HOA DIOCESANA DE CÁDIZ Y CEUTA

[hoac.gif]










UNA MIRADA CRISTIANA DEL TRABAJO HUMANO Y EL BIEN COMÚN
¡ACOGE, ABRAZA, CUIDA, ACOMPAÑA...!
LA VIDA DEL MUNDO OBRERO, CON MISERICORDIA.


¡Bienvenido/bienvenida! al "blog" de la HOAC diocesana de Cádiz y Ceuta.


martes, 17 de marzo de 2015

VIII JORNADAS DIOCESANAS
DE PASTORAL OBRERA EN CÁDIZ:
SÁBADO 21 DE MARZO
DE 10:30 A 14:00 HORAS




OBJETIVOS DE LAS JORNADAS

q    Tratar de situarnos, comprender y reflexionar sobre cuál es la realidad actual del mundo obrero.

q    Concretar algunas propuestas, desde una pastoral obrera, para el compromiso con los empobrecidos del mundo obrero.
 

DESTINATARIOS

Dichas Jornadas están destinadas a sacerdotes, religiosos/as, seminaristas, miembros de los distintos grupos y asociaciones de las parroquias y de la Diócesis, militantes de los movimientos,…  A todas aquellas personas que están preocupadas o sufren en sus propias carnes los problemas de pertenecer al mundo del trabajo y quieran dar una respuesta desde la fe y los criterios evangélicos.
 

PONENTE

Las ponencias estarán dirigidas por D. Fernando Carlos Díaz Abajo. Director del Departamento de Pastoral Obrera de C.E.E.


 
DESARROLLO

10:30 Acogida.

11:45 Oración.

11:00 Presentación.

11:15 1ª Ponencia:
“Cambio de modelo social y nueva configuración del trabajo humano.  El individualismo como principio de la vida social”.

11:45 Dialogo.

12:00 Descanso.

12:30 2ª Ponencia:
“Parroquia, evangelización y Mundo Obrero”.

13:15 Dialogo.

13:45 Oración Final.

14:00 Almuerzo compartido.

(Llevar comida para compartir)
 

Si falta el trabajo la dignidad humana está herida, nos ha recordado en diversas ocasiones el Papa Francisco.  También que la dignidad humana queda especialmente dañada por las condiciones de trabajo que imperan.  Por eso sigue siendo necesaria esa cruzada en favor del trabajo decente que lanzó Juan Pablo II con ocasión del jubileo de los trabajadores (mayo 2010) y que recogiera Benedicto XVI en Caritas in veritate, 63.



NOTA DE PRENSA DE LAS VIII JORNADAS DIOCESANAS DE PASTORAL OBRERA:
“PARROQUIA, EVANGELIZACIÓN
Y MUNDO OBRERO”

El secretariado Diocesano de Pastoral Obrera, integrado por los movimientos HOAC, JOC, Equipos de Pastoral Obrera (EPPOS) y religiosas en barrio, celebró el pasado sábado 21, en la Parroquia Ntra. Sra. de Loreto de Cádiz, las VIII Jornadas diocesanas de Pastoral Obrera, bajo el título: “Parroquia, Evangelización y Mundo Obrero” .


Fernando Díaz Abajo, director del Departamento de Pastoral Obrera de la CEAS y consiliario de la HOAC, desarrolló dos ponencias. En la primera, trató el cambio de modelo que se viene produciendo en la sociedad, que ha configurado un nuevo tipo de trabajo más deshumanizado y el predominio del individualismo en las relaciones sociales. Destacó, en esta nueva situación, algunos indicadores de las diversas rupturas generadas en todos los niveles de la vida y actividad humanas: en el trabajo, rompiendo la sociedad del empleo y alterando la vida de las familias; la ruptura de la función económica al servicio del máximo beneficio de unas minorías y la ruptura política, dirigida hoy a que las personas se adapten al mercado. En definitiva, una fractura que ha atravesado también los derechos, la democracia, la justicia, los fundamentos culturales, las ideologías, las religiones y las mismas clases trabajadoras, provocando un verdadero problema antropológico, ya que el desplome de principios y valores ha instrumentalizado al ser humano convirtiéndolo en objeto fácil de expulsión del mercado de trabajo y del sistema social.


