HOA DIOCESANA DE CÁDIZ Y CEUTA

[hoac.gif]










UNA MIRADA CRISTIANA DEL TRABAJO HUMANO Y EL BIEN COMÚN
¡ACOGE, ABRAZA, CUIDA, ACOMPAÑA...!
LA VIDA DEL MUNDO OBRERO, CON MISERICORDIA Y COMPASIÓN.


¡Bienvenido/bienvenida! al "blog" de la HOAC diocesana de Cádiz y Ceuta.


jueves, 28 de marzo de 2019

VIAJAR A NUESTRO INTERIOR PARA RELACIONARNOS CON LOS OTROS, por José Antonio Hernández Guerrero




Viajar a nuestro interior para relacionarnos con los otros.



Para aproximarnos a los otros, para respetarlos, para comprenderlos y para amarlos, es inevitable que emprendamos el camino hacia nuestro interior personal. Hemos de reconocer que, a pesar de que físicamente estamos cerca de nuestros vecinos y de nuestros conciudadanos, es frecuente que nos sintamos tan alejados de ellos que, en ocasiones, algunas de esas personas próximas nos resulten extrañas e, incluso, invisibles.


Peter Hannan, sacerdote jesuita, con el fin de ayudarnos a recorrer ese camino de aproximación, nos ofrece en este libro unas nítidas pautas que nos orientan en la difícil tarea de penetrar en la intimidad de nuestro espíritu. Delinea unas rutas que, hábilmente recorridas mediante el autoconocimiento, facilitan el acceso al mundo que nos rodea y el acercamiento a las personas con las que convivimos. El autor parte del supuesto de que todos, en algún periodo de nuestra vida, experimentamos la urgencia de encontrar algo más de lo que la rutina nos ofrece y que, para lograrlo, es indispensable proporcionar un lugar prioritario al mundo interior o del espíritu. Es allí donde podemos establecer relaciones saludables y gratificantes con nosotros mismos, con las personas significativas de nuestras vidas, con otros, con los objetos que nos rodean y con los episodios que protagonizamos.


El libro está articulado en seis partes: en la primera, en la que considera las exigencias previas, examina ese deseo de realizar el sueño, a veces dormido, de ser y de hacer algo más; en el segundo, analiza la bondad esencial de los otros y la exigencia de apreciar sus dones y de preocuparnos por su bienestar; en el tercero, considera cómo el mundo exterior puede dominar el mundo interior; en el cuarto, examina la naturaleza del ocio como el espacio que creamos para cultivar las relaciones de nuestro mundo interior, y, en los siguientes examina detalladamente las diferentes fases del viaje interior.


Pero, teniendo en cuenta que los objetivos que el autor propone son concretos y prácticos, en mi opinión la aportación más valiosa de esta obra es la serie de ejercicios que propone al final de cada capítulo. En ellos explica, de forma detallada y clara, la manera de obtener un conocimiento experimental e interno, genuino y necesario de nuestro mundo personal: la adquisición de esa sabiduría que “se deriva tanto del corazón como de la cabeza, de los sentidos como del lado intuitivo de nosotros mismos”. Se refiere, por lo tanto al conocimiento que, en última instancia, brota del amor que recibimos de los otros y que damos a los otros: “la mayor obra de arte que se nos ha encargado y no hay otra que le sobrepase en importancia y belleza”.



José Antonio Hernández Guerrero, reflexiona, semanalmente en nuestro “blog”, sobre las Claves del bienestar humano el sentido de la dignidad humana y el nuevo humanismo. Actualmente, nos envía también una reseña semanal sobre libros de pensamiento cristiano, evangelización, catequesis y teología. Con la intención, de informar, de manera clara y sencilla, de temas y de pensamientos actuales, que gustosamente publicamos en nuestro “blog”.


[Peter Hannan
«Tú me sondeas».
Un viaje hacia la realización humana
Madrid. Narcea]


ORAR EN EL MUNDO OBRERO: «CUARTO DOMINGO DE CUARESMA» CICLO “C” (31 DE MARZO DE 2019)


4º Domingo de Cuaresma (31 marzo)

28 MARZO 2019 | POR 
En lo más profundo de su ser divino, Dios es Amor. Y ama a sus criaturas humanas de una manera exagerada, siempre dispuesto a perdonar y a olvidar… si la criatura quiere (Rovirosa OC, T.II, 221).



Es necesario pensar que todos nosotros
somos un ejército de perdonados.
Todos nosotros hemos sido
mirados con compasión divina.
(Gaudete et Exsultate, 82)

Realmente somos,
como dice el papa,
un ejército de perdonados,
por ese Dios
siempre dispuesto
a perdonar y olvidar.

Para poder acoger su perdón,
haz presente a aquellos
que esperan el tuyo,
y a aquellos a quienes
debes pedirles perdón.

Recuerda los momentos
en que se ha roto la comunión,
en casa, entre los vecinos
o compañeros de trabajo,
en el equipo, en la asociación
o el barrio, en el sindicato
o en tu parroquia…

¿Hacia quienes
te has de encaminar
para restaurar
la fraternidad
y empezar de cero?


San Lucas 15,1-3.11-32:
«Este hermano tuyo
estaba muerto
y ha revivido».


Para mi proyecto de vida:

Pide al Señor el don de acoger la reconciliación que reconstruye tu vida,
y te pone de nuevo de vuelta a casa del Padre, a la tarea de la fraternidad.

■ Accede a más oraciones aquí.
■ También en Issuu


Compártelo en redes y entre tus contactos: