HOA DIOCESANA DE CÁDIZ Y CEUTA

[hoac.gif]










UNA MIRADA CRISTIANA DEL TRABAJO HUMANO Y EL BIEN COMÚN
¡ACOGE, ABRAZA, CUIDA, ACOMPAÑA...!
LA VIDA DEL MUNDO OBRERO, CON MISERICORDIA.


¡Bienvenido/bienvenida! al "blog" de la HOAC diocesana de Cádiz y Ceuta.


jueves, 4 de abril de 2019

ORAR EN EL MUNDO OBRERO: «QUINTO DOMINGO DE CUARESMA» CICLO “C” (07 DE ABRIL DE 2019)


5º Domingo de Cuaresma (7 de abril)

04 ABRIL 2019 | POR 
El perdón es lo que
más nos asemeja a Dios,
compasivo y misericordioso,
lento a la cólera, rico en perdón.

El perdón abre nuevas posibilidades
y restaura relaciones abriéndolas
a la posible fraternidad.



Examínate:
¿Cuáles son las esclavitudes y tendencias de pecado en mí?
¿Me sigo aferrando a mis esclavitudes sin abrirme a la liberación de Dios?
¿Sigo anteponiendo mis planes y proyectos, mis deseos, al proyecto del Reino?
¿Sigo sin fiarme del todo del amor de Dios?
¿Sigo manteniendo y buscando otras seguridades a las que me aferro?
¿Cómo es mi oración?
¿Qué pinta, de verdad, Jesús en mi vida?
¿Pesa más en mi vida mi YO que el nosotros, más que la comunión?
Reviso mis bienes y mis gastos. ¿Cuál es mi estilo concreto de vida, mi consumo?
¿Cuáles son mis prácticas en relación con la creación, con la naturaleza?
¿Tengo ojos, oídos y corazón abiertos a la presencia de Dios y reconozco a Cristo en la otra persona?
¿Cuál es mi vivencia real de la pobreza, de la humildad, del sacrificio?
¿Cuál es mi relación real con los empobrecidos del mundo obrero?
¿Cómo es mi amor a la Iglesia? ¿Cómo es mi vida eclesial?
¿Vivo el sacramento de la impotencia compartida acompañando la vida de las personas?
¿De verdad sigo creyendo que yo estoy libre de pecado?
¿Me cierro a posibilidades de cambio? ¿Me cierro a acoger el amor de Dios?
¿Soy capaz de perdonar como Cristo me perdona?




San Juan 8,1-11:
«El que esté sin pecado,
que le tire la primera piedra».


Para mi proyecto de vida:

Reconoce tu culpa y tu pecado, para sentirte perdonado, atravesado por el amor misericordioso de Dios que abre nuevas posibilidades de vida en tu existencia. Reconócelas y agradécelas. Perdonado, pregúntate también a quién has de perdonar. Reconciliado, marca en tu proyecto de vida los pasos que has de dar hacia la Pascua, hacia la vida.

■ Accede a más oraciones aquí.
■ También en Issuu


Compártelo en redes y entre tus contactos: