HOA DIOCESANA DE CÁDIZ Y CEUTA

[hoac.gif]










UNA MIRADA CRISTIANA DEL TRABAJO HUMANO Y EL BIEN COMÚN
¡ACOGE, ABRAZA, CUIDA, ACOMPAÑA...!
LA VIDA DEL MUNDO OBRERO, CON MISERICORDIA.


¡Bienvenido/bienvenida! al "blog" de la HOAC diocesana de Cádiz y Ceuta.


lunes, 30 de enero de 2012

«REFORMA LABORAL»
CONTRA LOS TRABAJADORES.
ORAR EN EL MUNDO OBRERO
5ª SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO
(5 febrero 2012)


Dibujos de Cerezo


ORAR EN EL MUNDO OBRERO
Ciclo “B”  (2011-2012)

5ª SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO
(5 febrero 2012)

El evangelio proclama la venida de Dios y
esa venida implica la destrucción de los
poderes perversos que dominan sobre el mundo.
En esta “guerra” social e ideológica,
Jesús involucra a sus discípulos en su plan:
vamos
(vosotros y yo)”.
Y nosotros “seguimos yendo” con él.
Nadie nos apartará de esta “guerra”
contra la injusticia y los “demonios”
servidores del capitalismo.



I. Reforma laboral en contra de los trabajadores, sueldos congelados o reduciéndose,
paralizada la ayuda a nuevos dependientes,
recortes en sanidad, recortes en educación…

Al parecer estamos dispuestos a tragar
los sapos y carretas que nos echen,
nos hemos resignado a ver cómo se evaporan
los derechos que tanto costó conseguir,
aceptamos trabajar más y cobrar menos…
como penitencia merecida
por haber vivido por encima
de nuestras posibilidades.

¿Hemos vivido por encima
de nuestras posibilidades
?

¡Qué interesante sería establecer
un diálogo entre las diversas clases sociales
para descubrir las posibilidades de cada una!

Así sabríamos para cada clase
en qué límite empieza eso de
“vivir por encima de nuestras posibilidades”
y quién demonios asignó tal reparto.


Los bancos financieros sí han vivido
por encima de sus posibilidades
envenenándonos con sus productos tóxicos.

¿Cuál ha sido su penitencia?

Recibir cantidades obscenas de dinero robado al pueblo,
con la complicidad de políticos inmorales.

Pocas veces se asistió a tamaña tomadura de pelo.

Los que apostaron por el “ladrillazo”
sí han hecho vivir al Estado
por encima de sus posibilidades,
ubre a la que muchos
(sobre todo bancos, promotores, ayuntamientos…)
se acercaron para mamar…
pero que a la hora de la verdad
son los que siempre están abajo
(los hipotecados trabajadores)
quienes va a recibir la “pedrada”
del paro y las condiciones de trabajo
propias del siglo XIX.

Las comunidades autónomas,
los ayuntamientos,
sí han vivido por encima de sus posibilidades…
con sus aeropuertos, fórmulas 1, AVEs…
y su rampante corrupción.

Pero quien va a pagar
las consecuencias será la ciudadanía,
a la que le recortarán
no sólo la educación, sanidad,
servicios sociales, ley de dependencia…,
sino su misma dignidad.

¿Quién ha vivido por encima de sus posibilidades? 


II. ¡Que triste ver a gente trabajadora
envidiar la vida del burgués!

Obreros con alma de capitalistas
trabajar sólo para alcanzar
altos estándares de consumo,
sin conciencia solidaria,
sin conciencia ecológica…
oídos sordos a la civilización
de la pobreza compartida…
 


III. Todos sabemos que la crisis
tiene su origen en la desfachatez
financiera de los neoliberales.

También sabemos que a quien se exige
la factura del desaguisado
es a los tontos de siempre,
esta vez con el cuento engañabobos
de los «mercados todopoderosos».

Pero… Ah, pero aquí hay un problema:

¿quién le pone el cascabel al gato?

Y así andamos, cuentas que te cuento,
quejicas literarios,
filósofos de salón,
cantantes ‘giradores’…

¿No nos damos cuenta, entonces,
de la importancia de tener
una formación evangélica
−como la de la HOAC, por ejemplo
(hecha vida, se entiende) −,
si es que queremos de verdad,
con voluntad solidaria
y manos trabajadoras,
que exista el sujeto emancipador
que ha de acabar con esta cultura capitalista?

¿Soy consciente de la importancia capital
que tiene para la salvación
de los empobrecidos-por-el sistema
(social e ideológicamente)
el que yo me plantee,
con toda la seriedad
que me sea posible,
mi formación cristiana y política?

¿Frunciremos el ceño como hizo el joven rico
ante la llamada de Jesús a seguirle?