Frente al desolador panorama descrito, Fernando Díaz, resaltó en la segunda ponencia, con el mismo título que en las Jornadas, la necesidad de afrontar los aspectos negativos de este cambio de era o civilización con una coherencia entre el trabajo y la naturaleza humana, conceptuando el trabajo como un don, humanizando el quehacer, más allá del empleo, creando un nuevo paradigma que hermane la fraternidad y la justicia, poniendo a los empobrecidos en el centro de una economía de vida y no de muerte, basada en el amor de Dios. Para esta tarea es necesaria una cultura cristiana, una nueva comprensión de ser Iglesia, de la misma Iglesia, inspirada en la comunión y no en el individualismo, en la esperanza y no en el desaliento y el pesimismo.


El ponente abogó, pues, por una pastoral obrera de toda la Iglesia, encarnada en la realidad de los pobres y del mundo obrero, compasiva, de escucha, transformadora y profética, que abra caminos de humanización.


Dijo a continuación que la pastoral obrera no sólo ha de llevarse a cabo en los ambientes y mediaciones, ámbitos de actuación de los movimientos, sino también en parroquias abiertas, acogedoras, donde sea posible el proyecto de encarnación y humanización de Jesús de Nazaret en las realidades más próximas a la parroquia.


Con motivo de las Jornadas recientemente celebradas, el Secretariado Diocesano de Pastoral Obrera quiere manifestar finalmente su inquietud por la situación de paro, precariedad, pobreza y exclusión social de la Diócesis de Cádiz y Ceuta, expresando su solidaridad con los colectivos de parados de la provincia y más concretamente con Magdalena y Merche que llevan treinta días acampadas en la puerta del Ayuntamiento de Puerto Real, reclamando un puesto de trabajo, sin que las instituciones públicas y privadas solucionen su problema.


Terminamos con unas palabras del Papa Francisco que resumen la preocupación de este Secretariado ante la situación del mundo obrero y la vida social. “Se considera al ser humano en sí mismo como un bien de consumo, que se puede usar y luego tirar” (E.G. 53.)

SECRETARIADO DIOCESANO
DE PASTORAL OBRERA.
 
 



APUNTES DE LA OCTAVA JORNADA
DE PASTORAL OBRERA DIOCESANA
 
Tras veinte años de la "Pastoral Obrera de Toda la Iglesia" (POTI) se confirman los pronósticos que entonces se vislumbraban, más aun, la situación está peor de lo que se predijo entonces.
 
Hoy la nueva situación reclama nuestra respuesta,
se hace necesario ir a la raíz evangélica de lo que está pasando.
 
Dice el Papa Francisco en Evangelii gaudium 52,53:

"...no podemos olvidar que la mayoría de los hombres y mujeres de nuestro tiempo vive precariamente el día a día, con consecuencias funestas, algunas patologías van en aumento, el miedo y la desesperación se apodera del corazón de numerosas personas..., la falta de respeto y la violencia crece... hay que luchar para vivir y, a menudo, para vivir con poca dignidad...
 
Así como el mandamiento de no matar pone un límite claro para asegurar el valor de la vida humana, hoy tenemos que decir "no a una economía de exclusión y la iniquidad".  Esa economía mata.  No puede ser que no sea noticia que muere de frio un anciano en situación de calle y que si sea noticia una caída de dos punto en la bolsa...
 
Hacen falta andar nuevos caminos para la comunión para el ser y vivir de las personas y que estas vivan con dignidad"
 
 
La nueva situación ha puesto en primer plano la raíz antropológica del problema generado en torno al trabajo humano.  Se ha cambiado el sentido del trabajo para así cambiar a la sociedad y con ello cambiar a la persona.  Se han derribado los pilares de la sociedad que vivíamos para incrementar la rentabilidad del ser humano.  Con ello se ha deshumanizado al ser humano hasta convertirlo en un producto más, que es sustituible, que es flexible, que es prescindible.
 
Pero cuando prescindimos de la persona, cuando la hacemos flexible se hace presente la amoralidad del individualismo, se cambia la esencia de lo que es el ser humano que se utiliza para usar y tirar, la persona se convierte en un desecho.
 
