HOA DIOCESANA DE CÁDIZ Y CEUTA

[hoac.gif]










UNA MIRADA CRISTIANA DEL TRABAJO HUMANO Y EL BIEN COMÚN
¡ACOGE, ABRAZA, CUIDA, ACOMPAÑA...!
LA VIDA DEL MUNDO OBRERO, CON MISERICORDIA.


¡Bienvenido/bienvenida! al "blog" de la HOAC diocesana de Cádiz y Ceuta.


miércoles, 29 de septiembre de 2010

OTRA IGLESIA ES POSIBLE, por Joaquín Perea, publicado por Ediciones HOAC



Ediciones HOAC,

ha publicado un nuevo libro que tiene como título de:

«Otra Iglesia es posible»
Eclesiología práctica para cristianos laicos

cuyo autor es:
Joaquín Perea González,




La última novedad de Ediciones HOAC: el libro «OTRA IGLESIA ES POSIBLE». Cuyo autor es Joaquín Perea González (nacido 1932 en Barakaldo, Bizkaia). Joaquín, es presbítero diocesano de Bilbao, fue formador en el Seminario de Derio, profesor de Teología Fundamental y de Eclesiología en ese centro y en la Facultad de Teología de la Universidad de Deusto. Vicario episcopal del obispo Mons. D. Antonio Añoveros. Posteriormente fue profesor y Director del Instituto Diocesano de Teología y Pastoral de Bilbao. Es presidente del Consejo de dirección de la revista “Iglesia Viva” . Trabaja como presbítero en la parroquia de San Fernando de Bilbao. Su autor en la reseña que hace del libro nos dice:
    «El título no debe dar lugar a equívocos. No pretendemos inventar ahora una Iglesia que no sea la de Jesús. Desde el primer momento queda claro en este libro qué Iglesia quiso Jesús, que ella es un ser viviente y que, como todo auténtico ser viviente, es igual a sí misma precisamente en su constante renovación. Y ésa es la gran tarea que nos ha tocado a nosotros. Tras un primer esplendor en el inmediato posconcilio, las fuerzas conservadora han ido apoderándose de los resortes del poder eclesiástico, han ido “reconduciendo” el Concilio hacia posiciones preconciliares maquilladas de modernidad en las palabras y están deshaciendo el sueño de una radical adecuación del proyecto de Jesús. Por eso se afirma que otra Iglesia es posible, distinta de la que se nos presenta públicamente a través de órganos institucionales que asumen una autoridad y un protagonismo de sujetos que sólo pertenece a la totalidad del pueblo de Dios. Pero el título no debe dar lugar a equívocos ya que no pretende inventar ahora otra Iglesia que no se la que quiso Jesús».



El libro consta de 330 páginas y su PVP es de 14 €

Los pedidos los podéis realizar a Ediciones HOAC

C/ Alfonso XI, 4, 4ª (28014 Madrid)

Tlf 91 701 40 80 - fax 91 522 74 03

difusion@hoac.es

http://www.edicioneshoac.org/


Este libro es una muy buena contribución a esa tan necesaria renovación y conversión, tanto personal como comunitaria, a la que como Iglesia estamos llamados. Aborda aspectos tan centrales como la promoción del laicado y su corresponsabilidad, el dinamismo misionero de nuestras parroquias, las formas de vida que la Iglesia queremos testimoniar, la extensión del espíritu del Concilio Vaticano II. Y todo ello desde un profundo amor a la Iglesia.


Este es un motivo, para animarnos todos y todas a seguir en la apasionante tarea de difundir la Buena Noticia.



Algunas reseñas de comienzo de algunos capítulos y el final del epílogo


Cap. III.- La imagen de Iglesia del Concilio Vaticano II

Veinte siglos después de que el profeta nazareno lanzara aquel movimiento que se constituyó en Iglesia, ésta se reunión en Roma para reflexionar sobre sí misma, con objeto de reajustar su fidelidad al proyecto del fundador. El Concilio Vaticano II puso en marcha nuevos impulsos y produjo efectos transformadores, unos deseados y planificados, otros imprevistos, impredecibles en su día. Desató un proceso que ha sacudido profundamente la identidad eclesial, causando gran conmoción, no sólo pastoral, sino también eclesiológica. En el pueblo cristiano existe hoy la conciencia de una ruptura con líneas concretas de un pasado eclesial todavía reciente. Se han interpuesto dificultades y resistencias en la verificación de la eclesiología del Concilio, resurgen tensiones análogas a las que existieron durante su desarrollo.


Cap. IV.- La Iglesia en el mundo actual. Presencia y tareas

Basándose fundamentalmente en la constitución conciliar sobre la Iglesia, Gaudium et spes (GS), trata de mostrar cómo ha de situarse y actuar la comunidad cristiana en la sociedad actual, en el mundo de hoy. Frente a las tendencias extremas del espiritualismo desencarnado y del secularismo sin visión trascendente, se intenta señalar el punto exacto de equilibrio en el que la Iglesia se hace presente y actúa en el mundo.


Cap. V.- «Evangelizar, la dicha y vocación propia de la Iglesia» (Pablo VI)

El sujeto adecuado de la evangelización misionera es la Iglesia como tal, en toda su riqueza y complejidad. La exhortación apostólica Evangelii nuntiandi de Pablo VI lo dejó suficientemente sentado (núm. 13-16). La Iglesia nace de la acción evangelizadora de Jesús y de los apóstoles. Es enviada por Él a evangelizar.

La Iglesia se realiza como tal en el proceso de anunciar la Buena Noticia y realizarla con hechos y palabras. Aquí se encuentra la identidad de la Iglesia: en evangelizar. La Iglesia en toda su complejidad, es decir, el conjunto de la realidad eclesial, tanto en sus instituciones como en sus comunidades, los mismo en su libres agrupaciones sociales que en sus movimientos, organizaciones, estructuras confesionales. A todo ese conjunto corresponde la tarea y misión, la dicha y vocación de evangelizar.

Es enorme la amplitud y dificultad de semejante tarea. Nosotros nos centraremos en indicar algunas orientaciones de fondo que sean expresión de un talante y puedan alimentar la mística propia de la evangelización misionera que corresponde a nuestros militantes cristianos. Con tal espíritu ha de emprenderse desde la base una profunda reforma que abandone viejas estructuras anquilosadas, heredadas de otras épocas, que dificultan la evangelización misionera. Sin dicha reforma nuestro mensaje no será oído, no tendrá credibilidad.


