HOA DIOCESANA DE CÁDIZ Y CEUTA

[hoac.gif]










UNA MIRADA CRISTIANA DEL TRABAJO HUMANO Y EL BIEN COMÚN
¡ACOGE, ABRAZA, CUIDA, ACOMPAÑA...!
LA VIDA DEL MUNDO OBRERO, CON MISERICORDIA Y COMPASIÓN.


¡Bienvenido/bienvenida! al "blog" de la HOAC diocesana de Cádiz y Ceuta.


martes, 31 de marzo de 2015

ORAR EN EL MUNDO OBRERO:
«EL SEPULCRO VACÍO»
DOMINGO DE RESURRECCIÓN
(5 de abril de 2015) Ciclo “B”


VER: la Resurrección de la economía española 

La crisis ya ha pasado, ¡aleluya!

El anuncio de que el PIB
ha crecido por primera vez desde 2008,
concretamente un 1,4%,
ha cuadrado muy bien
con la idea fuerza del Gobierno
en el inicio de este año (2015) electoral:
los “esfuerzos”
están dando resultados
para salir de la crisis,
todo volverá a ser como antes.
 

 
ORAR EN EL MUNDO OBRERO
Ciclo “B”  (2014-2015)
«EL SEPULCRO VACÍO»
 
DOMINGO DE RESURRECCIÓN
(5 de abril de 2015)
 
«Al matar a Jesús,
han pretendido suprimir
la presencia de Dios en los pobres,
Presencia divina
que ya habían
expulsado de su Templo
al convertirlo en una
“casa de negocios”.
Desde el domingo de resurrección,
la muerte, vencida por Jesús,
amenaza sin remedio
la institución que lo condenó».
 
 
 


----------------------------------------------------------------------------------
05 de abril de 2015
Domingo de Pascua de la
Resurrección del Señor (B)




 

Éste es el día en que actuó el Señor, la solemnidad de las solemnidades y nuestra Pascua: la Resurrección de nuestro Salvador Jesucristo según la carne. (elog. del Martirologio Romano).

Lectura del libro de los Hechos de los apóstoles 10, 34a. 37-43
Hemos comido y bebido con él después de su resurrección.

Salmo 117, 1-2. 16ab-17. 22-23(R.: 24)
Éste es el día en que actuó el Señor:
sea nuestra alegría y nuestro gozo.


Lectura de la carta del apóstol san Pablo a los Colosenses 3, 1-4
Buscad los bienes de allá arriba, donde está Cristo.

O bien

Lectura de la primera carta del apóstol san Pablo a los Corintios 5, 6b-8
Quitad la levadura vieja para ser una masa nueva.

Lectura del santo evangelio según san Juan 20, 1-9
Él había de resucitar de entre los muertos.

Cristo ha resucitado, resucitemos con él.

La Resurrección de Cristo es el centro de la vida cristiana
y el fundamento de nuestra fe.
El sepulcro vacío es anuncio del ministerio de la Resurrección (EV.)
y se convierte para los apóstoles en una verdad absoluta
que anuncian con firmeza (1 lect.).
Es el gran misterio y el anuncio que envuelve
la vida del discípulo de Cristo (2 lect.).

 ----------------------------------------------------------------------------------
04 de abril de 2015
Sábado Santo
Vigilia Pascual (B)

Según una antiquísima tradición, ésta es una noche de vela
en honor del Señor, y la Vigilia que tiene lugar en la misma,
conmemorando la Noche Santa en la que el Señor resucitó,
ha de considerarse como "la madre de todas las Santas Vigilias"
(san Agustín). 
Durante la Vigilia, la Iglesia espera la Resurrección del Señor
y la celebra con los sacramentos de la iniciación cristiana (CO, 332).

Los fieles, tal como lo recomienda el Evangelio (Lc 12, 35-48),
deben asemejarse a los criados que con las lámparas encendidas
en sus manos esperan el retorno de tu Señor, para que, cuando llegue,
los encuentra en vela y los invite a sentarse a su mesa. 

Esta vigilia es figura de la Pascua auténtica de Cristo,
de la noche de la verdadera liberación, en la cual,
"rotas las cadenas de la muerte,
Cristo asciende victorioso del abismo"
(Pregón Pascual).

Lectura del libro del Génesis 1,1-2,2
Vio Dios todo lo que había hecho; y era muy bueno.

Salmo 103, 1-2a. 5-6. 10 y 12. 13-14. 24 y 35c
Envía tu espíritu, Señor, y repuebla la faz de la tierra.

O bien

Salmo 32, 4-5. 6-7. 12-13. 20 y 22
La misericordia del Señor llena la tierra.

Lectura del libro del Génesis 22, 1-18
El sacrificio de Abrahán, nuestro padre en la fe.

Salmo 15, 5 y 8. 9-10. 11 (R. 1)
Protégeme, Dios mío, que me refugio en ti.

Lectura del libro del Éxodo 14, 15-15, 1
Los israelitas en medio del mar a pie enjuto.

Salmo Éxodo 15, 1-2. 3-4. 5-6. 17-18 (R. 1a)
Cantaré al Señor, sublime es su victoria.

Lectura del libro de Isaías 54, 5-14
Con misericordia eterna te quiere el Señor, tu redentor.

Salmo 29, 1-3. 4-5. 10-12. (R. 1a)
Te ensalzaré, Señor, porque me has librado.

Lectura del libro de Isaías 55, 1-11
Venid a mí, y viviréis; sellaré con vosotros alianza perpetua.

Salmo Isaías: 12, 2-3. 4. 5-6 (R. 3)
Sacaréis aguas con gozo. de las fuentes de la salvación.

Lectura del libro de Baruc 3, 9-15. 32-4, 4
Caminad a la claridad del resplandor del Señor.

Salmo 18, 7. 8. 9. 10 (R. Jn 6,68)
Señor, tú tienes palabras de vida eterna.

Lectura de la profecía de Ezequiel 36, 16-28
Derramaré sobre vosotros un agua pura, y os daré un corazón nuevo.

Salmo 41, 2. 4 b-c y 42, 3. 4 (R. 41, 1)
Como busca la cierva corrientes de agua, así mi alma te busca a ti, Dios mío.

O bien

Salmo 50, 10-11. 12-13. 16-17 (R. 50,10a)
Oh Dios, crea en mí un corazón puro.

Lectura de la carta del apóstol san Pablo a los Romanos 6, 3-11
Cristo, una vez resucitado de entre los muertos, ya no muere más.

Salmo 117, 1-2. 16-17. 22-23
Aleluya, aleluya, aleluya.

Lectura del santo evangelio según san Marcos 16, 1-7
Jesús el Nazareno, el crucificado, ha resucitado.

Noche de vela en espera de la Resurrección de Cristo.
Esta noche es noche de estar en vela
con las lámparas encendidas
en espera del Señor.
Es la noche de las noches.
Es la Vigilia de las vigilias.
La Vigilia Pascual es muy rica en signos y símbolos
y la Iglesia quiere expresar con toda su riqueza
la gran solemnidad que celebramos:
la Resurrección del Señor,
el paso de las tinieblas a la luz,
el paso de la muerte a la vida.

----------------------------------------------------------------------------------
 
-------------------------------------------------------------------
03 de abril de 2015
Viernes Santo
Celebración de la Pasión del Señor (B)

En este día, en que "ha sido inmolada nuestra Víctima Pascual: Cristo (1 Cor 5, 7), lo que por largo tiempo había sido prometido en misteriosa prefiguración se ha cumplido con plena eficacia: el cordero verdadero sustituye a la oveja que lo anunciaba, y con el único sacrificio se termina la diversidad de la víctimas antiguas" (cf. san León Magno).

En efecto, "esta obra de la Redención humana y la perfecta glorificación de Dios, preparada antes por las maravillas que Dios obró en el pueblo de la Antigua Alianza, Cristo, el Señor, lo realizó principalmente por el Misterio Pascual de su bienaventurada Pasión, Resurrección de entre los muertos y gloriosa Ascensión. Por este misterio, muriendo, destruyo nuestra muerte, y resucitando, restauró nuestra vida. Pues el costado de Cristo dormido en la cruz nació el sacramento admirable de la Iglesia entera" (SC, 5).

La Iglesia, meditando sobre la Pasión de su Señor y Esposo y adorando la Cruz, conmemora su propio nacimiento y su misión de extender a toda la humanidad sus fecundos efectos, que hoy celebra, dando gracias por tan inefable don, e intercede por la salvación de todo el mundo (CO, 312).

Viernes Santo Celebración de la Pasión del Señor (B)
Él fue traspasado por nuestras rebeliones.

Salmo 30, 2 y 6. 12-13. 15-16. 17 y 25 (R.: Lc 23, 46)
Padre, a tus manos encomiendo mi espíritu.

Lectura de la carta de San Pablo a los Hebreos 4, 14-16; 5, 7-9
Aprendió a obedecer y se ha convertido para todos los que le obedecen en autor de salvación.

