HOA DIOCESANA DE CÁDIZ Y CEUTA

[hoac.gif]










UNA MIRADA CRISTIANA DEL TRABAJO HUMANO Y EL BIEN COMÚN
¡ACOGE, ABRAZA, CUIDA, ACOMPAÑA...!
LA VIDA DEL MUNDO OBRERO, CON MISERICORDIA.


¡Bienvenido/bienvenida! al "blog" de la HOAC diocesana de Cádiz y Ceuta.


martes, 8 de diciembre de 2015

«8.- EL RIESGO DE DEJARNOS LLEVAR
POR UN CONSUMISMO ENTONTECEDOR»

(Claves del bienestar humano),
por José Antonio Hernández Guerrero



Aunque es cierto que, para estar bien y para sentirnos mejor, es necesario que tengamos cubiertas algunas necesidades materiales personales como la comida saludable, la bebida sana, unos vestidos limpios, una vivienda digna, un empleo estable, el acceso a la salud y a la educación, también es verdad que, estos bienes imprescindibles no son suficientes para lograr el bienestar humano. Hemos de tener en cuenta también el bienestar familiar, el bienestar laboral, el bienestar social y el bienestar espiritual, esos estados satisfactorios que logramos mediante el contacto interpersonal y a través del establecimiento de relaciones humanas gratificantes gracias a uso de los lenguajes, de los intercambios de bienes y, en resumen, mediante la convivencia en paz y la colaboración productiva.


Pese a que el bienestar es, en su mayor parte, subjetivo, los factores externos son también determinantes y pueden facilitar o impedir las satisfacciones personales. A veces el ambiente que se crea mediante las cordiales relaciones de los miembros de una familia modesta o la atmósfera de la comunicación que se genera en una ciudad con renta per capita relativamente baja, favorece un sentimiento de bienestar más intenso que el de las poblaciones consideradas ricas. La socióloga María Ángeles Durán subraya que las encuestas realizadas en distintos países de la Unión Europea muestran cómo el sentimiento de bienestar en los países con mayor renta per cápita -como Alemania- no es mayor que el de los de menor riqueza -como España-.


Pero hemos de tener en cuenta que ese bienestar social a veces es entendido como un consumismo “entontecedor” que, potenciado por la permanente influencia de los medios de comunicación social, nos conduce a la pasividad, al conformismo y a la aceptación de que las apariencias valen más que la realidad, de que tener importa más que ser, que los valores morales carecen de sentido y que, anulando nuestra capacidad crítica, aceptemos, por ejemplo, que la desigualdad y la acumulación de recursos en escasas manos son los motores indispensables del crecimiento.




José Antonio Hernández Guerrero, reflexiona, semanalmente en nuestro “blog”, sobre las Claves del bienestar humano el sentido de la dignidad humana y el nuevo humanismo.
7.- «CONTAR Y RECONTAR LAS EXPERIENCIAS POSITIVAS DE LA VIDA»
(Claves del bienestar humano)





CONVIVENCIA DE NAVIDAD DE LA HOAC:
DOMINGO, 13 DE DICIEMBRE DE 2015.
EN SAN FERNANDO (CÁDIZ)
PARROQUIA DE SAN SERVANDO Y SAN GERMÁN.
BARRIADA DE LA ARDILA.
«¡SE HIZO CARNE Y HABITÓ ENTRE NOSOTROS!»


Iglesia en el Mundo Obrero y
Mundo Obrero en la Iglesia

DIÓCESIS DE CÁDIZ Y CEUTA

CONVIVENCIA DE NAVIDAD
H.O.A.C. de CÁDIZ Y CEUTA

¡¡Hoy nos ha nacido un Salvador:
el Mesías, el Señor!! (Lc. 2,11)

 

ACOGE, ABRAZA, CUIDA, ACOMPAÑA...!
LA VIDA DEL MUNDO OBRERO,
CON MISERICORDIA.


La HOAC diocesana de Cádiz y Ceuta
te invita a la Convivencia de Navidad,
que se celebrará el próximo domingo 13 de diciembre
en la Parroquia de San Servando y San Germán de San Fernando,
donde ejerce como párroco nuestro amigo
y consiliario Eugenio Díaz Melero.

Comenzará a las 11,00 horas con la Eucaristía dominical,
para quienes nos quieran o puedan acompañar,
e incluirá una comida compartida (un "arroz comunitario".
No obstante, quien pueda, que lleve alguna cosita
para compartir como aperitivo o postre).


El objetivo no es otro que prepararnos para vivir
la Navidad con los empobrecidos del mundo obrero,
celebrar la encarnación de Jesús con los de abajo,
y potenciar el sentido con el que hemos de vivir
tan feliz acontecimiento.

  • Os pedimos también, que si alguien se da maña
    con algún instrumento
    (guitarra, castañuelas, zambomba, almirez,
    botella de anís, pandereta,...)
    lo traiga a tan feliz evento para el rato
    de convivencia y confraternización.

    Os esperamos.

    ¡Ojalá seamos tanta gente, que no quepamos!
    La ocasión lo merece.

      El Presidente diocesano de la HOAC
      José Manuel Carrascosa Freire




CONVIVENCIA DE NAVIDAD

DÍA: Domingo,
13 de diciembre de 2015.

LUGAR: En San Fernando (Cádiz)

Parroquia de San Servando
y San Germán.