Cap. VIII.- La difícil pero necesaria comunión eclesial

En el nº 36 de la encíclica Tertio milenio adveniente, Juan Pablo II proponía a la Iglesia un serio examen de conciencia como preparación para la celebración del Jubileo del año 2000. Entre otros puntos, el Papa pedía que miremos a la recepción del Concilio, ese gran don del Espíritu a la Iglesia. Y ahí preguntaba textualmente:
    «¿Se consolida, en la Iglesia universal y en las Iglesias particulares, la eclesiología de comunión de la Lumen gentium, dando espacio a los carismas, los ministerios, las varias formas de participación del Pueblo de Dios…?» (Tertio milenio adveniente 36.5).

Escuchando esta llamada a revisar nuestra vivencia de la comunión eclesial, se dedica este capítulo un esfuerzo de reflexión que permite clarificar algunos criterios teológicos acerca de la comunión eclesial y, sobre todo, aplicarlos a nuestra experiencia espiritual y pastoral.

La comunión es una realidad cristiana central que necesita ser penetrada, reflexionada y responsablemente asumida. Su noción y su contenido pertenecen al bien más antiguo y tradicional de la Iglesia.


Cap. XI.- Parroquia, comunidad misionera: ¿una utopía?

Durante los años del inmediato posconcilio se repetía bastante en congresos, semanas o jornadas pastorales el título del presente capítulo en su parte afirmativa. Poco tiempo después el desarrollo de las cosas suscitó una llamada al realismo, que es expresaba en la segunda parte del mismo título. En las páginas que siguen en el libro, se pregunta si es posible, y bajo qué condiciones, la conexión armónica de esas tres realidades: la parroquia, la comunidad cristiana y la evangelización misionera.


Cap. XII.- La renovación pendiente de la Iglesia. Una agenda de transformación evangélica para el siglo XXI

Recién comenzado el tercer milenio de su historia, la Iglesia se encuentra en el umbral de una época nueva y desconocida que le produce incertidumbre y temor. Ante el futuro que se abre ante nosotros, muchos cristianos preguntan con preocupación: Iglesia, ¿a dónde vas?

Evidentemente, el futuro de la Iglesia del que hablamos no es su futuro absoluto. Este es Jesucristo, el que era, el que es y el que viene; hacia Él converge la historia humana y la historia de la salvación. Hablamos del futuro histórico de la Iglesia, que conoce aquí abajo períodos de esplendor y de declive. No es posible siquiera asomarse al campo inmenso de aspectos que conlleva el enunciado del presente capítulo. La consideración de realidades tan diversas como las que se refieren a la Iglesia de los cuatro vientos, los dispares problemas que afectan a las Iglesias del sur y a las del occidente euroamericano, los desafíos de la globalización, de la interculturalidad, del pensamiento posmoderno, etc., son de tal calibre que desaniman al más ingenuo o al más osado. Solo tenemos que pensar en que, como algunos han afirmado, el cambio de figura de la Iglesia de nuestro tiempo puede compararse y aún superar a los cambios radicales que se dieron en los siglos V, XI y XVI. Por ello, nuestra pretensión es mucho más modesta: trataremos sólo algunas cuestiones que afectan de manera más cercana a la Iglesia de nuestro país.

Una respuesta a aquella pregunta no se puede dar sin preguntarse primero por las raíces más profundas de la actual situación crítica y sin reflexionar sobre ella a la luz de la teología.


EPÍLOGO

En este nuevo nacimiento de la Iglesia todos tenemos que proporcionar ayuda para el alumbramiento, aunque en última instancia la obra corresponde a la fuerza del Espíritu. Desde los primeros días de la historia del pueblo de Dios ha sido siempre el Espíritu el que ha realizado nuevos comienzos, porque los planes de Dios no se ajustan a nuestros planes. Seguir el plan de Dios significa fiarse de sus promesas y en el interior de lo humanamente imprevisible seguir adelante, ser sostenidos y guiados con conocimiento y certezas.

Así pues, fiarse del Espíritu de Dios y creerle capaz de dar un nuevo rostro y figura a la Iglesia es el mandamiento decisivo de la hora eclesial presente. Porque «Dios no nos ha dado un espíritu cobarde, sin un espíritu de energía, amor y buen juicio. No tengas miedo de dar la cara por Nuestro Señor» (2 Tim 1,7-8)




ÍNDICE TEMÁTICO DE LOS CAPÍTULOS


INTRODUCCIÓN

Cap. I. Repensar la Iglesia desde la experiencia cristiana

Cap. II. ¿Quiso Jesús una Iglesia? La Iglesia que Jesús quería
             Ver: El debate sobre la intención de Jesús de fundar una Iglesia
             Juzgar: Los datos del Nuevo Testamento explican el proyecto de Jesús
             Actuar: Cómo el origen orienta el proceder en el presente

Cap. III. La imagen de Iglesia del Concilio Vaticano II
             Ver: Una mirada a la situación
             Juzgar: Algunos núcleos clave de la imagen conciliar
             Actuar: Para poner en práctica el proyecto conciliar

Cap. IV. La Iglesia en el mundo actual. Presencia y tareas
             Ver: Puntos de partida en la propia experiencia eclesial
             Juzgar: Presencia y actuación de la Iglesia en el mundo como signo de salvación
             Actuar: Algunos criterios de orientación

Cap. V. «Evangelizar, la dicha y vocación propia de la Iglesia» (Pablo VI)
             Ver: La credibilidad del sujeto eclesial, cuestionada
             Juzgar: Afirmaciones acerca de la evangelización
             Actuar: Propuestas para renovar nuestra acción evangelizadora

Cap. VI. La Iglesia local, Iglesia católica
             Ver: Crisis de la Iglesia local
             Juzgar: Fundamentos teológicos de la Iglesia local
             Actuar: Consideraciones de carácter pastoral

Cap. VII. La misión de los laicos en la Iglesia y en el mundo
             Ver: Situación del laicado después del Concilio Vaticano II
             Juzgar: Reflexión teológica
             Actuar: Para recuperar la condición de sujeto

Cap. VIII. La difícil pero necesaria comunión eclesial
             Ver: Problemática en torno a la comunión
             Juzgar: Reflexión teológica sobre la comunión
             Actuar: Condiciones prácticas para vivir la comunión en la Iglesia

Cap. IX. La autoridad en la comunión eclesial
             Ver: Avances y disfunciones actuales de la autoridad y de la institución
             Juzgar: Reflexión eclesiológica sobre la autoridad eclesial y sus problemas
             Actuar: Para un adecuado ejercicio de la autoridad en la Iglesia