Pasión de nuestro Señor Jesucristo según san Juan 18, 1-19,42
Pasión de nuestro Señor Jesucristo.


Jesús Muere en la Cruz. El Siervo de Yahvé sufre en lugar del pueblo, justifica a muchos cargando los crímenes del pueblo y es exaltado (1 lect.). Cristo es el Siervo de Yahvé. Jesús sufre la muerte para salvar a todos. El Evangelio narra la pasión (Ev.). Cristo, obedeciendo plenamente al Padre, se convierte en causa de salvación para todos los que obedecen (2 lect.). Rezamos hoy con el salmista: "Suba mi oración como incienso en tu presencia al alzar de mis manos como ofrenda de la tarde" (Sal 140, 2) Jesús estando en la cruz eleva sus manos al Padre como oración y ofrenda de la tarde. Ora por la humanidad pecadora y ofrece su vida para su salvación.
   

----------------------------------------------------------------------------------


02 de abril de 2015
Jueves Santo
en la Cena del Señor (B)


Con la Misa que tiene lugar en las horas vespertinas del Jueves de la Semana Santa, la Iglesia comienza el Triduo Pascual y evoca aquella cena en la cual el Señor Jesús, en la noche en que iba a ser entregado, habiendo amado hasta el extremo a los suyos que estaban en el mundo, ofreció a Dios Padre su Cuerpo y su Sangre bajo las especies del pan y del vino y los entregó a los apóstoles para que los sumiesen, mandándoles que ellos y sus sucesores en el sacerdocio también lo ofreciesen (CO, 297.)

Toda la atención del espíritu debe centrarse en los misterios que se recuerdan en la Misa: es decir, la institución de la Eucaristía, la institución del Orden sacerdotal y el mandamiento del Señor sobre la caridad fraterna. Son éstos los puntos que conviene recordar a los fieles en la homilía, para que tan grandes misterios puedan penetrar más profundamente en su piedad y los vivan intensamente en sus costumbres y en su vida.

Lectura del libro del Éxodo 12, 1-8. 11-14
Prescripciones sobre la cena pascual.

Salmo 115, 12-13. 15-16bc. 17-18 (R.: cf. ICo 10, 16)
El cáliz de la bendición es comunión con la sangre de Cristo.

Lectura de la primera carta del apóstol san Pablo a los Corintios 11, 23-26
Cada vez que coméis y bebéis, proclamáis la muerte del Señor.

Lectura del santo evangelio según san Juan 13, 1-15
Los amó hasta el extremo.


Misterio de amor y de servicio. El Señor pasará esta noche por la tierra de Egipto. Este día para Israel será memorable (1 lect.). Jesús pasa de este mundo al Padre habiendo amado a los suyos hasta el extremo (Ev.). Pablo recuerda a los corintios la institución de la Eucaristía, la nueva Pascua cristiana (2 lect.).


Las oraciones semanales y el material de la HOAC
lo podéis encontrar archivado en:
http://issuu.com/hoac/docs



viernes, 27 de marzo de 2015

ORAR EN EL MUNDO OBRERO:
«LA PASIÓN» DOMINGO DE RAMOS
(29 de marzo de 2015) Ciclo “B”


VER: RUTA DE LOS RECORTES SOCIALES
(celebrada el 17/3/2015)
 

Una iniciativa que busca mostrar
“el despilfarro de dinero público
del que han hecho gala
las administraciones públicas…
 



Dibujos de Cerezo

 

ORAR EN EL MUNDO OBRERO
Ciclo “B”  (2014-2015)
 

«LA PASIÓN»


DOMINGO DE RAMOS
(29 marzo 2015)

 

«El paseo en asno de Jesús
nos obliga a los cristianos
a deshacernos
de los baratos triunfalismos
que se nos pegan;
nos obliga a la autocrítica:
¿estamos dispuestos a la reforma
de las instituciones eclesiales y sociales,
siendo verdaderos discípulos de Jesús,
siguiendo el camino que él recorrió,
hasta el final?».

 

 

 


 


 



----------------------------------------------------------------------------------
29 de marzo de 2015
Domingo de Ramos
en la Pasión del Señor (B)



Domingo de Ramos en la Pasión del Señor, cuando nuestro Señor Jesucristo, como indica la profecía de Zacarías, entró en Jerusalén sentado sobre un pollino de borrica, y a su encuentro salió la multitud con ramos de olivos (elog. del Martirologio Romano).

PROCESIÓN

Lectura del santo evangelio según san Marcos 11, 1-10
Bendito el que viene en nombre del Señor.