El gran problema que hoy vivimos en la sociedad antes descrita no es la riqueza existente como argumento que se nos presenta para cambiar a la persona a objeto de producción y consumo, el problema es cómo se reparte la riqueza existente.
 
 
Algunos indicadores de la nueva situación:
 
El cambio del modelo social y la nueva configuración del trabajo humano:
 
 
         Ruptura del trabajo asalariado y de la sociedad ocupada.  Se ha roto la sociedad en la que el trabajo humanizaba, ya la economía no necesita al trabajador, ahora ésta quiere a los emprendedores a trabajadores autónomos con los que establecer relaciones mercantiles y que estos produzcan por sí mismo o a través de terceros los bienes que la economía necesita.
 
Se está dando una reducción cada vez mayor de los salarios, ya no se buscan empleos bien remunerado, los empleos ya no van unidos a los derechos laborales se trabaja por cualquier salario, en cualquier horario, ya no cuenta la carrera profesional elegida, las consecuencias para la familia, para la cultura, para la actividad sindical, para el tiempo libre, para la espiritualidad.  Toda la vida humana queda sometida a la economía.
 
 
         Se ha pervertido los fines de la economía. Las inversiones ya no se utilizan para la creación de empleo, la economía productiva ya no es la creadora de riqueza, esta ha sido sustituida por la economía especulativa.
 
 
         El actual modelo político ha sido reducido a la gestión de los escasos recursos de que dispone los Estados.  Estos ya no tienen el fin del cambio y transformación de la sociedad, se les ha quitado el papel que desarrollaban en la función social, a la democracia se la ha vaciado de contenido.
 
Con este nuevo modelo se ha prescindido de todo tipo de derechos y libertades, ahora bien, el Estado se ha reforzado en su papel coercitivo para mantener su control de la población y extender el pensamiento único (una cultura en la que se vive con la idea de que las cosas no pueden ser de otra forma, lo contrario conduce al abismo (este mensaje es el que se traslada a la población en las últimas elecciones andaluza y que seguirán en las próximas), esta cultura en la que el fin es consumir para ser feliz.  Todo esto conduce a una crisis de la moral en la que todo da igual, las personas, los valores están supeditados a intereses personales y que en nada tiene que incidir en los derechos y deseos de las demás personas.
 
 
         Las ideologías se han adaptado al mercado flexibilizando las distintas ofertas que éstas presentan, con aspectos de las mismas presentada a la carta.  Estas ofertas también ha llegado a la Iglesia, no damos la primacía del amor a los otros, a los pobres, se cuentan las actividades de las parroquias por: ¿cuántos Bautizos se han realizados?  ¿cuántas primeras comuniones hemos impartidos?  ¿cuántas confirmaciones? no cuenta a cuantos pobres nos acercamos, acogemos.  Produciéndose contradicciones, en estos tiempos en que los niños de catequesis muchos son los mismos hijos de los padres que acuden a caritas por ayudas, se les da una formación catequética que anuncia que Jesús es vida.  Sin embargo ellos no tienen la vida que se les anuncia.
 
 
         Se han roto las distintas clases sociales, la clase Obrera está altamente fragmentada (parados, precarios, excluidos, empleo estable); la clase media ha sido trágicamente mermada, aquí se produce un gran aumento de la brecha entre los que pasan a ser pobres y los que pasan a ser ricos, el sindicalismo tiene grandes dificultades para cumplir sus fines, pues la actividad sindical solo se produce entre los que tienen empleo estable.  En definitiva una contradicción entre dos antropología: La individualista y la de Comunión.
 
 
Recuperar el verdadero sentido del trabajo humano (Por una economía de Comunión)
 
Se hace necesario desvincular trabajo y empleo, hemos de realizar el reparto de la riqueza, necesitamos un nuevo paradigma, ante esta situación que vivimos, nuevas actitudes para revertirla, ser imaginativos en las iniciativas para un mundo nuevo, iniciativas de Solidaridad, de Fraternidad con los empobrecidos.
Se hace necesario para ello una economía para la vida, sin renunciar a la lucha por la justicia, se está dando el olvido de los pobres, una lucha que se ha de realizar con la acción política.
Los empobrecidos para nosotros los cristianos necesitan que carguemos con ellos, pero nosotros los necesitamos a ellos para recomponer la justicia y el amor.
 