Cap. X. Corresponsabilidad, participación, sinodalidad, democratización en la Iglesia
             Ver: Una problemática candente y compleja
             Juzgar: Reflexión eclesiológica
             Actuar: Para estimular las instituciones de corresponsabilidad

Cap. XI. Parroquia, comunidad misionera: ¿una utopía?
             Ver: Descripción de la situación
             Juzgar: Reflexión teológica sobre la parroquia y la comunidad eclesial
             Actuar: Para construir la parroquia comunitaria y misionera

Cap. XII. La renovación pendiente de la Iglesia.
             Una agenda de transformación evangélica para el siglo XXI
             Ver: Para un diagnóstico global acerca del presente
             Juzgar: Hacia qué futuro podemos y debemos caminar
             Actuar: Cómo nos comprometemos para alcanzar el futuro deseado

EPÍLOGO




Ediciones HOAC

Ediciones HOAC es una editorial comprometida con la misión de la HOAC:
la evangelización del mundo obrero hoy

Sus publicaciones están orientadas a despertar la conciencia de las mujeres y hombres
ante los retos e interpelaciones que el mundo moderno presenta a la fe cristiana
en los aspectos sociopolíticos que de ella se deriva.



Otra Iglesia es posible
 
Otra Iglesia
es posible


14,00 €




Haga "click" aquí
dialogando
 
Dialogando con Rovirosa


1,00 €




Haga "click" aquí
No hay territorio comanche para Dios
 
No hay territorio comanche para Dios


14,00 €





Haga "click" aquí
Obras Completas. Guillermo Rovirosa
 
OBRAS COMPLETAS
Guillermo Rovirosa


OFERTA
OBRAS COMPLETAS


120,00 €
 
Haga "click" aquí
 


jueves, 23 de septiembre de 2010

COMUNICADO DE LA HOAC DIOCESANA DE CÁDIZ Y CEUTA SOBRE LA HUELGA GENERAL DEL 29 DE SEPTIEMBRE.


Dirección de imagen: ESPIRITUALIDAD CAMINANTE (cristiana y ecuménica)
http://wwwespiritualidadprogresista.blogspot.com/2010/09/la-hoac-hermandad-obrera-de-accion.html



COMUNICADO DE LA HOAC DIOCESANA DE CÁDIZ Y CEUTA SOBRE LA HUELGA GENERAL DEL 29 DE SEPTIEMBRE.



La H.O.A.C. -Hermandad Obrera de Acción Católica-, movimiento obrero cristiano, apoya la huelga general de 29 de septiembre, convocada por los sindicatos, así como las movilizaciones sucesivas que se estimen oportunas para cambiar la situación actual de deterioro económico y social del Mundo Obrero.



Por esta razón, invitamos a nuestr@s militantes, afiliad@s a distintas organizaciones sindicales, a que secunden tales movilizaciones ante los ajustes sociales impulsados por el Gobierno, que han supuesto la congelación de las pensiones, la eliminación de la retroactividad en las ayudas oficiales destinadas a las personas dependientes, recortes en los salarios de l@s trabajador@s del sector público y en las inversiones del Estado; y ante una reforma laboral, aprobada en las Cortes por iniciativa gubernamental que va a suponer mayor facilidad y abaratamiento del despido; ampliación de las causas por las que los empresarios pueden despedir; introducción de las empresas privadas en el mecanismo del empleo; crecimiento de la flexibilidad y de la temporalidad; descuelgue de las empresas en los acuerdos pactados con los trabajadores, y, finalmente, entre otros efectos perversos, la eliminación del control de los jueces sobre decisiones que justifiquen el cambio de las condiciones laborales.


Resulta, por consiguiente, explicable la convocatoria de huelga general de los sindicatos, a pesar de que, a nuestro juicio, ha habido razones de peso para que se hubiese celebrado ya, como cuando el Gobierno anunció las medidas de ajuste o se conoció el alcance de la reforma laboral, ahora aprobada. Sin embargo, no seremos nosotros los que contribuyamos a la campaña de acoso y derribo de los sindicatos, por parte de ciertos sectores sociales, ya que aquellos son mediaciones destinadas a la defensa de los derechos de l@s obrer@s, tal como reconoce la Constitución Española y las enseñanzas sociales cristianas, así en la Carta Encíclica "Caritas in Veritate,25, dice Benedicto XVI: "...la invitación de la doctrina social de la Iglesia...a dar vida a asociaciones de trabajadores para defender sus propios derechos ha de ser respetada..."


Aún reconociendo los avances innegables de la sociedad democrática, no podemos ignorar la situación socioeconómica sobre la que cae este aluvión de ajustes y reformas: casi cuatro millones de parados en el Estado; 877.010 andaluces sin trabajo y 160.954 gaditanos desempleados. Numerosas familias padecen necesidades, agobiadas por la crisis y la precariedad. Barrios de las grandes ciudades se ven postrados económica y socialmente, mientras, los bancos reciben millones de euros para su saneamiento financiero, a la vez que responden reduciendo el crédito; y no se toca, por decisión del Gobierno, la riqueza de los potentados.



No se puede esperar más: l@s trabajador@s han de movilizarse pacíficamente por su subsistencia y la de sus familias, por un trabajo digno y una sociedad justa.


Desde nuestro ser creyente, pensamos que Jesucristo no se haría cómplice de tantos abusos a la integridad laboral y social de los sectores más necesitados de nuestra sociedad, mientras los causantes de la crisis escapan con "sus manos lavadas" a los nocivos efectos que ellos mismos han provocado.


LA COMISIÓN DIOCESANA DE LA HOAC
Diócesis de Cádiz y Ceuta



Presidente Diocesano de la HOAC:
Francisco González Álvarez
MAIL: fgalvarez44@hotmail.com
Teléfono 856 076 705 Móvil 636 232 790
CÁDIZ
http://www.redasociativa.org/hoac/modules.php?name=Content&pa=showpage&pid=55



Responsable Diocesano de Difusión:
Sebastián Henry Pérez
MAIL: sebastianhoac@yahoo.es
Teléfono 956 83 07 76
PUERTO REAL (Cádiz)
http://www.redasociativa.org/hoac/





martes, 21 de septiembre de 2010

REVISTA N.O. 1512: TEMAS DE INTERÉS PUBLICADOS EN ESTE NÚMERO


NOTICIAS OBRERAS. Núm. 1512
[16-09-10 / 30-09-10]
http://www.hoac.es/sumsep2.htm


TEMAS DE INTERÉS PUBLICADOS EN ESTE NÚMERO:

