HOA DIOCESANA DE CÁDIZ Y CEUTA

[hoac.gif]










UNA MIRADA CRISTIANA DEL TRABAJO HUMANO Y EL BIEN COMÚN
¡ACOGE, ABRAZA, CUIDA, ACOMPAÑA...!
LA VIDA DEL MUNDO OBRERO, CON MISERICORDIA.


¡Bienvenido/bienvenida! al "blog" de la HOAC diocesana de Cádiz y Ceuta.


sábado, 16 de febrero de 2019

REUNIÓN DEL SECTOR: Lunes, 18 de febrero de 2019. A las 5:00 de la tarde. En Cádiz. Barrida de “La Paz”. Parroquia de San Francisco Javier C/ Avda. Del Guadalquivir, núm. 15 – Dpdo.


REUNIÓN DEL SECTOR
CURSO 2018 – 2019
___________________________

CONVOCATORIA ___________________________


Querido/a compañero/a:

Conforme al calendario que tenemos establecido para el Sector, convocamos esta reunión, que tendrá lugar el próximo:

DÍA: Lunes, 18 de febrero de 2019.
HORA: 17:00 horas (5 de la tarde)
LUGAR: En Cádiz. Barrida de “La Paz”.
Parroquia de San Francisco Javier

C/ Avda. Del Guadalquivir, núm. 15 - Dpdo




Con objeto de poder tratar el siguiente:

ORDEN DEL DÍA:

1.- ORACIÓN INICIAL, a cargo del Consiliario Diocesano.


2.- MOTIVACIÓN PARA LA REUNIÓN:

Una Reflexión sobre el Sector.

Una mirada al mundo del trabajo.


3.- DIÁLOGO SOBRE LA MOTIVACIÓN.


4.- PROPUESTA DE ACCIÓN DEL SECTOR, P.E. – Q.A.C.


5- VARIOS, AVISOS Y COMUNICACIONES.


6.- ORACIÓN DE DESPEDIDA.


Contando con tu asistencia, recibe un abrazo fraternal.



La Coordinación del Sector
Diócesis de Cádiz y Ceuta






Para la reflexión – acción en el Sector:




UNA REFLEXIÓN SOBRE EL SECTOR



El sector nos ayuda a no disociar lo personal de lo comunitario, a vivir el compromiso como expresión de comunión con la Iglesia y con el mundo obrero, a sentirnos comunidad y a hacer comunidad. Nos lleva a profundizar más y más en la realidad obrera, a centrarnos en la situación en la que hemos decidido trabajar, a especializarnos para no quedarnos en la superficie, sino ahondar en los problemas desde las personas porque esta es la vía para acompañar, para generar procesos y entablar relaciones.


Jesús optó siempre por el eslabón más débil de la sociedad: las personas que sufrían y desde ahí comenzó a construir su Reino de Justicia... El sector representa el mejor medio para llevarlo a cabo, puesto que en él desarrollamos la tarea evangelizadora desde lo concreto de una situación que viven las personas, centrándonos en los elementos que provocan la deshumanización y su dolor para, desde ahí, ir trabajando en los ambientes, donde tenemos que ir gestando el cambio de mentalidad; y en las instituciones que tienen relación con esos problemas, para que en ellas también generen un cambio que las humanice y se pongan al servicio de los empobrecidos.


El sector renueva los caminos ya conocidos y abre otros nuevos... Nos va apuntalando el seguimiento. Nos lleva a estar más atentos. A escuchar y dialogar entre nosotros y nosotras sobre nuestra experiencia evangelizadora, sus luces y sus sombras, sus gozos y tristezas; a escuchar y dialogar con el mundo obrero, conectando con sus sentimientos, experimentando su mismo sufrimiento y descubriendo los signos del Reino en sus luchas y esperanzas; a escuchar y dialogar con otros (organizaciones, grupos, trabajadores y trabajadoras,…) para encontrar la forma de parar las injusticias y buscar alternativas liberadoras.


Para realizar tan apasionante tarea necesitamos dedicar tiempo y altas dosis de paciencia, porque no se trata de estar un rato con algunas personas, darles algún material de formación o difusión. Se trata de despertar “la adhesión del corazón con la cercanía, el amor y el testimonio”. Escuchándolas, conociéndolas y sirviéndolas, que es, según Rovirosa, la verdadera forma de Amar al prójimo. Y ese “servir” implica eliminar todo aquello que provoca tristeza, desesperanza y sufrimiento al mundo obrero.


(Recogido de la ponencia del Encuentro general del compromiso)







Una mirada al mundo del trabajo



Si en años de crecimiento económico 3,2 millones de españoles siguen en el paro, cabe pensar que cuando llegue la crisis esta lacra social aumentará. La conclusión es clara: el paro será un hecho estructural. ¿Preocupa a todos de verdad? En absoluto. Ya en 1944 el economista Kalecki en el artículo “Aspectos políticos del pleno empleo”, dijo: «En verdad, bajo un régimen de pleno empleo permanente, el despido dejaría de desempeñar su papel como medida disciplinaria. La posición social del jefe se minaría y la conciencia de clase de la clase trabajadora aumentaría».


Nos hemos dejado manipular por el lenguaje economicista sin ser conscientes del riesgo del uso de las palabras. Hablamos con naturalidad del «mercado laboral», lo que implica considerar a los hombres (su trabajo) como simples mercancías dispuestas a ser compradas y vendidas en el mercado de acuerdo con la ley de la oferta y de la demanda… Y esto es así, porque la pretendida mercancía denominada «fuerza de trabajo» no puede ser zarandeada, utilizada sin ton ni son, o incluso ser inutilizada, sin que se vean inevitablemente afectados los individuos humanos portadores de esta mercancía peculiar. ¿Hay algún límite en este modelo neoliberal al precio del trabajo? ¿los derechos de los trabajadores son ahora un tema para arqueólogos? ¿Sólo para arqueólogos? ¿Una memoria perdida de tiempos idos?


El paro no solo persistirá y sus secuelas descritas, sino que se incrementará por la digitalización y automatización de la economía. Esa es la realidad futura. Aunque el pensamiento dominante aduce que la tecnología eliminará las categorías de empleos obsoletas y las reemplazará por nuevas, contribuyendo incluso al crecimiento de empleos.


(Recogido del artículo de Cándido Marquezan. Profesor de instituto.

“El Paro, un hecho estructural)