HOA DIOCESANA DE CÁDIZ Y CEUTA

[hoac.gif]










UNA MIRADA CRISTIANA DEL TRABAJO HUMANO Y EL BIEN COMÚN
¡ACOGE, ABRAZA, CUIDA, ACOMPAÑA...!
LA VIDA DEL MUNDO OBRERO, CON MISERICORDIA Y COMPASIÓN.


¡Bienvenido/bienvenida! al "blog" de la HOAC diocesana de Cádiz y Ceuta.


martes, 8 de diciembre de 2009

¡TÚ! - Nº 118 - DICIEMBRE 2009: «RESPONSABLES CON LA CREACIÓN»


¡TÚ! - Nº 118
DICIEMBRE 2009



A SÍ LO VEMOS

Mientras los pobres dejan una huella ecológica apenas perceptible, han de soportar las peores consecuencias del cambio climático. Éste es un síntoma de la insostenibilidad de nuestro modo de vida.


«El clima es un bien que debe ser protegido y reclama que en su comportamientos, los consumidores y los agentes de la actividad industrial desarrollen un mayor sentido de responsabilidad» (C.D.S.I, 10).


Afrontar este reto ha verse en el contexto de la sostenibilidad de un mundo justo que ofrezca un igual sentido del bienestar a las personas de todo el planeta y de todas las generaciones. Es nuestro deber como ciudadanos y como cristianos promover públicamente el desarrollo sostenible y testimoniar nuevos estilos de vida responsables con la Creación. Cualquier amenaza contra nuestra frágil casa planetaria es un peligro contra la red de la vida a la que estamos íntimamente vinculados.





ASÍ VA EL MUNDO:

La expectativa de vida en Somalia es de apenas 45 años y una cuarta parte de los niños muere antes de cumplir los cinco. Las guerras internas han desplazado ya a más de 300.000 personas y ha provocado cerca de 10.000 muertes sólo el año pasado. La crisis humanitaria afecta ya a dos millones de personas. La falta de un gobierno estable en Somalia, donde es más fácil comprar armas que un kilo de arroz, facilita a la flota internacional faenar en caladeros vírgenes sin negociación previa. En sus aguas se vierten productos tóxicos prohibidos en el mundo próspero. Se pesca mucho y gratis, aunque a veces, puede salir muy caro.





Evangelio en la calle:

Navidad en tiempos de crisis

Hay un texto poco conocido de la liturgia de Navidad que se lee en la Misa de Gallo como segunda lectura (Carta a Tito, 2, 11-14).

El texto presenta, en primer lugar, de manera escueta pero solemne, el misterio de la Navidad: «Ha aparecido la gracia de Dios que trae la salvación para todos los hombres». Navidad es gracia, presencia y salvación sin fronteras ni cortapisas de ninguna clase.

A continuación plantea el camino a seguir: «Enseñándonos a renunciar a la vida sin religión y a los deseos mundanos y a llevar ya desde ahora una vida sobria, honrada y religiosa…».

Una forma de celebrar la Navidad para todos los tiempos pero especialmente para los tiempos de crisis. Lleva consigo, al igual que las promesas del Bautismo, unas renuncias y unas afirmaciones.

¿Cuáles son esas renuncias?

La Navidad del consumo tan perfectamente instalada en nuestro sistema de vida. Éstos son hoy los deseos mundanos.

¿Cuáles son las afirmaciones?

Según el texto de Pablo: llevar ya desde ahora una vida sobria, honrada y religiosa. ¡Qué palabras tan actuales y propias para estos tiempos de crisis! La Navidad es la fiesta de la austeridad vivificadora, de la integridad total de vida y de la espiritualidad encarnada.

Hace mucho, mucho tiempo veía un montaje que se titulaba: ¿Quién mató la Navidad? Pero también desde hace tiempo estoy viendo gente honrada que muestra con su vida la verdadera Navidad.

¿A qué Navidad nos apuntamos?

Antonio Hernández-Carrillo

Consiliario de la HOAC de Granada




N.O. 1493: HUMANISMO Y NUEVA LEY DE EXTRANJERÍA


Editorial de Noticias Obreras
Núm. 1.493 [1-12-09 / 15-12-09]

HUMANISMO Y NUEVA LEY DE EXTRANJERÍA

http://www.hoac.es/pdf/Noticias%20Obreras/1%20diciembre/editorial.pdf

«Para nosotros no hay extranjeros,
somos hermanos, tenemos
un mismo Padre»



Necesitábamos mano de obra y nos llegaron personas, ahora no sabemos qué hacer con ellas y, cómo no lo sabemos, hacemos y cambiamos leyes de extranjería (ver en este mismo número «Noticias de la HOAC», páginas 42 a 43) con la vaga ilusión de confundir ley con justicia y convencer, y convencernos, de que actuamos con justicia mientras nos envilecemos.


