HOA DIOCESANA DE CÁDIZ Y CEUTA

[hoac.gif]










UNA MIRADA CRISTIANA DEL TRABAJO HUMANO Y EL BIEN COMÚN
¡ACOGE, ABRAZA, CUIDA, ACOMPAÑA...!
LA VIDA DEL MUNDO OBRERO, CON MISERICORDIA Y COMPASIÓN.


¡Bienvenido/bienvenida! al "blog" de la HOAC diocesana de Cádiz y Ceuta.


miércoles, 17 de julio de 2019

ORAR EN EL MUNDO OBRERO: «16º DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO» CICLO “C” (21 DE JULIO DE 2019)


16º Domingo del Tiempo Ordinario (21 julio 2019)

17 JULIO 2019 | POR 
Queridas hermanas y hermanos,

Queremos ser como María,
que sabe “reconocer
las huellas del Espíritu de Dios
en los grandes acontecimientos
y también en aquellos que
parecen imperceptibles”.

Nuestro Consiliario general
presenta así el Orar
que os enviamos:

“Con frecuencia
nuestra oración
está llena de prisas,
de palabras y ruidos,
y no dejamos espacio
para escucharle a Él.

Y, con frecuencia, por eso,
nuestra manera de estar
y acompañar a las personas,
es también así:

Apresurada,
superficial,
distante,
formal,
sin corazón,
sin complicarnos
con sus vidas.

Redescubrir
la escucha
y la oración,
el encuentro con Jesús
como la mejor parte
de nuestra vida,
da otra dimensión
a nuestro empeño
de liberación,
a nuestro
quehacer.

Nos dispone
a la escucha de
la comunidad,
a la escucha
de los pobres,
a redescubrir
la hospitalidad,
la humanidad
que estamos llamados
a construir en nuestras
relaciones sociales,
con la novedad
del Evangelio.

Es ponernos en
actitud sosegada
para acompañar
la vida de las personas,
para poder leer la vida
y los acontecimientos,
en los que reconocer
el paso acompasado
de Dios con nosotros.

Nos permite
acompasar
nuestro caminar
al ritmo vital
de los pobres”.

Un abrazo en Cristo Obrero y
¡Hasta mañana en el altar!


Mª Carmen Perea
Responsable de Organización
y Vida comunitaria



San Lucas 10,38-42:
«Marta lo recibió en su casa.
María ha escogido la parte mejor».
 

A la luz de este evangelio,
con el ritmo pausado
de este tiempo de verano,
puedes retomar
tu Proyecto de Vida,
y hacerte consciente
de las necesidades espirituales
que has de cultivar como
discípulo del Señor, Jesús.

Dedica un tiempo con calma
a revisar esa dimensión
de tu proyecto de vida.

Y concreta algún compromiso
que te ayude a avanzar
en esas actitudes que descubres
como necesarias para tu vida.
■ Accede a más oraciones aquí.
■ También en Issuu