O bien

Lectura del santo evangelio según san Juan 12, 12-16
Bendito el que viene en nombre del Señor.

MISA

Lectura del libro de Isaías 50, 4-7
No me tapé el rostro ante los ultrajes, sabiendo que no quedaría defraudado.

Salmo 21, 8-9. 17-18a. 19-20. 23-24 (R: 2a)
Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado?.

Lectura de la carta del apóstol san Pablo a los Filipenses 2 6-11
Se rebajó, por eso Dios lo levantó sobre todo.

Pasión de nuestro Señor Jesucristo según san Marcos 14, 1-15, 47
Pasión de nuestro Señor Jesucristo.

La vida del “Siervo”. El Domingo de Ramos es el pórtico de la Semana Santa. La liturgia de la bendición y de la procesión anticipa el triunfo de Cristo, el Rey pacífico y humilde que entra en la ciudad de Jerusalén aclamado mesiánicamente. El “Siervo” está siempre dispuesto a escuchar la palabra de Dios y a proclamarla en favor de los oprimidos a pesar de padecer él mismo la persecución (1 Lect.). Jesús, el Siervo, proclama su mensaje, es perseguido y muere en la cruz para liberar al hombre del pecado (Ev.). En la segunda lectura se proclama el himno en el que Pablo habla de la humillación y de la glorificación de Jesús sobre todo nombre (2 Lect.).



----------------------------------------------------------------------------------


02 de abril de 2015
Jueves Santo
en la Cena del Señor (B)


Con la Misa que tiene lugar en las horas vespertinas del Jueves de la Semana Santa, la Iglesia comienza el Triduo Pascual y evoca aquella cena en la cual el Señor Jesús, en la noche en que iba a ser entregado, habiendo amado hasta el extremo a los suyos que estaban en el mundo, ofreció a Dios Padre su Cuerpo y su Sangre bajo las especies del pan y del vino y los entregó a los apóstoles para que los sumiesen, mandándoles que ellos y sus sucesores en el sacerdocio también lo ofreciesen (CO, 297.)

Toda la atención del espíritu debe centrarse en los misterios que se recuerdan en la Misa: es decir, la institución de la Eucaristía, la institución del Orden sacerdotal y el mandamiento del Señor sobre la caridad fraterna. Son éstos los puntos que conviene recordar a los fieles en la homilía, para que tan grandes misterios puedan penetrar más profundamente en su piedad y los vivan intensamente en sus costumbres y en su vida.

Lectura del libro del Éxodo 12, 1-8. 11-14
Prescripciones sobre la cena pascual.

Salmo 115, 12-13. 15-16bc. 17-18 (R.: cf. ICo 10, 16)
El cáliz de la bendición es comunión con la sangre de Cristo.

Lectura de la primera carta del apóstol san Pablo a los Corintios 11, 23-26
Cada vez que coméis y bebéis, proclamáis la muerte del Señor.

Lectura del santo evangelio según san Juan 13, 1-15
Los amó hasta el extremo.


Misterio de amor y de servicio. El Señor pasará esta noche por la tierra de Egipto. Este día para Israel será memorable (1 lect.). Jesús pasa de este mundo al Padre habiendo amado a los suyos hasta el extremo (Ev.). Pablo recuerda a los corintios la institución de la Eucaristía, la nueva Pascua cristiana (2 lect.).

----------------------------------------------------------------------------------

 
03 de abril de 2015
Viernes Santo
Celebración de la Pasión del Señor (B)

En este día, en que "ha sido inmolada nuestra Víctima Pascual: Cristo (1 Cor 5, 7), lo que por largo tiempo había sido prometido en misteriosa prefiguración se ha cumplido con plena eficacia: el cordero verdadero sustituye a la oveja que lo anunciaba, y con el único sacrificio se termina la diversidad de la víctimas antiguas" (cf. san León Magno).

En efecto, "esta obra de la Redención humana y la perfecta glorificación de Dios, preparada antes por las maravillas que Dios obró en el pueblo de la Antigua Alianza, Cristo, el Señor, lo realizó principalmente por el Misterio Pascual de su bienaventurada Pasión, Resurrección de entre los muertos y gloriosa Ascensión. Por este misterio, muriendo, destruyo nuestra muerte, y resucitando, restauró nuestra vida. Pues el costado de Cristo dormido en la cruz nació el sacramento admirable de la Iglesia entera" (SC, 5).

