HOA DIOCESANA DE CÁDIZ Y CEUTA

[hoac.gif]










UNA MIRADA CRISTIANA DEL TRABAJO HUMANO Y EL BIEN COMÚN
¡ACOGE, ABRAZA, CUIDA, ACOMPAÑA...!
LA VIDA DEL MUNDO OBRERO, CON MISERICORDIA.


¡Bienvenido/bienvenida! al "blog" de la HOAC diocesana de Cádiz y Ceuta.


jueves, 24 de febrero de 2011

ORAR EN EL MUNDO OBRERO: 8ª SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO (27 febrero 2011)





“Buscad primero el reino de Dios y su justicia.

No podéis servir a dos señores…

no podéis servir a Dios y al dinero.

Primeramente, pues, acoger a Dios

en nuestro corazón

y en el centro de nuestra vida.

Y, en con-sonancia y en con-secuencia,

realizar la obra de Dios:

su voluntad de justicia para

todos los empobrecidos.

¡Una vida de libertad y justicia!

¡Vida humana y humanizadora, por gracia de Dios!”.






De la solidaridad y el porvenir,

de la vigilancia y la atención,

del dinamismo y la movilidad,

del desplazamiento y el riesgo,

de la esperanza y el amor,

del anuncio de la Vida y la Resurrección,

de la Novedad del Espíritu y de la anticipación del futuro

(Mª. Teresa Porcile, teóloga uruguaya)






Lecturas del Domingo, 27 de febrero:

No os agobiéis por el futuro. El Evangelio de hoy puede ser «provocador».
El pasaje de hoy es breve e intenso. Es un canto al amor que Dios tiene para con su pueblo.
Una madre nunca olvida a su hijo; Dios nunca olvida a sus hijos (1 lect.).
Seguimos el sermón de la montaña. Jesús nos invita a no agobiarnos por lo material.
Quizá las comparaciones pueden ser demasiado poéticas, pero Dios es poesía y realidad (Ev.).
Pablo dice que Dios juzgará a todos y en particular a los ministros (2 lect.).

Is 49,14-15. Yo no te olvidaré.

Sal 61,2-9. R/. Descansa sólo en Dios, alma mía.

1Co 4, 1-5. El Señor pondrá al descubierto los designios del corazón.

Mt 6, 24-34. No os agobiéis por el mañana.







lunes, 14 de febrero de 2011

ORAR EN EL MUNDO OBRERO: 7ª SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO (20 febrero 2011)


ORAR EN EL MUNDO OBRERO
Ciclo “A” (2010-2011)

7ª SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO

(20 febrero 2011)


“Porque Dios nos ama como hij@s,

reconocemos a todos como herman@s,

sin exclusiones de clase alguna.

Y, como herman@s amados,

no reservamos nada para nosotros,

sino que damos y compartimos todo.

No nos reconocemos enemigos de nadie.

Reconocemos solamente a personas, como nosotros,

a las que ofrecer amistad y fraternidad.

Tal como así suena el Evangelio”.






“Y a ti también, amigo del último instante,

que no habrás sabido lo que hacías.

Sí, para ti también quiero decir este “gracias”,

y este ‘A-Dios’ en cuyo rostro te contemplo.

Y que nos sea concedido reencontrarnos

como ladrones felices en el paraíso,

si así lo quiere Dios, Padre nuestro, tuyo y mío.

¡AMÉN! IM JALLAH!”


(Christian de Chergé, monje de Tibhirine, asesinado)


 

Lecturas del Domingo, 20 de febrero:
«¿Una utopía?».


- Lv 19, 1-2. 17-18. Amarás a tu prójimo como a ti mismo.
- Sal 102, 1-13. R/. El Señor es compasivo y misericordioso.
- 1Co 3, 16-23. Todo es vuestro, vosotros de Cristo, y Cristo de Dios..
- Mt 5, 38-48. Amad a vuestros enemigos.

¿Una utopía?
Dios mismo se pone como modelo a su pueblo.
Él es santo y quiere que Israel también lo sea.
Determina cómo debe ser la relación entre los hermanos (1 lect.).
Jesús propone algo más que la mera justicia,
quiere caridad fraterna, generosidad y entrega (Ev.).
Pablo continúa hablando de sus temas favoritos.
La sabiduría de este mundo es necedad ante Dios.
Lo importante es que seamos de Cristo y Cristo de Dios (2 lect.).



sábado, 12 de febrero de 2011

«ANDALUCÍA IMPULSA LA CAUSA DE ROVIROSA»

 
Dirección Imagen: HOAC de Andalucía



FRANCISCO GÜETO MORENO
Por Francisco Güeto. El sábado día 5 de febrero nos reunimos en Cabra (Córdoba) los responsables de la animación en las diócesis de Andalucía, del proceso de Canonización de Guillermo Rovirosa, a la que se unió Miguel el presidente de Zona y algunos invitados por los responsables.

