HOA DIOCESANA DE CÁDIZ Y CEUTA

[hoac.gif]










UNA MIRADA CRISTIANA DEL TRABAJO HUMANO Y EL BIEN COMÚN
¡ACOGE, ABRAZA, CUIDA, ACOMPAÑA...!
LA VIDA DEL MUNDO OBRERO, CON MISERICORDIA.


¡Bienvenido/bienvenida! al "blog" de la HOAC diocesana de Cádiz y Ceuta.


lunes, 19 de mayo de 2014

DÍA DE LA HOAC 2014:
«TRABAJO DIGNO PARA UNA SOCIEDAD DECENTE»



Estimada/o amiga/o:

Reciba un saludo muy cordial de la HOAC de Cádiz y Ceuta, que tiene el gusto de hacerle partícipe de nuestra reflexión con motivo de la celebración del Día de la Hoac.

Con el lema:
«TRABAJO DIGNO PARA UNA SOCIEDAD DECENTE»

Al objeto de que puedan darle el tratamiento informativo que consideren más oportuno.  Con este motivo, aprovechamos la ocasión para saludarle atentamente,


LA COMISIÓN DIOCESANA DE LA HOAC
Diócesis de Cádiz y Ceuta



El desempleo y la precariedad, dos caras de la misma moneda, son las principales preocupaciones de los ciudadanos/as en nuestro país.  Y también de la Hermandad Obrera de Acción Católica (HOAC).

Vemos que millones de hombres y mujeres están desempleados, privados de su derecho al trabajo.  Vemos que quienes trabajan con empleo precario e inestable: hombres, mujeres, jóvenes, inmigrantes… con largas jornadas laborables y salarios bajos no consiguen salir de la pobreza; no les permiten vivir con dignidad y cubrir las necesidades básicas.



Incertidumbre para un proyecto de vida digno

Junto a estas condiciones de precariedad, se suma la incertidumbre de perderlo y la desesperanza de encontrar un trabajo que les permita construir su proyecto de vida con dignidad y/o sacar adelante a sus familias.  Lo vemos porque además somos parte de esa realidad.

Lo que nos está pasando nos lo recordaba el Papa Francisco en su encuentro con el mundo del trabajo (Cagliari, 22/9/2013)…



«…Aquí también encuentro sufrimiento.  Un sufrimiento que uno de vosotros ha dicho que “te debilita y acaba robándote la esperanza”.  ¡Un sufrimiento —la falta de trabajo— que te lleva (…) a sentirte sin dignidad!  ¡Donde no hay trabajo, falta la dignidad! Y este problema (…) es la consecuencia de una elección mundial, de un sistema económico que trae consigo esta tragedia; de un sistema económico que tiene en su centro un ídolo llamado dinero…».


Además, denunciamos que la situación del trabajo se ha ido construyendo a través de un conjunto de decisiones de una determinada orientación en las políticas laborales.



Articular una nueva cultura del trabajo

La actual situación de trabajo indecente, es posible revertirla con otras políticas que busquen el bien común.

El Evangelio y la Doctrina Social de la Iglesia (DSI) contienen elementos imprescindibles a tener en cuenta.  La HOAC quiere compartirla, darla a conocer y denunciar estas situaciones y emplazarnos a cambiar esta situación de injusticia, como construcción política y social que es, con otra acción política.


Por eso, creemos necesario para reclamar un trabajo digno para una sociedad decente:

#   Repensar el sentido de nuestra humanidad.

#   Repensar la economía y la política desde el carácter humanizador del trabajo.

#   Recuperar el sentido y el valor profundo del trabajo más allá del empleo.

#   Garantizar una renta básica para las familias, mientras no se pueda asegurar empleo digno para todos.

#   Luchar por unas condiciones dignas de empleo: trabajo decente.

# La necesidad de reformar los fines sociales de la empresa y de impulsar y extender formas no mercantilistas de empresa.

#   Entender y defender que el trabajo lo hacen personas, con necesidad de descanso, de familia y de vida social

#   Luchar por la defensa y extensión de los derechos sociales, desvincular derechos sociales y empleo.

#   Fortalecer y renovar el movimiento sindical, propiciando una nueva cultura sindical.



● Acceso digital a NOTICIAS OBRERAS
                                MAYO 2014 - Núm. 1.559
.
Dia de la HOAC 2014, pág. 18
Tema del Mes, págs. 19 a 26



Día de la HOAC 2014
Trabajo digno para una sociedad decente


Celebramos el Día de la HOAC.  Es un momento para militantes y gente cercana a nosotros, donde ponemos sobre la mesa y pasándolo por el corazón, situaciones que vivimos y padecemos la clase trabajadora.

El lema de este año es «Trabajo digno para una sociedad decente».  En los últimos años los estudios y encuestas en nuestro país, nos dicen que el desempleo es la principal preocupación de los ciudadanos.

Desde la HOAC, movimiento especializado de Acción Católica en el mundo del trabajo, no somos ajenos a este problema, por eso centramos esta reflexión-acción sobre el trabajo digno, elemento básico que construye y cimienta nuestra sociedad.

La actual situación del trabajo se ha ido construyendo a través de un conjunto de decisiones políticas de una muy determinada orientación de las políticas laborales.  Pero, en todo caso, como construcción política y social que es, esta situación puede modificarse con otra acción política.