Pulsar en las direcciones interactivas:


SUMARIO:
http://www.hoac.es/sumsep2.htm





EDITORIAL: «¡29 DE SEPTIEMBRE: HUELGA GENERAL!»
«Quieren obligarnos a aceptar las condiciones de trabajo
que generen más beneficios para el capital»
http://www.hoac.es/pdf/Noticias%20Obreras/2%20septiembre/editorial.pdf


LABORAL: «Donde los mayoritarios son minoritarios». Elecciones sindicales en Grandes Almacenes, por José Luis Palacios. Los sindicatos con más representación del país apenas tienen presencia en los Grandes Almacenes. Por eso, miran las elecciones sindicales de noviembre, en un sector con cerca de 300.000 trabajadores, como una oportunidad para corregir lo que consideran una anomalía:
http://www.hoac.es/pdf/Noticias%20Obreras/2%20septiembre/laboral.pdf


ECONOMÍA: «La oportunidad perdida de crear un Banca Pública». La reforma de las Cajas de Ahorro, por Rogelio Tardón. ATTAC España defiende la nacionalización de las cajas de ahorros españolas, con el fin de crear así una nueva banca pública que facilite el acceso al crédito:
http://www.hoac.es/pdf/Noticias%20Obreras/2%20septiembre/economia.pdf


TEMA CENTRAL: «Crisis global del agua: Valores y derechos en juego». Un nuevo enfoque ético, por Pedro Arrojo Agudo. Los problemas de insostenibilidad, pobreza y falta de democracia constituyen las raíces de la crisis global de lagua en el mundo. En este contexto, la generalizada ineficiencia de los modelos tradicionales de gestión de aguas nos obliga a repensarlos. (Texto extraído del Cuaderno nº 168 de mayo de 2010 de “Cristianismo y Justicia”):
http://www.hoac.es/pdf/Noticias%20Obreras/2%20septiembre/tquincena.pdf
http://www.fespinal.com/espinal/llib/es168.pdf


ENTREVISTA: A Beina Beate, secretaria general del MMTC. «Somos una cadena de solidaridad mundial», por José Luis Palacios. Nacida en Ecuador hace 35 años, lleva 15 en Alemania, de donde proceden sus abuelos y donde estudió Ciencias Regionales de América Latina. Ha trabajado con niños de la calle en Quito, con campesinos del Sertäo brasileño y con trabajadoras de las maquilas en Sri-Lanka a través de la Fundación Friedrich Ebert. Pertenece a la organización de trabajadores católicos de Alemania KAB. Desde enero de 2010 ocupa la Secretaría General del Movimiento Mundial de Trabajadores Cristianos:
http://www.hoac.es/pdf/Noticias%20Obreras/2%20septiembre/entrevista.pdf


EXPERIENCIA: «Ellos me humanizan». Orar desde los Pobres hoy, por Luis Rogríguez. He podido acompañar a un grupo de Iniciación de la HOAC, compuesto en su mayoría por inmigrantes. Cuando comencé fue como encontrarme de narices con algo que estaba ahí y que andabas buscando, creo que con los ojos un tanto cerrados. (Extracto de los testimonios presentados en el Curso de Verano de la HOAC. Luis Rodríguez es militante de la diócesis de Getafe; Concha Llorente de la diócesis de Salamanca y Toñi Martín de la de Madrid):
http://www.hoac.es/pdf/Noticias%20Obreras/2%20septiembre/experiencia.pdf


● Números anteriores de Noticias Obreras:
http://www.hoac.es/noohoa.htm


● Números del Periódico ¡TÚ!:
http://www.hoac.es/tuhoa.htm





domingo, 19 de septiembre de 2010

EDITORIAL N.O. 1512: «¡29 DE SEPTIEMBRE: HUELGA GENERAL!»


Dirección de imagen: PUERTO REAL WEB


«Quieren obligarnos a aceptar las condiciones de trabajo
que generen más beneficios para el capital»




Los sindicatos nos han convocado a todos los trabajadores a una huelga general para el próximo 29 de septiembre. El motivo, la reforma laboral realizada por el gobierno socialista bajo el pretexto de hacer más competitiva nuestra economía, generar más oportunidades de empleo y eliminar la dualidad existente entre los trabajadores precarios y los que tienen condiciones de trabajo más estables.


La HOAC hemos publicado nuestra opinión sobre esta reforma con el título «Reforma laboral y cambio del modelo de organización social». En ella insistimos en la preocupación que venimos manifestando en estos últimos años.


Por una parte, analizamos el contenido más importante de la reforma: cambiar algunos contratos de empleo, abaratar y liberalizar el despido, penalizar y culpabilizar a los parados de su situación, introducir a las empresas privadas en los dispositivos de empleo, posibilitar que las empresas se descuelguen del convenio pactado, aumentar la flexibilidad interna de las empresas, etc. y terminamos afirmando: «Lo que puede ofrecer una reforma como ésta es lo mismo que produjeron las anteriores, en España y en todos los países en las que se han llevado a cabo: mano de obra más barata y más dócil, puestos de trabajo más precarios y mejores facilidades para obtener beneficios…».


Por otra, el mismo título de nuestra publicación pretende llamar la atención sobre el alcance de la reforma y de lo que los trabajadores nos estamos jugando en estos momentos: no se trata sólo de ajustar algunos aspectos de nuestras condiciones de trabajo, lo que el gobierno socialista está haciendo es subordinarse, y subordinarnos, a los intereses del capitalismo más duro. Lo que pretende es cambiar radicalmente la relación entre trabajo y capital subordinando de manera absoluta el primero al segundo.


La Revolución Industrial hizo emerger una confrontación permanente entre capital y trabajo (LE, 11). El capital siempre ha tratado de imponerse al trabajo. Claro que, como el trabajo no se puede separar de quien lo realiza, que es una persona, lo que verdaderamente se persigue es la subordinación absoluta de la persona, del ser humano, al capital.


Por nuestra parte, los trabajadores hemos tratado de construir una existencia en la que el trabajo, formando parte de ella, posibilite unas condiciones de vida plena, un trabajo decente (CV 63), que no vivamos para trabajar, sino que trabajemos para vivir. En algunos países occidentales el punto de equilibrio se alcanzó después de la II Guerra Mundial con el llamado «Estado del Bienestar». Este punto de equilibrio es lo que la reforma laboral, más la reforma de las pensiones y otras reformas pendientes pretenden eliminar. Dicho con pocas palabras: lo que se pretende es dejarnos sin protección alguna para obligarnos a aceptar las condiciones de trabajo que generen más beneficios para el capital.