La Iglesia, meditando sobre la Pasión de su Señor y Esposo y adorando la Cruz, conmemora su propio nacimiento y su misión de extender a toda la humanidad sus fecundos efectos, que hoy celebra, dando gracias por tan inefable don, e intercede por la salvación de todo el mundo (CO, 312).

Viernes Santo Celebración de la Pasión del Señor (B)
Él fue traspasado por nuestras rebeliones.

Salmo 30, 2 y 6. 12-13. 15-16. 17 y 25 (R.: Lc 23, 46)
Padre, a tus manos encomiendo mi espíritu.

Lectura de la carta de San Pablo a los Hebreos 4, 14-16; 5, 7-9
Aprendió a obedecer y se ha convertido para todos los que le obedecen en autor de salvación.

Pasión de nuestro Señor Jesucristo según san Juan 18, 1-19,42
Pasión de nuestro Señor Jesucristo.


Jesús Muere en la Cruz. El Siervo de Yahvé sufre en lugar del pueblo, justifica a muchos cargando los crímenes del pueblo y es exaltado (1 lect.). Cristo es el Siervo de Yahvé. Jesús sufre la muerte para salvar a todos. El Evangelio narra la pasión (Ev.). Cristo, obedeciendo plenamente al Padre, se convierte en causa de salvación para todos los que obedecen (2 lect.). Rezamos hoy con el salmista: "Suba mi oración como incienso en tu presencia al alzar de mis manos como ofrenda de la tarde" (Sal 140, 2) Jesús estando en la cruz eleva sus manos al Padre como oración y ofrenda de la tarde. Ora por la humanidad pecadora y ofrece su vida para su salvación.
 

Las oraciones semanales y el material de la HOAC
lo podéis encontrar archivado en:
http://issuu.com/hoac/docs


jueves, 26 de marzo de 2015

«39.- PERDÓN»
(Hacia un nuevo humanismo),
por José Antonio Hernández Guerrero



Partiendo del supuesto de que el perdón, entendido en su sentido más rico y más profundo, es una aportación específicamente cristiana y de que son muy diversas las maneras de expresarlo y múltiples las intensidades de vivirlo, hemos de reconocer que perdonar y ser perdonado son experiencias vitales muy hondas, que están dotadas de múltiples dimensiones vitales, no sólo religiosas individuales y colectivas, sino también antropológicas, psicológicas, sociológicas, jurídicas, políticas e, incluso, estéticas. Recordemos que esta palabra etimológicamente procede de “donar” y significa renunciar libre, generosa y gratuitamente a castigar un delito o una ofensa, a cobrar una deuda o a exigir una equivalencia.


Por muy petulantes o ingenuos que seamos, hemos de aceptar que, por el mero hecho de ser humanos, desde el nacimiento hasta la muerte, estamos cargados de limitaciones, de deudas y de culpas, y que, en consecuencia, pedir y conceder el perdón, más que rebajamiento, es una necesidad y una grandeza. Todos –por muy íntegros que nos creamos– para vivir en paz con nosotros mismos y con los demás, necesitamos continuamente perdonar y ser perdonados.


La experiencia del perdón fortalece la convicción de que no estamos de más en medio de este mundo, de que podemos ser algo y alguien, de que no somos simplemente tolerados y, sobre todo, de que este sentimiento, si es sincero, nos eleva para que seamos nosotros mismos y para que, incluso, se amplíe nuestra capacidad y nuestra libertad de hacer críticas y autocríticas. Cuando la experiencia del perdón es creativa, se instauran nuevas relaciones interhumanas y se crean inéditos lazos interpersonales que, incluso, pueden dar origen a una amistad más profunda, a una colaboración más eficaz y, en consecuencia, a una nueva vida. Perdonar y ser perdonados, efectivamente, es asumir la apuesta y el riesgo de rememorar el pasado asumiéndolo, y de encontrarnos con el otro adoptando una actitud positiva, por encima de la culpabilidad que –justa o injustamente– le atribuimos.


José Antonio Hernández Guerrero, reflexiona, semanalmente en nuestro “blog”, sobre el sentido de la dignidad humana y el nuevo humanismo.
38.- «EL VIERNES DE “COM-PASIÓN”, OTRA LLAMADA A LA COMUNICACIÓN HUMANA»
(Hacia un nuevo humanismo)





martes, 24 de marzo de 2015

FRASE DE LA DOCTRINA SOCIAL DE LA IGLESIA, MARZO 2015 (2)


UN FARO ANTE LA CRISIS


DOCTRINA SOCIAL DE LA IGLESIA


«Los pobres son, en muchos casos, el resultado de la violación del trabajo humano, bien porque se limitan sus posibilidades (desocupación, subocupación), bien porque se devalúan los derechos que fluyen de él, especialmente el derecho al justo salario, a la seguridad de la persona del trabajo y su familia».
(Benedicto XVI CV,63)


MARZO 2015 (2)


Publicamos un texto breve de la Doctrina Social de la Iglesia.
Lo tenéis disponible en DOCTRINA SOCIAL DE LA IGLESIA,


Se trata de una acción sencilla y concreta, con el objetivo de darla a conocer.