 
Tenemos un gran reto, convertir en cultura el Evangelio, para ello hemos de recrear los valores que parten de Jesucristo en contraposición con el poseer, con el economicismo.
 
Desde hace mucho tiempo se reclama la autonomía de la política sobre la religión y aunque eso ha de ser así en un Estado laico, sin embargo la política no ha conseguido la priorización de los pobres en la acción política, más bien a aumentado la distancia entre los pobres y los ricos, no se ve hoy en la sociedad que el empobrecido sea el proyecto de vida y de realización de la sociedad.
 
Nosotros tenemos que generar una acción eclesial para llevar el clamor del pueblo a nuestras vidas, pero no debemos abandonar el ser personas de oración en el mundo obrero, y esto lo hemos de hacer siendo místico en la acción.
 
La Pastoral que se hace necesaria ha de ser una Pastoral Obrera, profética y transformadora,
 
de Encarnación en la utopía del Evangelio que se haya escondida en las aguas de Dios para crear espacios de encuentro, de acogida con los pobres, acompañarlos e ir un poco más adelante,
 
ser testigo de Jesucristo devolviendo la esperanza a los pobres descubriendo en ellos la encarnación de Dios en sus vidas mostrando a la gente lo que somos y hacemos,
 
recuperar el Reino de Dios en las comunidades, adaptar la formación religiosa y eclesial a los empobrecidos.

Apuntes tomado por Pepe Carrascosa.,
Presidente diocesano de la HOAC




 
FOTOS DE LA JORNADA DE PASTORAL OBRERA,
que nos envía Pepe Carrascosa.
 









 


REFLEXIÓN ANTE LAS ELECCIONES AL PARLAMENTO DE ANDALUCÍA DEL
22 DE MARZO DE 2015



HOAC de Andalucía


REFLEXIÓN ANTE LAS ELECCIONES AL PARLAMENTO DE ANDALUCÍA DEL
22 DE MARZO DE 2015

Vivimos una realidad en la que la pobreza se ha hecho más profunda y extensa, la desigualdad social ha aumentado, el desempleo ha alcanzado cifras alarmantes, el trabajo asalariado se ha precarizado y los derechos sociales se han recortado. Esta situación ha puesto en evidencia una profunda crisis de la política, ya que no ha sido capaz de articular un proyecto de convivencia y de organización social donde el ser humano, especialmente el más débil y empobrecido, sea realmente el centro del mismo. Ese es el reto fundamental al que estamos llamados toda la ciudadanía y al que la Hermandad Obrera de Acción Católica (HOAC), Iglesia en el mundo obrero y del trabajo, quiere, desde la fe en Jesucristo, colaborar a afrontar.


Hemos de construir un proyecto de convivencia y organización social que responda a la verdad sobre el ser humano y, por tanto, que reconozca en la práctica su valor inalienable. Ello pasa por:


  • La inclusión social de los empobrecidos.

  • La búsqueda del bien común y de la paz social cimentada en la justicia.

  • El diálogo social como contribución a la búsqueda de un proyecto de convivencia verdaderamente humano.


Como Iglesia en el mundo obrero y del trabajo, la HOAC, movida por la fidelidad al Evangelio de Jesús y orientada por la Doctrina Social de la Iglesia, en tantos valores convergente con los valores humanistas, ofrece con toda humildad esta reflexión, con una sola finalidad: promover el discernimiento sobre la participación en la cosa pública, también ante estas elecciones.


Con palabras del Papa Francisco en E.G. [Exhortación Apostólica “Evangelii Gaudium” (“La Alegría del Evangelio”)], hemos de comenzar por decir “NO” a “una economía de la exclusión y de la inequidad. Esa economía mata”. Cómo consecuencia, “grandes masas de la población se ven excluidas y marginadas: sin trabajo, sin horizontes, sin salida”. Mientras los empobrecidos “siguen esperando”.


