HOA DIOCESANA DE CÁDIZ Y CEUTA

[hoac.gif]










UNA MIRADA CRISTIANA DEL TRABAJO HUMANO Y EL BIEN COMÚN
¡ACOGE, ABRAZA, CUIDA, ACOMPAÑA...!
LA VIDA DEL MUNDO OBRERO, CON MISERICORDIA Y COMPASIÓN.


¡Bienvenido/bienvenida! al "blog" de la HOAC diocesana de Cádiz y Ceuta.


viernes, 20 de marzo de 2009

VEINTICUATRO HORAS DE VIDA HONRADA Y NOBLE


Editorial de Noticias Obreras
Núm. 1.476 [16-03-09 / 31-03-09]



Nos decía una persona amiga que la enfermedad que padece le ha hecho ver las cosas de otra manera. Las personas, los acontecimientos, los recuerdos, el presente, el futuro, todo se me revela de una manera radicalmente distinta y totalmente nueva, nos decía.


¿Será el dolor una manera de acercarse al conocimiento de las cosas? Creemos que sí, el dolor es una forma de conocimiento, lo mismo que el amor; sólo se requiere que la persona tenga educada la sensibilidad para poder ver, juzgar y actuar en coherencia con ello. El cultivo-formación de esta sensibilidad no debería ser opcional para el hombre, varón y mujer, pues en este proceso se juega su humanización y su felicidad.


Estamos asistiendo a un verdadero atropello al proceso de humanización del hombre, y es más atropello en tanto que la sociedad lo ve con normalidad. Estamos asistiendo a la tropelía de que unos partidos, y los medios de comunicación afines, sacan los trapos sucios de otros y otros sacan los de los unos. Gastos en coches suntuosos, muebles suntuosos, despachos suntuosos, corrupciones y corruptelas, sobornos, pago en burdeles con dinero público, compañeros que espían a compañeros, etc., son un conjunto de prácticas políticas que, según las acusaciones vertidas, atribuyen unos responsables políticos a otros, a jueces, a policías, o unos medios de comunicación a otros. Y todo ello en medio de una situación en la que podemos ver a personas, víctimas de la crisis, buscando comida en los contenedores de basura. Personas a los que estos responsables políticos deben servir.

No sabemos si estas acusaciones son verdad o mentira, pero quizás sea lo de menos. Si son verdad, son un drama social. Si son mentira, también es un drama que se recurra a estos medios en la contienda política. En cualquier caso son un drama.


¿Cuál es la manera de conocer de estos responsables políticos y medios de comunicación afines? ¿Podemos decir que su proceder está fundado en la razón? Y si respondemos que sí, ¿qué fundamentos tiene una razón que produce tal proceder? ¿No tendría que ser el dolor de los empobrecidos el fundamento de la razón de la política y del político? Creemos que sí.


Estimamos que es necesario tomar conciencia de la gravedad del drama que estamos viviendo. Es necesario que asumamos como tarea prioritaria la formación-humanización de una nueva generación de personas vocacionadas para la política, que es lo mismo que decir vocacionadas para la justicia. Personas que, como los bienaventurados del Evangelio, tengan hambre y sed de justicia.


Ahora que terminamos de celebrar el aniversario de la muerte de Guillermo Rovirosa y Tomás Malagón, quizás sea bueno recordar que dedicaron los mejores esfuerzos de su vida a la formación de militantes, a formar apóstoles en el sentido que Tomás daba a esta palabra: «Constructores de un mundo tal y tan verdaderamente humano que ante el Padre y ante los hombres sea ya, en plenitud y de hecho, gloria de Dios». Personas convencidas de que «lo que no es honrado no es cristiano»; conscientes de que «la fuente de toda honestidad es la Gracia de Dios»; y que, guiadas por la razón que brota del dolor de las víctimas, estén dispuestas a vivir cada día «veinticuatro horas de vida honrada y noble» para testimoniarles el amor que Dios les tiene. Ya las hay, pero son necesarias muchas más.



EDITORIAL
Publicado en NOTICIAS OBRERAS:
Núm. 1.476 [16-03-09 / 31-03-09] pág. 5


http://www.hoac.es/pdf/Noticias%20Obreras/2%20marzo/editorial.pdf