Es verdad que un día de huelga general no va a solucionar esta situación. Pero debemos entender que esta huelga es el inicio de un proceso en el que los trabajadores nos comprometemos a tomar conciencia y prepararnos para defender la dignidad humana, posibilitando que nuestros hijos y las generaciones futuras disfruten de unas condiciones de vida y trabajo acordes con esa dignidad.


En esta nueva situación, los sindicatos van a ser más necesarios que nunca a condición de que afronten grandes cambios y profundas transformaciones en su organización, objetivos y estrategias. Su futuro va a depender de que los trabajadores más pobres sean su núcleo, fundamento y orientación, y de que desde ellos se planteen la solidaridad con todos los pobres del mundo.


EDITORIAL
Publicado en NOTICIAS OBRERAS:
Núm. 1512 [16-09-10 / 30-09-10] pág. 5


Números anteriores de Noticias Obreras:
http://www.hoac.es/noohoa.htm

Números del Periódico ¡TÚ!:
http://www.hoac.es/tuhoa.htm


jueves, 16 de septiembre de 2010

LA DOCTRINA SOCIAL DE LA IGLESIA, MÁS CERCANA. Por José Manuel Massé

JUSTICIA Y PAZ
Comisión Diocesana de Cádiz y Ceuta
“abiertos los ojos, el corazón sensible
y la mano pronta”



Estimados amigos/as: nuestro compañero Jose Manuel Mass Pérez es Licenciado en Ciencias Religiosas por la Universidad de Comillas y actualmente profesor del Instituto de Ciencias Religiosas San Agustín. Nos va a ofrecer unas reflexiones periódicas sobre la Doctrina Social de la Iglesia, acercándonos de forma coloquial a sus principios y valores.
Os adjunto la primera reflexión.
En nombre del Consejo le agradezco esta iniciativa.
Un abrazo fraternal. Melchor.


LA DOCTRINA SOCIAL DE LA IGLESIA,
MÁS CERCANA.

Por José Manuel Massé Pérez


Se reunieron una vez cuatro personas y discutían entre ellas cuál era la más importante.

— Habló primero un catedrático: «yo, -decía-, soy doctor “honoris causa” por varias universidades, sobresaliente “cum laude” en mi carrera y número uno de mis oposiciones».

— La segunda tomó la palabra y dijo: «yo, soy militante de mi partido desde que era joven, tengo tres carreras universitarias, he sido director general, subsecretario y ahora soy ministro».

— Le tocó el turno a una mujer muy elegante que comentó: «yo, soy duquesa que es el mayor título nobiliario y poseo además de ese, veinte títulos más; nuestra familia es de las más nobles del país desde hace muchas generaciones».

— Finalmente habló un hombre delgado y anciano y dijo: «yo sólo soy una insignificante persona y mi único título es ser hijo de Dios».


Los demás quedaron sorprendidos, reconocieron su orgullo y su vanidad y se abrazaron al anciano reconociendo que todos eran Hijos de Dios: el mayor de los títulos que una persona puede tener; nada menos que nacidos a su imagen y semejanza.

«Hagamos al hombre a nuestra imagen y semejanza…»  (Gen 1,27)


Como todos sabemos la Doctrina Social de la Iglesia tiene cinco principios fundamentales:

1. el principio del bien común;
2. la subsidiariedad;
3. la participación,
4. el destino universal de los bienes y
5. la solidaridad.


Todos ellos derivan del principio permanente de la dignidad de la persona. Además de los principios existen también unos valores fundamentales relacionados con ellos y como no, con la dignidad de la persona humana. Estos son:

1. la verdad,
2. la justicia,
3. la libertad y, el mayor de todos ellos,
4. la caridad.


De todos, los principios y valores nos ocuparemos en estas páginas a lo largo del curso. Simplemente deciros que esta es una sección cercana y coloquial, no demasiado erudita o técnica que quiere acercarnos todavía más a la Doctrina Social de la Iglesia que recordemos no es ni más ni menos que “el Evangelio puesto al día”


¡Gracias, Señor y Dios bueno por mí dignidad, por ser hijo tuyo, por ser nada menos que persona creada a tu imagen y semejanza!

domingo, 12 de septiembre de 2010

"Sigo siendo obispo con los mismos poderes que tenía hasta ahora"


D. Antonio CeballosAtienza
Obispo diocesano de Cádiz y Ceuta

El máximo representante de la Iglesia gaditana deja en un segundo plano el próximo nombramiento de su sucesor y apuesta por mantener el mismo ritmo de trabajo en este inicio de su probable último curso

Autor de la entrevista: Pablo-Manuel Durio / Publicado por: DIARIO DE CÁDIZ



El obispo de Cádiz y Ceuta, D. Antonio Ceballos, es un hombre de momentos. Dice saber en qué momento debe callar y en cuál debe hablar. Y ahora, al inicio del que posiblemente sea su último curso al frente de la diócesis tras presentar su renuncia al cargo al cumplir los 75 años el pasado 31 de julio, ha atendido la llamada de Diario de Cádiz para mostrar cuál es la situación del Obispado y la suya personal como máximo representante de la Iglesia gaditana.


Durante una hora de diálogo con D. Antonio Ceballos, hay una idea que remarca su sentir en este momento: nada ha cambiado en la diócesis. D. Antonio Ceballos no quiere que la maquinaria eclesiástica levante el pié del acelerador ante la espera del nombramiento de un nuevo obispo. De momento, todo sigue igual. Y cuando se anuncie oficialmente el sucesor, llegarán las despedidas.


-Pregunta: Hace algo más de un mes que presentó su renuncia como obispo, tal y como aconsejan las normas de la Iglesia. ¿Tiene noticias al respecto o ha recibido alguna comunicación desde el Vaticano?


-Respuesta: Nada.


- P: ¿Qué supuso escribir esa carta de renuncia?

- R: El mismo día 31 de julio, cuando cumplí la edad canónica, envié el Santo Padre la carta, como indica el canon 401 en su primer párrafo, en la que le notifico que pongo a su disposición mi oficio pastoral como obispo de Cádiz y Ceuta. Y los sentimientos que sentí cuando escribí la carta fueron placenteros, puesto que para mí no existe una paz mayor que el cumplimiento de la voluntad de Dios. Al escribir la carta cumplía la voluntad de Dios. Por eso estoy muy tranquilo y muy contento. Yo considero que cada situación tiene su tiempo y su momento. Y ahora ha llegado este.