Queremos ayudar a hacer una lectura creyente en la situación de crisis y recortes sociales que perduran largos años.

Los valores cristianos aplicados a la realidad social por la Doctrina Social de la Iglesia,
ofrecen principios orientadores que muestran un proyecto de persona y de sociedad diferente del que nos muestra “la crisis”.

Así que cada mes publicaremos un texto breve, seleccionado de entre los documentos de la DSI.
También estará disponible en la http://dpt.archimadrid.es, sección NOTICIAS, web de la Delegación de Pastoral del Trabajo.



jueves, 19 de marzo de 2015

«38.- EL VIERNES DE “COM-PASIÓN”, OTRA LLAMADA A LA COMUNICACIÓN HUMANA»
(Hacia un nuevo humanismo),
por José Antonio Hernández Guerrero




Hemos de partir del supuesto de que la “compasión” –la sintonía con los sufrimientos de los otros- es la expresión suprema de la fecundidad del misterio de la comunicación cristiana. El modelo, naturalmente, es María, la Virgen de los Dolores, la Madre Dolorosa que acompañó y compartió cada uno de los dolores y de los sufrimientos de Jesús de Nazaret, su hijo.


Si Benedicto XVI nos explicó cómo “la cultura cristiana del encuentro con una Persona” nos proporciona un nuevo horizonte y, con ello, una orientación nueva y decisiva a la vida humana, el Papa Francisco nos ha repetido hasta la saciedad que la comunicación del bien, de la verdad, de la belleza, del trabajo, del ocio, de los bienes, del dolor y del sufrimiento –de la vida y de la muerte- es la manera indispensable para que se arraiguen y se desarrollen estos valores fundamentales del crecimiento humano individual, familiar y social.


Él mismo nos recuerda cómo, en la reunión de la Conferencia General del Episcopado Latinoamericano y del Caribe de Aparecida (2007), se concluyó que quien quiera vivir con dignidad y con plenitud no tiene otro camino más que reconocer al otro y buscar su bien porque


Una vida se acrecienta dándola y se debilita en el aislamiento y en comodidad. De hecho, los que más disfrutan de la vida son los que dejan la seguridad de la orilla y se apasionan en la misión de comunicar vida a los demás.


Estas afirmaciones nos ayudan a descubrir y a comprender esa ley profunda de la realidad humana que sirve –que debería servir- para construir un nuevo humanismo que proclame cómo la vida se alcanza y se madura en la medida en la que se entrega para dar vida a los otros.


En mi opinión, la conversión a la que nos invita la celebración del Viernes de Pasión –El Viernes de Dolores-, como introducción a la Semana Santa que prepara y que desemboca en el Domingo de Resurrección, nos conduce –nos debería conducir- a establecer unos cauces más anchos de comunicación, de comunión fraterna, y nos impulsa –nos debería impulsar- para que adquiramos conciencia de que, sólo acompañando a los que llevan una cruz más pesada que la nuestra, acompañamos, como María, a Jesús de Nazaret.


José Antonio Hernández Guerrero, reflexiona, semanalmente en nuestro “blog”, sobre el sentido de la dignidad humana y el nuevo humanismo.
37.- «LAS GUERRAS»
(Hacia un nuevo humanismo)





miércoles, 18 de marzo de 2015

ORAR EN EL MUNDO OBRERO:
«SI EL GRANO DE TRIGO NO MUERE»
DOMINGO V DE CUARESMA
(22 de marzo de 2015) Ciclo “B”


VER: EL FRUTO DEL TRIGO ENTERRADO… 

“El campesino, con dolor,
enterró el poco trigo
que le quedaba.
 

Aquella noche,
la mujer, le dijo:

No queda harina,
así que no enciendas
el horno…
 

A la semana siguiente, …



 


Dibujos de Cerezo

 

ORAR EN EL MUNDO OBRERO

Ciclo “B”  (2014-2015)

«SI EL GRANO DE TRIGO NO MUERE» 

(22 de marzo de 2015) 

DOMINGO V DE CUARESMA


«“Queremos ver a Jesús”. 
Pero, ¿queremos verle,
para seguirle
allí donde Él está,
entre los empobrecidos,
o verle de lejos,
sin emoción
y sin compromiso?
 