¿Lo dejaremos para mañana como
en el soneto de Lope de Vega:

“mañana le abriremos, para
lo mismo responder mañana”?

«Las necesidades de los pobres
deben tener preferencia
sobre los deseos de los ricos;
los derechos de los trabajadores,
sobre el incremento de los beneficios»
(Juan Pablo II). 


«El neoliberalismo ha soltado
las ataduras de Belzebú
y ahora recorre el mundo entero
acompañado de su séquito de demonios:
Los contratos basura,
la corrupción, la especulación, etc.,
provocando inenarrables
sufrimientos en los más débiles.
Los demonios de la economía andan sueltos»
(L. González-Carvajal)



DESAHOGO SÁLMICO
(a la manera de David)

Los especuladores escuchan en su interior este oráculo:

no tenemos miedo a nadie,
¡y menos a los representantes del pueblo!

Saben, en efecto, que su culpa no será descubierta,
que no existen tribunales que puedan encausarles.

Sus palabras son órdenes para los políticos.

Su desfachatez llega hasta el cielo,
su latrocinio por las nubes;
sus mentiras llenan periódicos,
y sus ideas la universidad.

¡Qué inapreciable es su bellaquería!

Todos les compran sus tóxicos productos,
se acogen a la sombra de sus hipotecas sub prime.

Del robo legalizado se nutren estos tíos,
beben sin descaro los sueños de los tontos.

Porque en el dinero está la felicidad
y sus manejos crean la riqueza de la nada:

¡tal es la magia de su poder!

(…)

Pero pronto dejarán de tomarnos el pelo
estos siniestros hipócritas.

Se acabó la vaina.

Con la red con la que jugaban se han enredado,
han caído en su propia fosa,
y van a recibir donde más les duele.

¡Que les salve ahora la maldad que cosecharon!





EVANGELIO (Mc 1,29-39)



«Y en seguida,
al salir ellos de la sinagoga,
fue con Santiago y Juan
a la casa de Simón y Andrés.

La suegra de Simón
estaba en cama con fiebre,
e inmediatamente
le hablaron de ella.

Él se acercó,
la cogió de la mano
y la levantó.

Se le pasó la fiebre
y se puso a servirles.

Al anochecer,
cuando se puso el sol,
le llevaron todos
los enfermos y endemoniados.

La población entera
se agolpaba a la puerta.

Curó a muchos enfermos
de diversos males y
expulsó muchos demonios;

y como los demonios lo conocían,
no les permitía hablar.



Se levantó muy de madrugada,
cuando todavía estaba muy oscuro,
se marchó a un lugar solitario
y se puso a orar.

Simón y sus compañeros
fueron en su busca y,
al encontrarlo, le dijeron:

“Todo el mundo te busca”.

Él les responde:

“Vamos a otra parte,
a las aldeas cercanas,
para predicar también allí;

que para eso he salido”.

Así recorrió toda Galilea,
predicando en sus sinagogas
y expulsando demonios».




Pequeña explicación



0. Al lado del judaísmo oficial
(que se reúne en la sinagoga),
hay círculos disidentes
(que se reúnen en casas).

Siempre ha sido así.




1. La historia que se desarrolla
en la casa de Pedro
responde al modelo de
una narración clásica de curación:

a) descripción de la enfermedad;

b) petición para que la cure;

c) contacto de curación;

d) cumplimiento de la curación;

e) demostración de la curación.




2. ¿Podríamos ver en este
«modelo de actuación curativa»,
(salvado el cambio de género situacional),
una plantilla adecuada
para la praxis en los sectores
de los militantes de la HOAC?




3. Contemplemos con detenimiento
las acciones que lleva a cabo Jesús:

  1. Escucha lo que le dicen de ella:
“está en cama con fiebre”
[situación del sector].

  2. Se acerca;

  3. La levanta;

  4. La agarra con la mano.
[¿Qué acciones nuestras
corresponderían a cada uno de los puntos?]

[¿Qué clase de fiebres
están postrando a la clase obrera,
tornándola impotente frente al capital?]




3.1. Un punto a resaltar:

tanto en la sinagoga, con el poseído
(fanático de la institución),
como aquí en la casa,
con la “mujer con fiebre (ardiente celo)”
(reformismo violento),
Jesús va adquiriendo experiencia
de la mentalidad de los diversos grupos
de gente de su entorno.

Es este un punto imprescindible para un militante.




4. Tanto la opresión de los demonios
como las aflicciones corporales
son distorsiones o sufrimientos intolerables
que van en contra de la voluntad de Dios
y que la llegada de Jesús hará desaparecer.




5. La demostración de que
la curación ha sido realizada
se manifiesta cuando
la persona curada
se pone a “servir”.

Sólo entonces podemos
decir que la “salvación”
ha alcanzado realmente
a la persona anteriormente enferma.