En el peregrinar del género humano por la historia se presentan ocasiones que son momentos privilegiados para retomar el rumbo de la paz y la justicia. Una de esas ocasiones es la llegada de inmigrantes. La imagen de multitud de personas –mujeres, niños, bebés, jóvenes, adultos…– llegando en patera a nuestras costas, o dejándose la vida en el intento, nos está brindando la ocasión para retomar nuestra propia existencia y caer en la cuenta de que la raíz de la mayor parte de los sufrimientos que nos aquejan, aunque éstos no sean de índole económica, es la misma que está en el origen de este éxodo masivo que se cuela en nuestros barrios, calles y plazas.


A mediados del siglo XIX la diferencia entre países ricos y pobres era de 4 a 1. A principios del siglo XX aumentó hasta 10 a 1. Por los años sesenta, la diferencia era de 30 a 1. Y a finales del siglo XX, hace sólo unos años, la diferencia era de 74 a 1. En poco más de 150 años la diferencia entre pobres y ricos se ha multiplicado por 20. ¿Podemos extrañarnos de que se jueguen la vida por llegar a nuestras costas?


Nosotros estamos en el otro lado; somos, por así decirlo, los «beneficiarios» de este crecimiento de la desigualdad. ¿Somos más felices? ¿Nos sentimos más seguros ante el futuro? ¿Creemos que nuestros hijos van a tener más facilidades que nosotros para encauzar sus vidas? Muchos vivimos entre la precariedad y el desempleo, y en algunos estudios que hemos hecho las respuestas a estas preguntas han sido negativas. Tenemos más cosas, pero no somos más felices ni estamos más seguros ni nuestros hijos lo tienen más fácil. ¿Entonces?


Nos movemos en una terrible paradoja: la humanidad está clamando por hacer posible otro mundo, pero las decisiones que tomamos son para mantener éste. El modelo de desarrollo que hemos tenido ha empobrecido a los pobres, nos ha encadenado a la producción y al consumo, ha destruido el planeta, tiene en guerra a medio mundo y nos ha deshumanizado a todos; pero en lugar de crear las condiciones para fundirnos en un abrazo con estos hermanos nuestros, hacemos leyes de extranjería que les humillan y deshumanizan a ellos y a nosotros.


La Iglesia somos católica, universal, llamados a formar una sola familia con todo el género humano. Para nosotros no hay extranjeros, somos hermanos, tenemos un mismo Padre, no podemos darles la espalda sin perder nuestra vida, porque «sabemos que hemos pasado de la muerte a la vida porque amamos a los hermanos» (1ªJn 3,14). Pero, el reconocimiento de que «cada persona goza de derechos fundamentales, no como de un beneficio concedido por una cierta clase social o por el Estado, sino como una prerrogativa propia por ser persona» no es exclusivamente católico, está en la base de todos los humanismos. Pues bien, si esto es así, Juan Pablo II, comentando este razonamiento de Juan XXIII, en el mensaje por la paz del año 2003 continua diciendo «por consiguiente, la sociedad tiene que adecuar sus estructuras a esta premisa».


En consecuencia, el gobierno socialista y el Parlamento tienen la obligación ética y moral de adecuar nuestras leyes para defender los derechos fundamentales de nuestros hermanos inmigrantes, y haciéndolo defienden también los nuestros.


EDITORIAL
Publicado en NOTICIAS OBRERAS:
Núm. 1.493 [1-12-09 / 15-12-09] pág. 5

http://www.hoac.es/pdf/Noticias%20Obreras/1%20diciembre/editorial.pdf


OTROS TEMAS DE INTERÉS PUBLICADOS EN ESTE NÚMERO:


Laboral: El trabajo a turnos: «Ruptura de la concepción del ser humano como ser social», por Clara Llorens. (“Por Experiencia, núm. 46). El trabajo a turnos prioriza las exigencias de las empresas e ignoran las necesidades biológicas y sociales de los seres humanos, lo que ocasiona graves perjuicios.


Opinión: A propósito de la Gripe A: «¿Qué enferma a nuestra sociedad?», por Mª José Rodríguez Moreno (de la HOAC de Granada). Que reflexiona, al calor de la apabullante información sobre la Gripe A, de las otras epidemias sociales de las que apenas se habla.


Tema de la quincena: «Crisis financiera, crisis de decencia y Doctrina Social de la Iglesia», por José Luis Segovia Bernabé (del Instituto Superior de Pastoral de Madrid). Que nos hace un juicio de la actual crisis económico-financiera a la luz de la Doctrina Social de la Iglesia y presenta sus exigencias en materia ética para los cristianos.


Entrevista: A Peru Sasia, Fiare: «Perseguimos poner la intermediación bancaria al servicio de la justicia», por José Luis Palacios. Peru Sasiá, del Proyecto de Banca Ética y Ciudadana Fiare, explica el papel que las finanzas alternativas pueden jugar en la construcción de un mundo mejor.


Experiencia: Testimonio de un cristiano obrero: «Dios, profesión y vocación», por Nicasio Corpas (Miembro de la HOAC de la Diócesis de Getafe. Trabaja en EADS-Airbus España y vive en Parla). Nicasio Corpa relata la experiencia vital que le ha llevado del Pozo del Tío Raimundo en Madrid hasta su Equipo de la HOAC, en Parla, dentro de la Diócesis de Getafe.