- P: ¿Va a tener su renuncia efectos inmediatos en la diócesis?

- R: No existe ningún efecto inmediato. Sigo siendo obispo con los mismos poderes que tenía hasta ahora. Obispo sigo siendo de esta diócesis de Cádiz y Ceuta hasta el día en que se haga público el nombramiento del nuevo obispo. Ese día, y a partir de ese día, seguiré siendo obispo de Cádiz y Ceuta como administrador apostólico. Y el día en que el nuevo obispo tome posesión seguiré siendo obispo de Cádiz y Ceuta, pero emérito. Y cuando muera, seré enterrado en esta Catedral de Cádiz. Es decir, mi condición de obispo me hace ser un gaditano más que vivió en esta tierra y en esta Iglesia y la sirvió con todo el corazón.

Esta situación es nueva, porque otras veces ha habido traslado. Pero esta vez lo que ocurre es que se cumple la edad requerida.



- P: ¿Y tiene Don Antonio fuerzas para seguir?

- R: Te lo diré con toda sinceridad, para que lo sepa todo el mundo. Seguiré trabajando en la diócesis con el mismo vigor hasta el día en el que el Papa Benedicto XVI nombre a un nuevo obispo. Salud de momento tengo, y con las fuerzas que me dé el Señor voy a continuar con la misma ilusión y el mismo entusiasmo. Hombre, ahora queda la interrogante sobre el obispo que venga. Pero yo voy a seguir igual. De hecho, ya está todo programado para el nuevo curso.


- P: ¿Y cuando nombren a su sucesor?

- R: El día en que se haga público el nombramiento del nuevo obispo comenzaré a despedirme y haré las debidas declaraciones en ese momento. Antes no haré nada. Todo esto lo hago por el bien de esta Iglesia de Cádiz y Ceuta a la que tanto quiero y amo y deseo seguir sirviendo hasta el final. Entonces diré dónde voy a estar como obispo emérito y a qué me voy a dedicar; antes no pienso decir nada. Los cristianos no debemos perder de vista el tiempo de Dios por el que pasa nuestra diócesis y ahora lo que tenemos que hacer es trabajar con las fuerzas que el Señor no dé y en su día decir y hacer lo que haya que decir y hacer.


- P: Entonces, ¿no hay ningún proyecto que vaya a quedarse a la espera del nuevo obispo?

- R: ¿Proyectos que se van a quedar en el cajón? De eso nada. Hasta el día en que el Santo Padre nombre a un nuevo obispo seguirá todo para adelante, sin guardar ningún proyecto en el cajón. Voy a continuar trabajando como obispo normalmente, como he hecho hasta ahora. Sigo con la misma ilusión y entusiasmo que años anteriores.


- P: ¿Cómo ha sido el camino que ha recorrido durante estos años al frente de la diócesis?

- R: Ha sido muy positivo, a pesar de las dificultades, problemas y obstáculos propios de toda Iglesia que hace una nueva travesía pastoral a final del siglo XX y comienzo del XXI. Han sido años de esfuerzo pastoral por parte de toda la Iglesia diocesana, sobre todo por la importancia y centralidad que ha tenido el Sínodo Diocesano. Durante estos años he realizado visita pastoral en todos los arciprestazgos y en todas y cada una de las parroquias. Y es muy importante esto de que el obispo se haya hecho presente un día , y otro día, y una semana, y un año, y otro... en todos los rincones de la diócesis. Eso me ha dado un conocimiento y una presencia y también ha facilitado que la gente me haya podido conocer. He vuelto a hacer una visita pastoral, pero ya no me da tiempo, claro. Todo esto para mí ha sido una fuente de riqueza. Han sido diez años seguidos de visitas pastorales intensas. Esta experiencia ha supuesto para las parroquias una verdadera revitalización. Y para mí un bien pastoral y personal inmenso; difícil de expresar. Realmente eso de encontrarte con las personas en reuniones, visitando personalmente a enfermos, alcaldes,... eso es maravilloso.


- P: ¿Pero conocía usted la problemática social de la diócesis antes de llegar aquí?

- R: Yo soy un andaluz, aunque fui enviado a Castilla. Así que conozco los problemas sociales de Andalucía. Concretamente los de Cádiz menos, porque para conocer a fondo la situación de una diócesis hay que estar en ella. Cuando estuve en Castilla conocí los de allí, y cuando vivía en Ciudad Rodrigo también. Siempre aproximativamente, porque de manera exhaustiva no se puede. Realmente sí conocía, pero estar aquí me ha permitido conocerlo en mayor profundidad y tratar también a esas personas me ha hecho caer en la cuenta de estos problemas.


- P: ¿Ha cambiado Don Antonio desde que llegó a Cádiz hasta hoy?

- R: El cambio yo creo que lo veis vosotros mejor que yo. Realmente, Cádiz por su configuración como diócesis te hace ser más abierto, pero no quiere decir que yo fuera de otra forma. Lo que sí creo es que la persona tiene que crecer y madurar humanamente, espiritualmente, intelectualmente y pastoralmente. Eso quieras o no debe darse, pero no voy a presumir si se ha dado en mí o no. Pero realmente se da en todas las personas, si está abierta y es fiel a la misión que se le encomienda.

Quizá a mí no se me ha conocido en este sentido, porque, claro, todo no puede ser. La cercanía, por ejemplo, de la gente la he tenido siempre. Pero aquí he tenido que destacarla más. He tenido más adversidades.



- P: En los últimos tiempos ha destacado usted por la contundencia con la que se ha manifestado en asuntos tan actuales como la crisis económica y el paro o tan polémicos como el aborto, ¿cree que le ha llegado la hora de la renuncia en su momento de plenitud como obispo?

- R: Hombre, ocurre lo siguiente: el tiempo no pasa en balde, los años no pasan en balde, y el ejercicio del ministerio episcopal no pasa en balde. Realmente se vive el ejercicio de la caridad pastoral. Más o menos, en las personas aparece cierta plenitud, claro. Por ejemplo, con esta franqueza, sencillez y al mismo tiempo profundidad con la que hablo hoy yo no podía hablar cuando fui nombrado obispo. Pero esto no ocurre solamente en mí, sino en cualquiera de nosotros. O al menos así debe ser, cuidado.

En cuanto a los mensajes sobre la situación económica o el aborto a los que te referías en el inicio de tu pregunta, es que la Iglesia siempre está a la altura de los tiempos en los que vive y lo que hace lo lleva a cabo con la valentía, sabiduría y experiencia de siglos. De ahí que en mis cartas pastorales exprese el pensamiento evangélico de la Iglesia en todo momento, ya que esas realidades me siguen interpelando como obispo.