Para afirmar, al mismo tiempo, que “la dignidad de la persona humana y el bien común son cuestiones que deberían estructurar toda política económica… Ya no podemos confiar en las fuerzas ciegas y en la mano invisible del mercado. El crecimiento en equidad exige algo más que el crecimiento económico, aunque lo supone; requiere decisiones, programas, mecanismos y procesos específicos orientados a una mejor distribución del ingreso, a una creación de fuentes de trabajo, a una promoción integral de los pobres, que supere el mero asistencialismo”.


¿Quién puede olvidar que todo ser humano “es siempre sagrado e inviolable, en cualquier situación y en cada etapa de su desarrollo. Es un fin en sí mismo y nunca un medio para resolver otras dificultades”.


Pero aún debemos añadir que “no hablamos sólo de asegurar a todos la comida, o un decoroso sustento, sino de que tengan prosperidad sin exceptuar bien alguno. Esto implica educación, acceso al cuidado de la salud y especialmente trabajo, porque en el trabajo libre, creativo, participativo y solidario, el ser humano expresa y acrecienta la dignidad de su vida. El salario justo permite el acceso adecuado a los demás bienes que están destinados al uso común”. “La economía ya no puede recurrir a remedios que son un nuevo veneno, como (…) aumentar la rentabilidad reduciendo el mercado laboral y creando así nuevos excluidos.”


Desde lo dicho y sabiendo que, la “caridad política”, llama a “la liberación y promoción de los empobrecidos, de manera que puedan integrarse en la sociedad”, valoremos las distintas propuestas políticas presentadas a las Elecciones al Parlamento de Andalucía y decidamos nuestra postura, preguntándonos: Primero, las fuerzas políticas, ¿qué plantean? Segundo: ¿Cómo están actuando de hecho, en las cuestiones fundamentales para el mundo obrero y los pobres?


  1. ¿Priorizan, tanto en sus propuestas como con hechos, la erradicación de la pobreza, la satisfacción de las necesidades vitales de personas y las familias, la creación de empleo decente, a los intereses de los grupos económicamente poderosos?

  2. ¿Qué leyes laborales proponen, han aplicado o están aplicando? La reforma laboral en vigor y las anteriores, ¿favorecen o impiden “el respeto a la dignidad del trabajo, vinculado a la dignidad de la persona”? (C.V nº 45) [Encíclica “Caritas in veritate” (“La Caridad en la Verdad”) de Benedicto XVI, nº 45]

  3. ¿Qué proponen o hacen para combatir los accidentes y enfermedades en el trabajo, que causan muerte, dolor y pobreza?

  4. ¿Qué propuesta y práctica real tiene cada fuerza política de gasto público y de impuestos? ¿Dónde se proponen ahorrar (recortar), en salud, educación, dependencia, vivienda, o bien en cargos públicos y suntuarios? Respecto a la política de impuestos, ¿que proponen? ¿que paguen menos las rentas más altas, las grandes empresas y la banca…?.

  5. ¿Qué proponen y hacen para promover en la práctica los derechos familiares de las personas y los derechos sociales de las familias? ¿Hay en la práctica un apoyo a las familias, especialmente las más empobrecidas?

  6. ¿Cómo se plantea promover la producción y la economía para que, cuidando el medio ambiente, se favorezca un consumo más humano y justo?

  7. ¿Qué proponen y hacen para que las instituciones andaluzas sean transparentes, accesibles a todos los ciudadanos, combatan la corrupción y favorezcan la participación de todos y todas, para hacer posible una democracia más auténtica?


Terminamos, también con unas palabras del Papa Francisco: “Preguntémonos todos: ¿Dónde está tu hermano?... La pregunta es para todos”. ¿Qué pueden esperar de los programas políticos, que concurren a las elecciones andaluzas, los sin techo, los trabajadores precarios, los parados, los cartoneros, los chatarreros, los ancianos y ancianas, los emigrantes, los desahuciados de sus viviendas, los afectados por adicciones, aquellos a los que ésta crisis y muchas de las decisiones tomadas les han robado todo… Seguramente aportarán pocos votos, pero son personas, ante las cuáles no vale “la complicidad cómoda y muda”.


COMISIÓN DE LA HOAC DE ANDALUCÍA



16 de Marzo de 2015