7. La casa de Pedro
(lugar de disidencia:
curación en sábado)
viene a presentarse ahora
como lugar de curaciones públicas
(programa liberador):

los habitantes de Cafarnaún llevan
a «los que se encontraban mal»
y a «endemoniados»
al lugar donde está Jesús,
para que experimenten
su contacto terapéutico.




7.1. La expresión
«los que se encontraban mal»
alude a Ez 34,4,
donde se denuncia
la indiferencia de los dirigentes
ante el sufrimiento
y la opresión del pueblo.

«Los endemoniados»
hace referencia a los fanáticos
alienados por una ideología violenta.


Estas dos categorías
sintetizan los dos modos
principales de opresión:
la social y la ideológica.

El programa de Jesús incluye
las dos liberaciones.

¿Podríamos entender
nuestras casas-parroquia
como espacios de disensión
frente a la normalidad de
este sistema injusto de raíz,
así como lugar de curación
de pobres y afligidos de diversos males
−materiales, culturales, espirituales?

¿Lo son?

¿Qué hacer?




8. Un dato a tener en cuenta:
la gente de Cafarnaún
espera a que el sol se ponga
y termine el sábado
antes de llevar los enfermos.

No ven incompatibilidad
entre Jesús y la piedad judía.

Parece que practican una especie de
pacífico equilibrio religioso:

una parte para la tradición,
y otra parte para Jesús.

¿No es acaso el equilibrio cafarnaunita
la opción elegida por muchos
que nos consideramos cristianos?

Meditemos nuestros equilibrios religiosos.




9. Así como Jesús manifestó
su poder en “las casas”
[lugares de disidencia]
(convirtiendo a los disidentes reformistas
[suegra de Pedro] en seguidores del Reino)
durante su ministerio público,
así sigue manifestándose
ahora en nuestras casas
a través de su presencia en
las pequeñas comunidades cristianas.

En estas comunidades
todos hemos sido curados
y podemos servir.

El servicio comunitario
es la señal de la presencia
de Jesús entre nosotros.

¿Sólo bella utopía?

Llamada a nuestros equipos.




10. No sólo unos pocos elegidos,
sino toda la ciudad
se congrega delante de la casa
donde él se encuentra, y él (Jesús),
que no se desentiende
del dolor de los hombres,
cura a todos ellos.

La misión de Jesús
para la que ha sido enviado
es una misión universal.

¡Los militantes de la HOAC
no podemos contentarnos con menos!

Justicia global, total,
para todos los pueblos.

No olvidemos nunca
la dimensión internacional
de nuestra fe.




11. Jesús se levantó muy temprano
para ir a orar a un lugar apartado
.

Se podría esperar que,
tras su día y su noche
de extenuante actividad en Cafarnaún,
Jesús habría deseado dormir hasta tarde.

Pero él se fue a orar.

¿Por qué a nosotros nos sucede
que para la oración
-encuentro en la fe con Dios−,
cualquier gaita o excusa
es suficiente para dejarla
ad kalendas grecas[1]?


[1] Un plazo que nunca ha de cumplirse,
una época o un tiempo que no llegará nunca.


Hay aquí un brebaje meditativo
que debemos abordar
sin dorarnos la píldora.




12. «Orar» significa en Mc
pedir algo a Dios.

¿Qué puede pedir Jesús al Padre?

Jesús pide que los que él ha llamado
renuncien a los valores e ideales
de la institución judía
(su tiempo se ha cumplido)
y comprendan la novedad
de su mesianismo:

un Mesías que ha venido a servir
y a entregar su vida por el Reino.

La fuerza de esta petición
nos alcanza a los cristianos
de todos los tiempos.

¡Qué difícil es cambiar de categorías mentales!

Unamos nuestra petición a la de Jesús.




12. Es significativo el hecho de que
en Marcos Jesús vincule su “venida”
con su intención de predicar (keryssô).

A lo largo del evangelio
se nos irá descubriendo
(en la medida de nuestra búsqueda
apasionada de Jesús)
el contenido y el modo
de esta predicación jesuana.

Contenido y modo
que han de ser la base
y fundamento de nuestra
formación hoacista:

ser cristianos obreros
con todas las consecuencias.

Para esto hemos salido
de nuestros ambientes rutinarios
y nos hemos embarcado
con Jesús en la HOAC
para la evangelización del MO.




13. La palabra “he venido”
tiene, además, un matiz militar:

“venir para la batalla”.

Jesús viene a Galilea no sólo predicando,
sino también continuando su guerra
en contra de los poderes demoníacos
(recordar lo dicho el domingo anterior).

El evangelio proclama
la venida escatológica de Dios
y esa venida implica
la destrucción de los poderes perversos
que dominan sobre el mundo.