¡Cuántas cosas
podría hacer
en nuestra vida,
si le dejáramos!».



22 de marzo de 2015
5º domingo de Cuaresma (B)




Lectura del profeta Jeremías 31,31-34
Haré una alianza nueva, y no recordaré sus pecados.

Salmo 50, 3-4. 12-13. 14-15
Oh Dios, crea en mí un corazón puro.

Lectura de la carta a los Hebreos 5,7-9
Aprendió, sufriendo, a obedecer,
y se ha convertido en autor de salvación eterna.


Lectura del santo evangelio según san Juan 12,20-33
Si el grano de trigo cae en tierra y muere, da mucho fruto.

La muerte, principio de vida.
Hoy las lecturas se centran en la nueva Alianza fundamentada
en el misterio de Cristo, muerto y resucitado.
Jeremías anuncia una nueva Alianza entre Dios y el pueblo;
alianza escrita en el corazón y no en tablas de piedra (1 Lect.).
Jesús instaura la nueva Alianza que está fundamentada
en su misterio pascual, simbolizada en el grano de trigo.
La nueva Alianza exige muerte y vida, y pide amor y servicio (Ev ).
Cristo, sufriendo, se convierte en el autor de la salvación (2 Lect.).

Las oraciones semanales y el material de la HOAC
lo podéis encontrar archivado en:
http://issuu.com/hoac/docs


ANTONIO DORADO, UN OBISPO RENOVADOR,
AMIGO Y SERVIDOR DE TODOS,
por José Antonio Hernández Guerrero


ANTONIO DORADO SOTO
(fallece el 17 de marzo de 2015)

Aprovecho la oportunidad del funeral que esta tarde se celebra por el Obispo Antonio Dorado para evocar las abundantes vivencias que de él seguimos guardando los numerosos amigos que aquí dejó y que, durante mucho tiempo, lo seguiremos recordando. Me permito dejar constancia de la elevada altura de su talla intelectual, la lucidez de su agudeza crítica y el rigor de sus profundas reflexiones, unos rasgos humanos que avalaron la eficacia de su liderazgo moral propiciado, de manera especial, por su notable capacidad de escucha atenta, por su cercanía humana y por su permanente disposición para favorecer un diálogo amistoso y abierto incluso con los que pensaban de maneras diferentes.


Si su profundo respeto a las personas no le impidieron ser valiente en la denuncia de las actitudes antievangélicas y de los comportamientos insolidarios, gracias al ejercicio de su misión de “pontífice” -constructor de puentes, hombre de concordia y promotor de encuentros- desarrolló la función de conciencia crítica de la sociedad con la misma eficacia con la que se ofrecía como instrumento eficaz de reconciliación.


Con realismo y con llaneza, Antonio Dorado fue siempre con la verdad por delante. En directa y en permanente referencia a los valores evangélicos, su palabra elocuente puso de manifiesto su sentida preocupación por los sufrimientos personales y por los problemas sociales. Su ministerio constituyó una eficaz llamada al compromiso temporal y a la trascendencia sobrenatural. Su discurso vital -sin necesidad de emplear cajas de resonancia- estuvo pautado por los principios evangélicos y por los criterios eclesiales. Desdeñoso con la vulgaridad y con la frivolidad, su acción pastoral –prueba transparente de su fidelidad a Cristo y de su servicio al hombre actual– fue una clara opción por los más necesitados, por los pobres y por los marginados avalada por su estricta austeridad.


Su ministerio describió un fecundo itinerario de generosidad que se tradujo en una amistad fraterna con los sacerdotes –con todos los sacerdotes–, en una disponibilidad sin límites para responder a los fieles –a todos los fieles– y en una escucha atenta a los no creyentes –a todos los no creyentes–: mostró, en todo momento, una extraordinaria capacidad de adaptación a las exigencias actuales de la evangelización. Sus palabras, discretas y oportunas, se asentaron sobre la base sólida de conocimientos teológicos y se alimentaron de las sustancias que le proporcionaban una prolongada reflexión y una profunda oración. Hijo de la Iglesia del Vaticano II, promovió la renovación eclesial y cumplió la función de anunciar a Jesús de Nazaret, de explicar sus palabras y de hacer patente su misericordia y su perdón. Su amplia preparación cultural y su rigurosa actualización teológica le permitieron adecuar las respuestas pastorales a los nuevos retos de la sociedad y a las demandas del hombre de hoy. Su generosidad –que adoptó la forma de delicadeza exquisita y de fina elegancia espiritual– era la expresión transparente de su profunda armonía interior, del equilibrio entre su bondad y su virtud, entre su seriedad y su alegría, entre su sentido evangélico y su compromiso temporal, entre su riqueza espiritual y su pobreza material.



