencial. Realza su misión de precursor mesiánico (Malaquías 3, 1), superior a la identidad profética. Pero, el reinado que inaugura Jesús en quienes lo experimenten significa una realidad mayor: el desvelamiento y la realización, en Jesús, de una experiencia nueva de amor con Dios Padre -amor de misericordia entrañable e incondicional- y con las personas en verdadera fraternidad.

                  La oración, para que no sea evasiva y egoísta, ha de proyectar nuestra mirada amorosa y solidaria hacia colectivos y personas concretas que padecen la pérdida de conciencia de su dignidad personal, incapaces de recorrer por sí mismas el camino de la vida, con el rostro desfigurado y el corazón herido por la violencia, vacías de ilusión y esperanza; y también tantas personas empobrecidas que reclaman justicia, no sólo para sí mismas, sino pata todos, y en ello empeñan su vida.


                  ACTUALIZACIÓN DE LA PALABRA

                  ¿Nos creemos de verdad que las obras de Jesús, volcadas en la reconstrucción de la vida personal y comunitaria de los empobrecidos y ninguneados por la vida y por la sociedad, constituyen el proyecto auténtico de realización humana querido y alentado por Dios mismo? Pensemos en las víctimas -especialmente la gran masa de trabajadores- de la actual crisis económica: ¿cuál es el posicionamiento real, de palabra y de obra, de la Iglesia, de la HOAC, de cada militante…?

                  No son las proclamas e insistencias doctrinales las que convencen, no son las palabras, sino las obras de defensa, liberación, integración, promoción de los pobres. La proclamación del evangelio y la evangelización efectiva se verifican en el amor y la justicia. La justicia forma parte esencial de la evangelización –Sínodo Obispos 1971-. La opción por los pobres no es facultativa, sino definitoria de la fe en Jesús, de la vida de comunión intra y extra-eclesial y del anuncio del evangelio. Una de las notas esenciales de la iglesia -aún no formulada oficialmente en el credo- es la Iglesia pobre e Iglesia de los pobres. Ello no es otra cosa que ser, vivir y hacer lo mismo que Jesús de Nazaret.

                  ¿Cómo podemos nosotros escandalizarnos de Jesús? ¿Cómo ser dichosos con Jesús? La respuesta se traduce en otra pregunta: ¿qué, a quiénes y cómo anunciamos y visibilizamos el reinado de Dios?

                  No resulta nada fácil entender, compartir y promover una forma de ser y de actuar como la de Jesús, en un contexto -el del tiempo de Jesús y el de ahora- basado en la dominación ideológica y económica.

                  El evangelio proyecta, para el futuro desde el presente, un cambio estructural de toda la sociedad. Pero, al mismo tiempo, “personaliza” ese cambio en las personas, en personas con rostro y nombre. La relación personalizadora de acogida, atención, ternura, solidaridad afectiva y efectiva es inexcusable y primera: lo primero es la persona, la mirada cálida y positiva a la persona. “En el evangelio hay una teología de la ternura que siempre es curativa y liberadora. Se ejerce con palabras, con las manos, con los ojos, con el corazón…, y se concreta en caricias, besos, comidas en común, diálogos, contactos, abrazos…

                  … Es necesario luchar con firmeza y tenacidad contra toda forma de injusticia y opresión, desenmascarando los mecanismos sociales que las generan. Pero no es suficiente…” (Id., 39).

                  Hemos interiorizado las actitudes, valores y aspiraciones de la cultura economicista-consumista del actual sistema neoliberal. Nos sentimos muy cómodos en esta cultura, con un cierto talante “liberal” a la moda, que valida cualquier concesión a la seguridad propia, la comodidad, la satisfacción de cualquier apetencia. Es todo un estilo de vida convertido en “norma de obligado cumplimiento”.

                  Esta “inculturación neoliberal” oculta algunos aspectos, como:

                  - la deshumanización personal, auténtica alienación o pérdida de libertad e identidad personal;

                  - la complicidad con la deshumanización y el empobrecimiento que genera intrínsecamente el sistema neoliberal: somos nosotros quienes lo sostenemos y alimentamos con nuestro individualismo egocéntrico y nuestro ser consumista;

                  - la aceptación y consagración, explícita o implícita, de este sistema, considerándolo, en la teoría y/o en la práctica, como “normal” e intangible.

                  Este evangelio puede sugerirnos algunas orientaciones sencillas:

                  - preguntar con ánimo de aprender, cuando nos encontramos desconcertados o desbordados; preguntar al mismo Jesús -qué dice el evangelio-;

                  - discernir con alegría y esperanza, llegando a concreciones prácticas;

                  - orar despejando nubes, aclarando el camino a seguir;

                  - subrayar y apoyar los brotes de justicia y fraternidad, los rasgos de humanidad.


