HOA DIOCESANA DE CÁDIZ Y CEUTA

[hoac.gif]










UNA MIRADA CRISTIANA DEL TRABAJO HUMANO Y EL BIEN COMÚN
¡ACOGE, ABRAZA, CUIDA, ACOMPAÑA...!
LA VIDA DEL MUNDO OBRERO, CON MISERICORDIA Y COMPASIÓN.


¡Bienvenido/bienvenida! al "blog" de la HOAC diocesana de Cádiz y Ceuta.


martes, 2 de agosto de 2016

ORAR EN EL MUNDO OBRERO:
XIX DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO,
Ciclo “C” (07 de AGOSTO de 2016)


Dibujos de Cerezo


ORAR EN EL MUNDO OBRERO
Ciclo “C”  (2015 — 2016)

«XIX DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO»
(07 de AGOSTO de 2016)

«El que comparte lo que tiene,
cada vez se da cuenta
de que tienen más cosas
para compartir.

Puede compartir
su alegría con los tristes
y la luz del sol
con los de ojos turbios;
el gozo de las estaciones del año
y la Eucaristía;
el cielo y la tierra;
una lágrima y una sonrisa;
la salud y la enfermedad;
el trabajo y el descanso…
toda la creación,
y el mismo Creador,
son suyos si los comparte
con espíritu sobrenatural
de pobreza».

(Rovirosa, OC, T.I. 146)
A veces somos duros
de corazón y de mente,
nos olvidamos,
nos entretenemos,
nos extasiamos con las inmensas
posibilidades de consumo
y distracción que ofrece esta sociedad.

Así se produce una especie de alienación
que nos afecta a todos, ya que
está alienada una sociedad que,
en sus formas de organización social,
de producción y de consumo,
hace más difícil la realización
de esta donación y la formación
de esa solidaridad interhumana
(EG 196)




ESCUCHA LA PALABRA…

07 de agosto de 2016
19º DOMINGO DEL
TIEMPO ORDINARIO (C)

Lectura del libro de la Sabiduría 18,6-9
Castigaste a los enemigos y nos honraste.

Salmo 32, 1 y 12. 18-19. 20 y 22
Dichoso el pueblo a quien Dios escogió como heredad.

Lectura de la carta a los Hebreos 11,1-2. 8-19
Esperaba la ciudad, cuyo arquitecto y constructor iba a ser Dios.

San Lucas 12,32-48:
“Estad preparados”.
[…]

Tener en las manos las lámparas encendidas.
La espera tiene siempre un fundamento.
Israel esperaba la intervención de Dios para ser liberado (1 Lect.).
Jesús indica las actitudes que debe poseer el que espera, a saber:
estar en vela, ceñida la cintura y con la lámpara encendida,
como quien aguarda la vuelta del señor (Ev.).
Durante el tiempo de espera se debe permanecer
activo practicando la virtud de la fe.
La creencia da pleno sentido a la espera e ilumina
el camino para el encuentro definitivo con Dios (2 Lect.).
Señor, Jesús,
te ofrecemos
todo el día,
nuestros trabajos,
nuestras luchas,
nuestras alegrías,
y nuestras penas.

María, Madre de los pobres,
Ruega por nosotros.

----------------------------------------------------------------------------
Fiesta de la Transfiguración del Señor, en la que Jesucristo, el Unigénito, el amado del Eterno Padre, manifestó su gloria ante los santos apóstoles Pedro, Santiago y Juan, con el testimonio de la Ley y los Profetas, para mostrar nuestra admirable transformación por la gracia en la humildad de nuestra naturaleza asumida por él, dando a conocer la imagen de Dios, conforme a la cual fue creado el hombre, y que, corrompida en Adán, fue renovada por Cristo.
(elog. del Martirologio Romano).

Lectura de la profecía de Daniel 7,9-10.13-14
Su vestido era blanco como nieve.

Salmo 96, 1-2. 5-6. 9 (R : cf. 9 ab)
El Señor reina, altísimo sobre toda la tierra.

Lectura de la segunda carta del apóstol san Pedro 1,16-19
Esta voz del cielo la oímos nosotros.

Lectura del santo evangelio según san Mateo 17,1-9
Su rostro resplandecía como el sol.

O bien:

Lectura del santo evangelio según san Lucas 9,28b-36
Mientras oraba, el aspecto de su rostro cambió. 


Las oraciones semanales y el material de la HOAC
lo podéis encontrar archivado en:
http://issuu.com/hoac/docs

Le agradecemos haga uso de esta página
y esperamos que las orientaciones
para la oración le sean de provecho.

Si no la recibe y quiere hacerlo, puede solicitarla
enviándonos su dirección electrónica a:
hoaccadizyceuta@gmail.com
y se la enviamos para cada domingo.


NOTICIAS OBRERAS DE AGOSTO 2016:
«TTIP, DIGNIDAD DE LA PERSONA Y BIEN COMÚN».