Su sensibilidad intensa y exquisita, su actitud acompasada y serena, sus ideas rigurosas y renovadoras, su sagacidad y su capacidad de discernimiento constituyeron unas palancas espirituales poderosas que, apoyadas en el Evangelio, sostenían y elevaban las vidas de muchos creyentes. Sus palabras, sus actitudes y sus comportamientos alumbraron un talante episcopal renovador que, aunque a veces sorprendiera, constituía un precedente de las actuales actitudes y de los sencillos gestos del Papa Francisco. Le agradecemos, querido don Antonio, su nobleza, su rectitud y sus generosos gestos de amistad. Gracias por su cordial compañía.






«ANTONIO DORADO SOTO»
fallece el 17 de marzo de 2015)


Sin caer en sensiblerías baratas, hemos de confesar que la noticia del fallecimiento de Don Antonio Dorado Soto nos ha producido en la Diócesis de Cádiz y Ceuta una honda pena. En estos momentos somos muchos los que sentimos la amarga sensación de una pérdida y, sobre todo, los que se nos avivan y profundizan los sentimientos más auténticos de admiración, gratitud y amistad. A lo largo de los veinte años intensos que entregó a Cádiz, su trabajo pastoral produjo un impacto profundo debido a ese talante humano, a esas actitudes sacerdotales y a esos comportamientos episcopales que despertaron en muchos creyentes cariño, admiración y respeto. Su ministerio, exigente y fatigoso, ha sido una continua referencia a los valores religiosos y una eficaz llamada al compromiso temporal y a la trascendencia sobrenatural.


Don Antonio Dorado Soto nos explicó una lección de Ética, más que con palabras, con su ejemplar testimonio de disponibilidad, de trabajo y de austeridad. Sus comportamientos -sencillos, sobrios y comprensivos- nos transmitieron un claro mensaje de humanidad. Y es que, entendiendo las situaciones concretas de cada una de las personas, aguardaba pacientemente la maduración de los proyectos pastorales y, esperanzado, confiaba en la fecundidad de los esfuerzos humanos. Fue claro en la exposición doctrinal y firme en la aplicación de los principios evangélicos. Sus esfuerzos por dar una explicación global y coherente a la vida humana representaron una aportación valiosa al desarrollo espiritual, cultural y social de la Diócesis porque anunciaba el Evangelio sin agresividad alentando la religiosidad popular y exponiendo con claridad las exigencias éticas y sociales derivadas de la dignidad de la persona y denunciando con serenidad las situaciones injustas. Sin insolencia ni miedo, ha cuestionó las conductas incoheren¬tes y descubrió el gran vacío de una sociedad que, en gran parte atrofiada y empobrecida, estaba entregada a un consumismo insaciable. Su mente lúcida y su palabra rigurosa y oportuna -sus silencios discretos y prudentes- nos revelaron el alto nivel de su calidad humana, de su sensibilidad cristiana y de su compromiso sacerdotal. Y es que, don Antonio Dorado Soto ha sido obispo sin dejar de ser sacerdote, cristiano, hermano y amigo. Por eso nos inspiró un profundo respeto, porque siempre supo respetar a todos, alentando la fe en Dios, creyendo en los hombres y ganó la confianza confiando en los demás. Que descanse en paz.



OTROS ENLACES:

http://odisur.es/index.php?option=com_k2&view=item&id=26583:fallece-mons-d-antonio-dorado-soto-obispo-em%C3%A9rito-de-m%C3%A1laga

http://www.obispadodecadizyceuta.org/noticia/fallece-mons-d-antonio-dorado-soto

http://www.diocesismalaga.es/pagina-de-inicio/2014043810/el-funeral-por-d-antonio-dorado-soto-sera-a-las-1300-h-en-la-catedral/

http://tudiocesis.com/2015/03/18/monsenor-dorado-soto-una-mente-privilegiada-para-tiempos-complicados/


José Antonio Hernández Guerrero, reflexiona, semanalmente en nuestro “blog”, sobre el sentido de la dignidad humana y el nuevo humanismo.
37.- «LAS GUERRAS»
(Hacia un nuevo humanismo)