Es más, yo creo la situación de crisis o la problemática del aborto nos interpela a todos. Tenemos que analizar en qué medidas somos responsables cada uno de nosotros. Urge recuperar un estilo de vida personal más austero y solidario. Y urge además impulsar un nuevo orden económico mundial al servicio de cada hombre o mujer y de todos los hombres y mujeres respetuoso, al mismo tiempo, con la creación.



- P: Permítame una última pregunta, ¿le gustaría ser el obispo de Cádiz durante el Bicentenario?

- R: La voluntad de Dios para mí es la que regula mis gustos y mi vida. Y mi verdadera paz. Así que esté o no en el Bicentenario para mí... he de decirte lo siguiente. Si estoy en la diócesis hasta 2012, magnífico; si no estoy, maravilloso. No sé si esto lo entenderán los demás o no. Yo sí lo entiendo. Lo que sí sé es que la Iglesia gaditana está preparando según sus posibilidades la celebración del Bicentenario de la Constitución de Las Cortes de Cádiz; y lo está haciendo con mucha ilusión. Ya lo dije en su día en una carta pastoral en la que indicaba que la Iglesia estuvo presente en 1812 y que la Iglesia seguirá estando presente en 2012 con lo que ella es, con lo que ella sabe y con lo que ella tiene. Que esté yo o no es secundario.


viernes, 10 de septiembre de 2010

ANTONIO CEBALLOS: «A VECES NOS FALTAN SIGNOS Y GESTOS VISIBLES DE LO QUE PREDICAMOS»


Fuente: VIDA NUEVA
Autor de la entrevista: José Luis Celada - Foto: Jesús de la Luz



El pasado 31 de julio, Antonio Ceballos Atienza (Alcalá la Real, Jaén, 1935) cumplía 75 años, edad canónica de jubilación. Ahora, a la espera de que el Papa acepte su renuncia como obispo de Cádiz y Ceuta, recuerda para Vida Nueva los desafíos de esta diócesis y su etapa de ministerio episcopal, al tiempo que reivindica para la Iglesia más “signos y gestos visibles de lo que predicamos”.


- Acaba de alcanzar la edad canónica de jubilación tras más de dos décadas de ministerio episcopal, en su mayor parte en Cádiz y Ceuta. ¿Qué balance haría de estos últimos 16 años al frente de esta diócesis?

El camino recorrido durante estos 16 años al frente de la diócesis ha sido muy positivo, a pesar de las dificultades y obstáculos propios de toda Iglesia que hace una nueva travesía pastoral al final del siglo XX y comienzo del XXI. Durante estos años, he realizado la visita pastoral en todos y cada uno de los arciprestazgos y en todas y cada una de las parroquias. Esta experiencia ha supuesto para las parroquias un verdadero momento de gracia, bendición y revitalización. Y, por otra parte, me ha supuesto un conocimiento de la realidad de cada comunidad parroquial, no sólo en lo referente a las instituciones y grupos parroquiales, sino también en lo que hace referencia a la vida de las personas que allí viven.


- ¿Cuáles son hoy los principales desafíos pastorales de una diócesis tan heterogénea en tantos sentidos (nivel de vida, fuentes de ingresos, densidad poblacional…?

La superficie del territorio diocesano (3.772 km2) y la alta densidad demográfica de nuestros pueblos (771.363 de población total residente, para 117 parroquias). La misma densidad de población puede facilitar la acción pastoral de nuestros sacerdotes. Pero hay también otras zonas de la diócesis de pequeñas poblaciones, y esto hace que muchos sacerdotes estén sobrecargados de tareas pastorales.

Entre los principales desafíos que, de una u otra forma, afectan a toda la comunidad diocesana, figura el paro, sobre todo juvenil, a causa de la crisis de la industria en general, del sector naval, de la pesca y la agricultura, mucho más acuciado en estos momentos de fuerte crisis económica y financiera en España y en el mundo.



- Se le ha visto encabezando algunas manifestaciones en contra de los despidos masivos que se han producido antes y durante esta larga crisis que padecemos. ¿Está respondiendo la Iglesia española a la altura de la situación?

La Iglesia española siempre trata de estar a la altura de los tiempos en los que vive, y lo hace con la valentía necesaria y solidaria de siglos (basta con leer los documentos que últimamente ha publicado la CEE al respecto). Creo, de todas formas, que a veces nos faltan en algún momento signos y gestos visibles de lo que predicamos. La forma de adhesión a determinados momentos sociales de gran calado, como los ocurridos últimamente en la Diócesis de Cádiz y Ceuta, son gestos y signos que en determinados momentos hay que hacer y manifestar.

Además de los distintos grupos parroquiales, los organismos diocesanos incluidos en el área de Acción Socio-Caritativa, están llevando a cabo una importante promoción humana a través de programas y proyectos concretos de asistencia a los más pobres y necesitados.



- Echemos un vistazo al pasado. Usted fue durante años director del Secretariado de la Comisión Episcopal del Clero de la CEE y de los Cursos de Formación Sacerdotal para la Región Andaluza. Con los ecos todavía cercanos del Año Sacerdotal, ¿en qué medida cree que ha cambiado el perfil de los presbíteros a lo largo de estas décadas?


Este Año Sacerdotal ha supuesto, tal y como pretendía el papa Benedicto XVI, una gran valoración del sacerdocio y una llamada a la conversión en la vida y ministerios de los sacerdotes de todo el mundo. Por mi parte, tengo que destacar que ha sido una llamada muy profunda a vivir la “apostolica vivendi forma de los Presbíteros” ya anunciada en el Concilio y después expresada en Pastores Dabo Vobis y en donde se llama la atención a vivir la dimensión apostólica de la pobreza, del celibato y de la obediencia.

Describir el perfil de los presbíteros siempre exige hacerlo de una forma aproximativa. Considero que el cambio se nota más en el sacerdote joven. Es hijo de la época en la que vive. No hay lucha generacional, como pudo ocurrir en otros momentos, pero los que ya no somos tan jóvenes hemos vivido muchas etapas a las que nos hemos tenido que ir adaptando con gran esfuerzo y con mucho sufrimiento.



- La llegada de inmigrantes a la costa gaditana o por el Estrecho y la convivencia con un importante colectivo de población musulmana, especialmente en Ceuta, ponen sobre el tapete otros dos desafíos pastorales de primer orden: las migraciones y el diálogo interreligioso. ¿Cómo está trabajando su diócesis en estos ámbitos?