                  ORACIÓN-POEMA (R. Tagore)
                  Tienes tu escabel,
                  y tus pies descansan
                  entre los más pobres,
                  los más humildes y perdidos.


                  Quiero inclinarme ante Ti,
                  pero mi postración no llega nunca a la sima
                  donde tus pies descansan
                  entre los más pobres,
                  los más humildes y perdidos.


                  El orgullo no puede acercarse a Ti,
                  que caminas,
                  entre los más pobres,
                  los más humildes y perdidos.


                  Mi corazón no sabe encontrar su senda,
                  la senda de los solidarios,
                  por donde Tú vas
                  entre los más pobres, los más humildes y perdidos


                  “La Gracia tiene como meta la Comunión, en el sentido más grandioso.
                  Su dimensión que podríamos llamar social es evidente”


                  (G. Rovirosa, OC III, 91)

                  ---[Ver documento en pdf...]---


                  domingo, 5 de diciembre de 2010

                  EDITORIAL N.O. 1517: «AMORALIDAD Y DEMOCRACIA»


                  Editorial de Noticias Obreras
                  Núm. 1.517 [1-12-10 / 15-12-10]
                  http://www.hoac.es/pdf/Noticias%20Obreras/1%20diciembre/editorial.pdf

                  «El estar sin trabajo o la dependencia prolongada… mina la libertad y la creatividad de la persona y sus relaciones familiares y sociales…».


                  Primero han sido «los mercados» los que han dictado las medidas de política económica que los gobiernos debían adoptar. No es que los mercados sepan más que los gobiernos, es que no están condicionados por ningún prejuicio ético ni moral, ni pendientes de ningún resultado electoral. Que todo esto desorienta e impide tomar las decisiones adecuadas.


                  Los mercados no tienen estos prejuicios, ellos sólo quieren ganar dinero, cuanto más mejor y en el menor tiempo posible. Y esto no desorienta, puesto que están convencidos de que como seres humanos hemos sido dotados de una naturaleza que se realiza en la acumulación de dinero, cuanto más lo buscamos y más lo obtenemos, más nos realizamos.


                  Como el resultado obtenido ha sido fantástico -han convertido la deuda privada, la suya, en deuda pública, en deuda nuestra- ahora lo están intentando con las pensiones. Más que las medidas que proponen, que son fáciles de adivinar, nos interesa poner de manifiesto uno de los argumentos que las fundamentan: el Pacto de Toledo, dicen, es «la mayor estafa para el contribuyente español por dejar en manos de los políticos la reforma de las pensiones».


                  Los economistas tratan de hacer ahora lo que antes han hecho «los mercados»: dictar las medidas que el gobierno debe adoptar o sustraer de su ámbito de decisión el contenido de las mismas.


                  Estamos entrando en un terreno muy peligroso: despojar al poder político de la capacidad de decidir lo que es mejor para el bien común, basándose en una pretendida superioridad de la ciencia económica sobre la política; superioridad que se basa en que la ciencia es amoral y la política no lo es. Nosotros afirmamos, con toda la Iglesia, que ninguna puede serlo. Pongamos un ejemplo:


                  En el nº 25 de la encíclica «Caritas in Veritate» podemos leer: «Cuando la incertidumbre sobre las condiciones de trabajo a causa de la movilidad y la desregulación se hace endémica, surgen formas de inestabilidad psicológica, de dificultad para crear caminos propios coherentes en la vida, incluido el del matrimonio… el estar sin trabajo o la dependencia prolongada… mina la libertad y la creatividad de la persona y sus relaciones familiares y sociales, con graves daños en el plano psicológico y espiritual». Cuando se dice que la ciencia económica es amoral, lo que se está diciendo es que no toma en consideración nada de esto que le ocurre al trabajador, sólo le interesa constatar que trabajando de esta manera obtiene más beneficios. Pero no solamente ignora todo lo que le ocurre al trabajador a causa de esa forma de trabajo, sino que en sus cálculos ignora todo el gasto que origina el atender las patologías que sus decisiones desencadenan. Incluida la patología más grave de todas, la pobreza. Sus beneficios no son reales, son fruto de una trampa.


                  La preocupación de la política es todo lo contrario. La política se ocupa del interés general, del bien común, que tiene dos dimensiones el bienestar de todo y de todos. Es verdad que este bienestar está lejos de conseguirse. Pero una cosa es constatar su insuficiencia y otra muy distinta negar que deba buscarse.