Muchos de nosotros, familiares, amigos, personas cercanas, estamos viviendo el empleo precario e inestable, trabajadores y trabajadoras que trabajan muchas horas pero no consiguen salir de la pobreza, cobrando salarios que no permiten vivir con dignidad y cubrir las necesidades básicas. Pero esto no es todo, muchos de los que tienen trabajo viven con la incertidumbre de perderlo, y los que no lo tienen, están perdiendo la esperanza de encontrar un trabajo que les permita vivir con dignidad y poder sacar la familia adelante.

Desde la HOAC, esta realidad la vivimos muy de cerca, queremos compartirla, darla a conocer y denunciar las situaciones injustas que viven millones de trabajadores y trabajadoras, y ver si entre todos somos capaces de darle la vuelta a este grave problema que afecta cada vez más a la clase trabajadora de nuestro país.

Con nuestra reflexión proponemos un debate serio sobre lo que significa trabajo digno y la nueva cultura del trabajo.  El Evangelio y la Doctrina Social de la Iglesia contiene elementos a tener en cuenta para hacerlos vida.  Por ello creemos necesario: Repensar el sentido de nuestra humanidad, repensar la economía y la política desde el carácter humanizador del trabajo, recuperar el sentido y el valor del trabajo más allá del empleo, luchar por unas condiciones dignas de empleo: trabajo decente, la necesidad de la reforma de la empresa y de extender formas no mercantilistas de empresa, necesidad de articular de forma humanizadora el trabajo y el descanso, luchar por la defensa y extensión de los derechos sociales, desvincular derechos sociales y empleo, y renovar y fortalecer el movimiento sindical, propiciando una nueva cultura sindical.

Los militantes de la HOAC nos hacemos eco de las palabras del Papa Francisco en su encuentro con el mundo del trabajo en Cágliari, el 22 de septiembre de 2013: «Aquí también encuentro sufrimiento.  Un sufrimiento que uno de vosotros ha dicho que “te debilita y acaba robándote la esperanza”.  ¡Un sufrimiento -la falta de trabajo- que te lleva (…) a sentirte sin dignidad!  ¡Donde no hay trabajo, falta la dignidad!  Y este problema (…) es la consecuencia de una elección mundial, de un sistema económico que trae consigo esta tragedia; de un sistema económico que tiene en su centro un ídolo llamado dinero…»

Ofrecemos esta reflexión animando a toda la militancia, familiares, amigos, compañeros y compañeras de trabajo a celebrar el Día de la HOAC en nuestra Iglesia, en nuestros pueblos y ciudades como un día de fiesta, de reflexión, convivencia, de debate y diálogo, de anuncio y denuncia, en compañía de los que están sufriendo más duramente las consecuencias de la crisis, seguros de que entre todos y todas podemos ir dando pasos para lograr trabajo digno para un sociedad decente.


Notas enlazadas.






ORAR EN EL MUNDO OBRERO:
6º DOMINGO DE PASCUA
«NO OS DEJARÉ HUÉRFANOS...»
(25 de mayo 2014) Ciclo “A”

VER:

Medio Evangelio,
o un Evangelio
«unidimensional»

El día 14 de mayo, el señor obispo
vino a mi parroquia a confirmar 16 chicas y chicos.

La homilía del señor obispo,
principalmente dirigida a los jóvenes en cuestión,
fue altamente cualificada, e incluso emotiva,
con respecto al amor de Dios,
pero desgraciadamente se quedó ahí…




Dibujos de Cerezo



ORAR EN EL MUNDO OBRERO
Ciclo “A”  (2013-2014)

6º DOMINGO DE PASCUA
(25 mayo 2014)

«NO OS DEJARÉ HUÉRFANOS...»

Una deseada definición
de la vida en comunidad
y en comunión
podría ser esta:
es un diálogo de amor
entre personas humanas...

Y eso es lo que quiere establecer
Jesús entre Él y nosotros:
el que me ama...
Yo también lo amaré
y le haré conocer claramente.

Ahora bien:
amor es ya una palabra
demasiado devaluada,
y solo por eso,
siempre hay que llenarla
de su verdadero contenido…






---------------------------------------------------------------------------------- 
25 de mayo de 2014
6º domingo de Pascua (A)

Lectura del libro de los Hechos de los apóstoles 8, 5-8. 14-17 
Les imponían las manos y recibían el Espíritu Santo. 

Salmo 65, 1-3a. 4-5. 6-7a. 16 y 20 (R.: 1) 
Aclamad al Señor, tierra entera. 

Lectura de la primera carta del apóstol san Pedro 3, 15-18 
Como era hombre, lo mataron; pero, como poseía el Espíritu, fue devuelto a la vida. 

O bien: 

Lectura de la primera carta del apóstol san Pedro 4, 13-16 
Si os ultrajan por el nombre de Cristo, dichosos vosotros. 

Lectura del santo evangelio según san Juan 14, 15-21 
Yo le pediré al Padre que os dé otro defensor. 

O bien: 

Lectura del santo evangelio según san Juan 17, 1-11a 
Padre, glorifica a tu Hijo. 

Presencia y fuerza del espíritu.
Cristo vuelto al Padre no deja huérfanos a los suyos.
Permanecerá entre ellos de una forma nueva, por medio del Espíritu (Ev.),
que él mismo comunicará a la Iglesia, mediante el ministerio de los apósteles (1. lect.),
para que cada cristiano sepa dar razón de su esperanza
y pueda soportar la cruz que conlleva el ser fiel a la vocación (2 Lect.).
----------------------------------------------------------------------------------