HOA DIOCESANA DE CÁDIZ Y CEUTA

[hoac.gif]










UNA MIRADA CRISTIANA DEL TRABAJO HUMANO Y EL BIEN COMÚN
¡ACOGE, ABRAZA, CUIDA, ACOMPAÑA...!
LA VIDA DEL MUNDO OBRERO, CON MISERICORDIA Y COMPASIÓN.


¡Bienvenido/bienvenida! al "blog" de la HOAC diocesana de Cádiz y Ceuta.


miércoles, 27 de marzo de 2013

LA PROFECÍA EN LA IGLESIA, por José Comblin



LA PROFECÍA EN LA IGLESIA,
por
José Comblin

 


Los profetas se refieren siempre a los pobres y a la camaradería entre la iglesia y los ricos, los poderosos.  Al principio, la iglesia era pobre porque estaba formada por pobres y apenas algunos ricos estaban en ella.  No era necesario que los profetas se acordasen de los pobres, pero sí lo era que los pobres tuviesen confianza en sí mismos y mantuviesen su fe ante la sociedad poderosa que los rodeaba.
 
Cuando la iglesia fue adoptada por el Imperio Romano, los cristianos encontraron una sociedad desigual e injusta (como la de hoy).  Entonces surgieron voces proféticas para denunciar la injusticia.  Con la disgregación del Imperio Romano, obispos y monjes asumieron la ayuda a los pobres, bastante numerosos, debido al desorden social (igual que hoy).
 
Los pobres venían a pedir ayuda a casa del obispo o al monasterio, ayuda que consistía en limosna.  A comienzos del siglo X comienzan a aparecer nuevas ciudades y, dentro de ellas, nacen obras destinadas a las necesidades de los pobres: hospitales, escuelas, y comedores populares.
 
La Edad Media fue la época de la caridad, debido a la multiplicidad de las obras de ayuda a los pobres.
 
Cuando aparecieron ciudades más grandes, que reunían gran número de trabajadores con vistas al comercio e inicio de la industria, comienza a manifestarse la división de clases.  Había una clase de patrones que era dueña de las empresas y herramientas, y la clase de los que ofrecían su mano de obra.
 
La desigualdad empezó a producir movimientos sociales. Los pobres comenzaron a protestar en diversos lugares en los siglos XI y XII. Las protestas contra la opresión social venían siempre acompañadas de las protestas contra la jerarquía y la riqueza del clero. Aparecieron diversos profetas.
 
En el siglo XIII la lucha contra la injusticia comienza a ser asumida por los frailes mendicantes, sobre todo franciscanos y dominicos.  Se levantan nuevas voces proféticas en la iglesia.
 
Así, hasta el concilio de Trento crece el grito de los pobres… El fraile Savonarola fue quemado en la hoguera el 23 de mayo de 1498, en Florencia. El profeta Jan Huss será quemado por mandato del concilio de Constanza el 6 de julio de 1415.
 
En el siglo XVI el movimiento social crece más aún con la conocida como «Guerra de los campesinos» en Alemania.  Se trató de una revolución de todo un pueblo miserable. El héroe fue Tomas Munzer, que se adhirió al movimiento protestante. No fue aceptado por Lutero, que convocó a la nobleza alemana para aplastar el movimiento, y los rebeldes fueron exterminados… Fue un profeta rechazado tanto por la iglesia católica como por el movimiento protestante.
 
Después del gran cisma, durante el resto del siglo XVI y XVII, se le concedió prioridad a la guerra santa.
 
En América nadie levantaba la voz contra la desaparición de los indios y la esclavitud de los negros importados de África. Los pobres quedaron callados y nadie consiguió hablar en su nombre. La religión se volvió puramente cultual. No miraba a la tierra, sino al cielo. Ya no se realizaron más actos reales de lucha contra la injusticia, salvo algunos actos simbólicos.
 
El pueblo podía cantar el Magníficat maravillosamente, pero su canto no inspiraba ninguna acción… (José Comblin).

 

 

Pasaron muchas cosa desde entonces (siglos XVIII-XX)… Últimamente llegó el Papa Francisco. ¿Será un Papa profeta como lo fue el Papa Juan XXIII? ¿Será un obispo profeta latinoamericano como lo fue Helder Cámara, Oscar Romero…, como lo es Pere Casaldàliga? Recemos por él, como pide que lo hagamos.
 

¿Qué ocurre con la profecía hoy? ¿No existe la injusticia? ¿No hay opresión sobre los pobres? ¿Estará nuestra iglesia contaminada de tal modo por la ideología oficial del sistema dominante que no se atreve a hablar, o no se da cuenta de que podría hacerlo?