Estos últimos años se ha visto la necesidad y urgencia de ir potenciado algunas lagunas en la pastoral diocesana; entre ellas, hay que destacar la labor extraordinaria llevada a cabo por el Secretariado Diocesano de Migraciones, desarrollando una gran animación misionera, de formación humana y cristiana, como le indicaba antes, tanto a través de programas y proyectos como de acciones concretas de asistencia a los más pobres y necesitados. La relación con otras grandes religiones es aún incipiente en la diócesis, ya que no es una realidad muy extendida en sus distintas localidades, a excepción de la ciudad de Ceuta, donde se da una convivencia pacífica y de cooperación entre musulmanes, judíos, hindúes y católicos.


Más información en el nº 2.720 de Vida Nueva. Si es usted suscriptor, vea la entrevista íntegra aquí.




VIDA NUEVA: 10/09/10 Boletín semanal número 63
Una etnia criminalizada

Expulsión de gitanos

La decisión del Gobierno francés de expulsar del país a ciudadanos de etnia gitana ha desatado un aluvión de críticas, entre ellas las de la Iglesia católica. En España también existe la preocupación de que la intolerancia contra esa etnia pueda extenderse, como ha expresado, entre otros, el obispo de Sigüenza-Guadalajara y presidente de la Comisión Episcopal de Migraciones, José Sánchez. El número 2.720 de 'Vida Nueva' dedica varios artículos a abordar este tema, así como uno de sus Editoriales.


Y ADEMÁS...



Antonio Ceballos: "A veces nos faltan signos y gestos visibles de lo que predicamos"

Entrevista al obispo de Cádiz y Ceuta

El pasado 31 de julio, Antonio Ceballos Atienza cumplía 75 años, edad canónica de jubilación. Ahora, a la espera de que el Papa acepte su renuncia como obispo de Cádiz y Ceuta, recuerda para 'Vida Nueva' los desafíos de esta diócesis y su etapa de ministerio episcopal, al tiempo que reivindica para la Iglesia más "signos y gestos visibles de lo que predicamos".


En la beatificación del Cardenal Newman

Un recorrido por la vida y el pensamiento de uno de los católicos más influyentes del S. XIX

El próximo día 19, en el marco de su viaje apostólico al Reino Unido, el Papa presidirá en el Cofton Park de Rednal, en Birmingham, la beatificación del cardenal John Henry Newman (1801-1890). Aunque nacido en el seno de la Comunión anglicana, su trayectoria intelectual y religiosa nos pone en la senda de quien sería luego uno de los católicos ingleses más influyentes del siglo XIX. Hoy, a punto de subir a los altares, su figura resplandece también como referente del necesario diálogo fe-razón y abanderado del ecumenismo, tal y como refleja el teólogo y ecumenista Pedro Langa Aguilar en el 'Pliego' que dedica al nuevo beato.




Monjas que salen al encuentro de los no creyentes

Una comunidad de agustinas acoge a los alejados en el Camino de Santiago

Una comunidad de religiosas agustinas de Becerril de Campos (Palencia) desarrolla un particular carisma: acoger "al que no busca a Dios, al alejado, al que anda perdido". La respuesta a esa intuición les llevó hace cinco años hasta el Camino de Santiago, donde realizan una labor de acogida a los peregrinos en un albergue.


Universidades jesuitas, sustantivo y adjetivo

'La crónica del director', por Juan Rubio

Los jesuitas trabajan con "ahínco, imaginación y fe para mantener y fortalecer el carácter específico de las instituciones universitarias propias". Y lo hacen teniendo en cuenta el sustantivo, Universidad, y el adjetivo, Jesuita. Así lo dijo la 34ª Congregación General en 1995. Aspecto clave para entender cuanto sucede hoy en la actual geografía universitaria de los jesuitas en España...




Invitados a callar

'A ras de suelo', por Juan Rubio

A los jesuitas se les pide que trabajen en las fronteras, que pongan sus tiendas a la intemperie, que exploren nuevos caminos y que avancen en la espesura de diálogo a la zaga de la verdad. No es su capricho, sino su servicio. Siempre estuvieron ahí, y es ahí en donde reciben los zarpazos y bofetadas de la ignorancia ilustrada, enseñoreada en tantas poltronas...


Con acento: La Inglaterra que se va a encontrar el Papa, por Austen Ivereig

Entrevista: Cesare Pasini: "La Biblioteca Vaticana custodia la universalidad del saber"

Noticia de mi fe: Miguel Ángel Ruiz, un joven salesiano en Pakistán

América Latina: Los obispos mexicanos se unen a las celebraciones del Bicentenario

Iglesia en el Mundo: Los laicos asiáticos quieren contribuir al futuro del continente


Web actualizada a diario



Sumario Editorial A ras de suelo Iglesia en España Iglesia en el Mundo América Latina
Cultura Enfoques Entrevistas Reportajes Columnistas Pliegos

--------------------------------------------------------------------------------



martes, 7 de septiembre de 2010

UNOS 340.281 PARADOS ANDALUCES NO COBRAN NINGUNA PRESTACIÓN


Foto: LA VOZ DIGITAL - Autor: Oscar Chamorro


La mitad de estos parados sin prestaciones
están ubicados en Málaga y Cádiz



Fuente: EUROPA PRESS - Andalucía


Un total de 340.281 parados andaluces no cobran actualmente ninguna prestación, de los que la mitad se ubican en las provincias de Málaga, que aglutina a 104.717 parados sin prestación, y Cádiz, con 64.120 personas sin prestación a julio de 2010.


Según los datos facilitados por CCOO-A a Europa Press, tras estas dos provincias les siguen Sevilla, con 45.617 personas desempleadas sin prestación; Granada, con 43.093 parados sin prestación; Almería, con 40.236 parados sin prestación; Córdoba, con 27.019 parados sin ninguna prestación; Jaén, con 11.539 parados sin prestación; y Huelva, con 3.940 parados sin ningún tipo de prestación.


Actualmente existen en Andalucía 763.819 andaluces beneficiarios de algún tipo de prestación por desempleo --tanto contributiva. subsidio y eventuales agrarios--, a fecha de julio de 2010, de los que la mayoría se ubican en Sevilla (177.783), y Málaga, con 127.283 beneficiarios.


El número de parados, según la Encuesta de Población Activa (EPA), ascienden a 1.104.100 andaluces, ubicados en su mayoría también en Málaga (232.000) y Sevilla, con 223.400 parados.