Editorial de Noticias Obreras
Núm. 1.586 - AGOSTO 2016


«El objetivo de la economía
y la política es servir a la humanidad,
comenzando por los más
pobres y vulnerables».









«TTIP, DIGNIDAD DE LA PERSONA
Y BIEN COMÚN».

EDITORIAL DE NOTICIAS OBRERAS DE AGOSTO 2016:



Las Conferencias Episcopales de la Unión Europea y los Estados Unidos han hecho pública una importante declaración conjunta sobre las negociaciones del acuerdo de Asociación Transatlántica para el Comercio y la Inversión (conocido como TTIP por sus siglas en inglés).



Esta declaración cuestiona en su raíz el TTIP.  Nos encontramos ante dos lógicas: la de la rentabilidad económica por encima de todo, que domina en la práctica hasta ahora en el proyecto del TTIP; y la que plantean los obispos, la defensa de la dignidad de las personas, los derechos de los pobres y el bien común.



La posición de los obispos es clara: el comercio y las inversiones pueden ser beneficiosos solo cuando se orienten a la justicia, la reducción de las desigualdades, la promoción y defensa de la dignidad humana y el bien común, y la protección del medio ambiente.



Como dice el papa Francisco: «el objetivo de la economía y la política es servir a la humanidad, comenzando por los más pobres y vulnerables».







Desde esta perspectiva, los obispos expresan algunos principios éticos fundamentales para valorar el TTIP y diversas preocupaciones.



Plantean la necesidad, en todos los aspectos del comercio y las inversiones, de evaluar y dar prioridad a la prevención de los daños hacia las presentes y futuras generaciones, en lugar de la búsqueda de beneficios.



Especial preocupación manifiestan en lo que se refiere al trabajo digno y los derechos laborales: deben protegerse siempre; en especial, deben garantizarse condiciones de trabajo dignas y seguras, horarios de trabajo razonables, salarios que permitan una vida digna a las familias, la adecuada protección social.



Igualmente, subrayan que debe promoverse el desarrollo de los pueblos y el cuidado de la creación, dos aspectos inseparables, prestando una especial atención a las necesidades de los pobres, la protección del medio ambiente y la salud de las comunidades.



En este mismo sentido, la promoción de una agricultura sostenible y la especial protección de los pequeños agricultores.






También la protección del patrimonio de las comunidades indígenas, el alivio de la deuda externa que aplasta a tantos países pobres, y políticas que busquen reducir la necesidad de emigrar para sobrevivir.



Los obispos muestran su preocupación por las patentes respecto a los productos farmacéuticos y la agricultura, afirmando que lo que debe prevalecer es la necesidad de acceso a los medicamentos y a los avances agrícolas por las poblaciones vulnerables: hay que priorizar claramente las necesidades de los pobres.







Hay dos aspectos de la declaración que nos parecen especialmente importantes.



Por una parte, la participación, de la que dicen: «la dignidad humana exige transparencia y el derecho de las personas a participar en las decisiones que les afectan».



Ni una cosa ni la otra se han dado en las negociaciones del TTIP.



Por eso reclaman foros y procedimientos que las aseguren antes de adoptar ningún acuerdo.



Por otra parte, la pretensión de limitar la capacidad de los gobiernos de tomar decisiones, sometiéndolos a mecanismos internacionales fácilmente controlables por los más poderosos económicamente, cosa que es extremadamente grave.



Los obispos son muy claros: «cuestionamos las ventajas de recoger en los tratados internacionales que las partes soberanas acepten un arbitraje internacional como forma de solución de conflictos, sea a través del mecanismo de arreglo de conflictos inversores-Estados.



Ambas vías pueden conducir a ventajas injustas de los intereses comerciales (…) y pueden producir un debilitamiento de importantes estándares medioambientales, laborales y de derechos humanos.



Los intereses privados no pueden eclipsar los bienes públicos».







Acogemos con gozo esta declaración.



Son aliento a todas las personas e instituciones que llevamos tiempo denunciando que el TTIP es expresión de esta «economía que mata», que sigue sin estar al servicio del bien común, que deshumaniza, que imposibilita los derechos familiares de las personas y los derechos sociales de las familias; que imposibilita la vida, porque no está al servicio de la dignidad de las personas.



Nuestro deseo es que, en el día a día, en el cuerpo a cuerpo del acompañamiento, en la vida cotidiana de los empobrecidos, sigamos encontrando a nuestros pastores.



Ahí, la Iglesia, nos la seguimos jugando.







l Diálogo y participación

Este editorial está abierto a tu valoración.

Para ello, se publicará en la web y en redes sociales el 12 de agosto.

Te animamos a valorarlo con la etiqueta #Editorial1586









Ver:

● Publicaciones HOAC: http://www.hoac.es/publicaciones/

● Editoriales de Noticias Obreras:

● Números anteriores de Noticias Obreras:

● Números del Periódico ¡TÚ!:

● Acceso digital Solo para Suscriptores.