Barriada de La Ardila.
c/ Avda. Ponce de León, 10



PROGRAMA DE ACTIVIDADES:


10:45 h. Llegada y acogida.

11:00 h. Celebración de la Eucaristía
(con la comunidad Parroquial
de San Servando y San Germán).

12:30 h. Saludo de la Comisión Diocesana.
(Convivencia...).

14:00 h. Comida compartida.

16:00 h. , Amistad y confraternización.

17:30 h. Despedida.



¡¡Te invitamos a que participes con la HOAC!!

 
¡Te deseamos una Gozosa
y Solidaria Navidad y un Feliz Año 2016!

VIVAMOS LA NAVIDAD CON LOS EMPOBRECIDOS
DEL MUNDO OBRERO Y DEL TRABAJO



MISERICORDIOSA NAVIDAD 

Su Amor nos desarma,
y así, inermes, pobres y débiles,
nos hace capaces de acoger y cuidar,
de abrazar y acompañar.


 Seguramente sabemos, por repetido,
que Dios es quien primero nos acoge y abraza,
quien nos cuida y acompaña a lo largo de nuestra vida,
y que eso especialmente lo hace
con los empobrecidos del mundo obrero.
 
Esto no debería requerir para nosotros demasiada explicación.
 
Seguramente lo sabemos cuando nos deseamos feliz navidad.
 
Quizá nos la deseamos así, en minúsculas, porque nuestra esperanza
–así también, en minúsculas– no da para mucho más,
y nos supone mucho trajín y esfuerzo intentar hacerla mayúscula.
 
 
Pero se trata de ir más allá, y pasar de la cabeza al corazón.
 
La Navidad de Dios no se explica con la cabeza,
no se puede aceptar con razonamientos,
por elaborados que sean, ni se celebra de compra en compra
o envueltos en luces multicolores.
 
La Navidad de Dios, razonada, es irracional; no es razonable.
 
No pasa de ser una historia de pobres emigrantes
a los que la fatalidad envuelve en un viaje obligado
y lleno de penurias.
 
La fatalidad y la pobreza.
 
La misma historia y el mismo viaje
que podemos escuchar una y otra vez en las noticias,
y que nos cansamos de ver en los telediarios.
 
Algo que, por repetido,
quizá resulta cada vez más sórdidamente
incapaz de conmovernos.
 
 
Pero la Navidad de Dios hay que contemplarla con otros ojos;
los del corazón –decía el principito–, los de la misericordia,
que permiten contemplar lo importante.
 
Hay que pasarla por la miseria humana desde el corazón;
hay que hacerla navidad misericordiosa.
 
Hay que contemplarla y desearla hasta lo impensable.
 
Desearla con los sueños de liberación de los pobres,
de quienes siguen siendo capaces de soñar el sueño de Dios.
 
Hay que esperarla con desespero.
 
Con ese desespero del que solo saben los pobres,
los que no tienen dónde agarrarse,
si no es al sueño de justicia de Dios,
y a la compasiva solidaridad de la fraternidad
apenas entrevista que vamos tejiendo.
 
Hay que sentirla en carne propia, anunciada y vivida.
 
Hay que descubrirla en las vidas precarias
que pueblan las periferias de nuestros mundos particulares.
 
Allí, donde nos sigue costando llegar,
donde nos cuesta ir porque hace frío y es de noche.
 
Allí sigue naciendo Dios,
encarnado en el hijo de una familia obrera y pobre,
de una irrelevante aldea perdida del mundo.
 
Allí lo encontraremos.
 
Solo allí.
 
Si nos atrevemos a salir de nosotros,
a la intemperie y hacia la periferia,
y llegamos a encontrarnos con el Dios débil,
¡oh, sorpresa! nos acoge ¡él a nosotros!,
nos abraza contra su pecho ¡él a nosotros!,
nos cuida con ternura ¡él, necesitado, a nosotros!,
y nos acompaña durante toda la vida
para ver crecer en nosotros su sueño de humanidad.
 
Y, entonces, ese Amor nos desarma,
y así, inermes, pobres y débiles,
nos hace capaces de acoger y cuidar,
de abrazar y acompañar
como solo Él sabe hacerlo.
 
Dejémonos sorprender por el Amor de Dios en nuestra carne,
hagamos crecer su sueño de Misericordia y ternura en nuestras vidas,
y será Feliz Navidad, así, con mayúsculas.
 

Fernando Díaz Abajo @FernanDiazAbajo




FELICITACIÓN DE NAVIDAD
DE LA H.O.A.C. DIOCESANA
¡GOZOSA Y SOLIDARIA NAVIDAD!
Y UN ¡FELIZ AÑO 2016!

Querido amigo/a:

La HOAC de Cádiz y Ceuta,
te deseamos una ¡GOZOSA
Y SOLIDARIA NAVIDAD!
Y UN ¡FELIZ AÑO 2016!


Que el Señor te llene
de bendiciones
y te acompañe siempre,
en el compromiso de seguir
apostando por la misericordia,
la justicia y la paz.

Recibe junto a tu familia
toda nuestra cercanía,
nuestro abrazo fraternal y
nuestras más sinceras
felicitaciones.

LA HOAC DIOCESANA
DE CÁDIZ Y CEUTA


FOTOS DE LA CONVIVENCIA DE LA NAVIDAD
13 DE DICIEMBRE DE 2015