Jesús no sólo anuncia su intención
de llevar esta guerra
a las ciudades del entorno,
sino que además involucra
a sus discípulos en su plan: “vamos”.

Y nosotros “seguimos yendo” con él.

Nuestra batalla es ahora
contra la injusticia y los “demonios”
servidores del capitalismo.

Meditemos sin prisas en nuestro compromiso.



FELICES VOSOTRAS,
LAS TRABAJADORAS

−Felices vosotras las trabajadoras,
porque valéis más que todo el oro del mundo.
−Felices las excluidas, las menospreciadas
que defienden su dignidad,
porque de ellas es la tierra liberada.

−Felices las que compartís solidariamente el trabajo,
porque hacéis posible la nueva sociedad.

−Felices las que no gastan el tiempo gimiendo, sino actuando,
porque hacen nacer la esperanza en los rendidos.

−Felices las que no temen la represión,
porque van a realizarse sus sueños perseguidos.

−Felices las que se comprometen
en una asociación,
en un colectivo de barrio,
en una organización obrera,
en sindicatos huelguistas,
porque van construyendo poco a poco
la sociedad que anhelamos.

−Felices las que luchan sin cansarse,
porque serán llamadas hijas de Dios.

−Felices las que vuelven a comenzar después de los fracasos,
porque de ellas son las promesas y el Reino de Dios.




MEDITEMOS

«Es inconcebible que
se diga alguien cristiano
y no tome, como Cristo,
una opción preferencial
por los pobres.
Es un escándalo que
los cristianos de hoy
critiquen a la Iglesia
porque piensa por los pobres.
¡Eso ya no es cristianismo!...
Muchos, queridos hermanos,
creen que cuando la Iglesia dice
«por los pobres»,
ya se está haciendo comunista,
ya está haciendo política,
ya es oportunista.
No;
¡si ésta ha sido la doctrina de siempre!
La lectura de hoy [Sant 2,1-5]
no fue escrita en 1979.
Santiago escribió hace veinte siglos.
Lo que pasa es que los cristianos de hoy
nos hemos olvidado de las lecturas
que deben regir la vida de los cristianos.
Cuando decimos “por los pobres”,
no nos parcializamos hacia una clase social
–fíjense bien−:
lo que decimos -dice Puebla-
es una invitación a todas las clases sociales
sin distinción de ricos y pobres.
A todos les decimos:
“tomemos en serio la causa de los pobres
como si fuera nuestra propia causa,
más aún, como de verdad es:
es la causa de Jesucristo».
(Homilía del 9 de diciembre de 1979).



«(…)Esta opción de la iglesia por los pobres
es la que explica la dimensión política de su fe
en sus raíces y rasgos más fundamentales.
Porque ha optado por
los pobres reales y no ficticios,
porque ha optado por
los realmente oprimidos y reprimidos,
la iglesia vive en el mundo de lo político
y se realiza como iglesia también
a través de lo político.
No puede ser de otra manera
 si es que, como Jesús,
se dirige a los pobres…»
(La voz de los sin voz.
La palabra viva de
monseñor Romero
, p 184-193).




Que existe una cierta repugnancia
entre nosotros los cristianos
−seglares y sacerdotes−
a tomar en serio
la 1ª bienaventuranza
parece ser un hecho mostrenco
que no ofrece dudas.

¿A qué motivos lo atribuyes tú?

¿Qué obreros conoces
que son para ti
testimonio luminoso
de opción por los pobres?

Sin prisas…
abramos nuestro corazón a Jesús,
repasemos con él la historia real
de nuestra opción por
los empobrecidos del mundo obrero…

¿Sabrías verbalizar
qué imaginario visita tu conciencia
al pensar en esta 1ª bienaventuranza?

 














-       Lectura del libro de Job 7,1-4.6-7
Mis días se consumen sin esperanza.

-       Salmo 146,1-2. 3-4. 5-6
Acción de gracias al Señor que viene en auxilio de nuestras debilidades y cura nuestras heridas.

-       Lectura de la primera carta del apóstol san Pablo a los Corintios 9,16-19. 22-23
¡Ay de mí si no anuncio el Evangelio!.

-       Lectura del santo evangelio según san Marcos
1,29-39
Curó a muchos enfermos de diversos males.







Solidaridad con los que sufren.
El libro de Job describe la realidad que envuelve al hombre sobre la tierra:
fatiga, nostalgia y brevedad (1 lect.).
Jesús tiene un día muy ocupado:
cura a los enfermos,
ora de madrugada y
continua predicando su mensaje (Ev.).
Pablo considera un deber el proclamar el Evangelio.
Se hace débil con los débiles y todo para todos,
a fin de ganarlos para Cristo (2 lect.).