                  La Iglesia debemos estar muy preocupada con esta deriva y recordar con insistencia los principios de nuestra doctrina social. En estos momentos es necesario aclarar y difundir que nada de lo que tiene que ver con el hombre, varón y mujer, puede ser amoral. Tanto la economía como la política son actividades del hombre y para el hombre, y si hemos llegado a la conclusión de que la amoralidad constituye un nivel superior de conocimiento, una de dos: o estamos locos, o somos unos sinvergüenzas. ■



                  EDITORIAL
                  Publicado en NOTICIAS OBRERAS:
                  Núm. 1517 [1-12-10 / 15-12-10] pág. 5




                  PARA OTROS TEMAS DE INTERÉS PUBLICADOS EN ESTE NÚMERO:

                  Pulsar en las direcciones interactivas:


                  SUMARIO: http://www.hoac.es/sumdic.htm


                  EDITORIAL: «AMORALIDAD Y DEMOCRACIA»
                      «El estar sin trabajo o la dependencia prolongada…
                      mina la libertad y la creatividad de la persona
                      y sus relaciones familiares y sociales…»
                  http://www.hoac.es/pdf/Noticias%20Obreras/1%20diciembre/editorial.pdf


                  LABORAL: «La fusión de las Cajas se salda con destrucción de empleo», por José Luis Palacios. La reestructuración de las Cajas de Ahorros, amenazadas por la morosidad de los préstamos hipotecarios y antiguo objeto de deseo de la banca, no sólo ha provocado un cambio en su naturaleza jurídica y su función social, sino que además tendrá un serio impacto en la destrucción de empleo.

                  http://www.hoac.es/pdf/Noticias%20Obreras/1%20diciembre/laboral.pdf


                  ECONOMÍA: «¿Puede la economía ser de otra manera?», por Enrique Lluch. El profesor Enrique Lluch, autor de «Por una economía Altruista», se estrena en esta revista anunciando su propósito de proponer medidas para cambiar nuestros hábitos.

                  http://www.hoac.es/pdf/Noticias%20Obreras/1%20diciembre/economia.pdf


                  TEMA CENTRAL: Propuestas para unas Políticas Sociales 2010-2020: «La lucha contra la pobreza», por Cáritas Española. Propuestas presentadas en el Congreso Europeo contra la Pobreza y Exclusión Social celebrado en Madrid, el 4 y 5 de junio de 2010. Cáritas ayuda a las personas en su desarrollo personal, pero también contribuye a la transformación social. Aprovechando las nuevas formas de participación en la política, y como exigencia de justicia y caridad, quiere contribuir al bien común, pidiendo políticas y formas de redistribución más justas para todas las personas, especialmente aquellas que sufren pobreza o situaciones de exclusión social.

                  http://www.hoac.es/pdf/Noticias%20Obreras/1%20diciembre/tquincena.pdf


                  ENTREVISTA: Pilar Díaz Peñalver, defensora del Apostolado Seglar. «La comunidad eclesial debería potenciar el compromiso en el mundo», por HOAC-Ciudad Real. En la actualidad, con 85 años e importantes limitaciones físicas, que le obligan a ser atendida por una trabajadora inmigrante interna, Pilar sigue acudiendo, cuando puede, a retiros y jornadas, lee las publicaciones de Acción Católica y mantiene relación con militantes de la HOAC. Fue directora del Instituto «Juan de Ávila» en Ciudad Real donde se estableció en 1979 y, tras su jubilación, fue Delegada diocesana de Apostolado Seglar.

                  http://www.hoac.es/pdf/Noticias%20Obreras/1%20diciembre/entrevista.pdf


                  EXPERIENCIA: Empresa de comunión obrera en Elda (Alicante). «El Encinar de Mambré», por José Luis Palacios. La crisis mantenía desvelada a la comunidad parroquial de San José Obrero de Elda (Alicante) a finales de diciembre de 2009. Eran muchos los que querían y sentían que debían hacer algo por los hermanos más castigados. Hasta que se les ocurrió crear «algún pequeño signo» de que vivir la comunión  obrera tiene su reflejo en lo económico. Así nació «El Encimar de Mambré».

                  http://www.hoac.es/pdf/Noticias%20Obreras/1%20diciembre/experiencia.pdf


                  Números anteriores de Noticias Obreras:

                  http://www.hoac.es/noohoa.htm


                  Números del Periódico ¡TÚ!:

                  http://www.hoac.es/tuhoa.htm