Tras la oración (a la que nos ayudaron textos de Rovirosa), se hizo un breve recorrido de todo el proceso, para situarnos en el momento actual. Analizamos la encuesta efectuada a los responsables diocesanos, centrándonos en las diócesis de Andalucía, lo que dio pie a un rico dialogo de experiencias y de las dificultades.



Vimos experiencias positivas de algunas diócesis, de buena acogida de las hojas informativas en parroquias y hospitales que animan a los responsables en su tarea, se han realizado presentaciones del libro “Rovirosa ¡Ahora más que nunca!”, presentación de las Obras Completas, el contacto con las personas que lo conocieron, la presentación de la causa a las Asambleas Diocesanas y a nivel diocesano.


También compartimos dificultades y dialogamos la necesidad de revitalizar la animación de la Causa, reflexionando personal y comunitariamente, hemos de dar razón de la Causa y la importancia de la misma para el apostolado obrero.




Vimos que la Causa es una oportunidad de dar a conocer a Rovirosa y el sentido de la realidad. La necesidad de plantearnos un plan de difusión, utilizando nuevos medios (Exposición itinerante, Power Point, Video), revitalizar la causa desde la Pagina Web (con más información y añadiendo herramientas para la difusión).


Por último, coincidimos en que este encuentro sin duda, nos va ayudar a revitalizar la difusión de la Causa en nuestras diócesis. La necesidad de repetir estos encuentros y mantener contacto permanente a nivel de zona, canalizando las experiencias en la difusión, para que nos ayuden a compartir iniciativas que enriquezcan la difusión de la Causa del Siervo de Dios Guillermo Rovirosa.





lunes, 7 de febrero de 2011

ORAR EN EL MUNDO OBRERO: 6ª SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO (13 febrero 2011)


Dibujo: Cerezo Barredo


“Os han enseñado… Pues yo os digo…”.

Orar es acoger la compañía de Jesús

y escuchar lo que nos dice

en nuestra realidad personal

y en la realidad social y eclesial.

Jesús nos da paz y fuerza

y nos dice cómo ser, estar y actuar.







Antes se os decía: levantaos. Pero yo os digo: superaos.

Antes se os decía: caminad. Pero yo os digo: volad.

Antes se os decía: no riñáis. Pero yo os digo: abrazaos.

Antes se os decía: no os robéis. Pero yo os digo: regalaos.

Antes se os decía: no os embarréis. Pero yo os digo: perfumaos.

Antes se os decía: no os hagáis llorar. Pero yo os digo: haced reír.

Antes se os decía: no derraméis sangre. Pero yo os digo: dad la sangre.

Antes se os decía: comparte el pan. Pero yo os digo: haceos pan

(R. Prieto, Adviento y Navidad 2010-2011, Caritas Española, 214-215)


Dibujo del Hermano Cortés


Lecturas del Domingo, 13 de febrero:
«Yo os digo…».


- Eclo (Si) 15, 16-21. No mandó pecar al hombre.
- Sal 118, 1-2. 4-5. 17-18. 33-34. R/. Dichoso el que camina en la voluntad del Señor.
- 1Co 2, 6-10. Dios predestinó la sabiduría antes de los siglos para nuestra gloria.
- Mt 5, 17-37. Se dijo a los antiguos, pero yo os digo.


Yo os digo…
El libro del Eclesiástico afirma que cada uno es libre de tomar sus decisiones en la vida.
El auténtico sabio sigue la sabiduría de Dios (1 lect.).
El Evangelio reúne una serie de enseñanzas de Jesús para cumplir y llevar a plenitud la Ley (Ev.).
Pablo compara la sabiduría humana y la divina y prefiere apoyarse en la sabiduría misteriosa de Dios (2 lect.).

 COLECTA DE LA CAMPAÑA CONTRA EL HAMBRE EN EL MUNDO (Manos Unidas)



viernes, 4 de febrero de 2011

EL «MTCE» REIVINDICA LOS DERECHOS DE LA FAMILIA

El Movimiento de Trabajadores Cristianos de Europa (MTCE) ha elaborado una Carta de Derechos de la Familia con la que quiere reivindicar ante las instituciones europeas políticas que permitan el desarrollo pleno de la vida familiar, actualmente muy condicionada y mediatizada por las necesidades productivas y la precarización del mercado de trabajo.





El seminario europeo celebrado en la ciudad húngara de Szombathely el pasado mes de noviembre reunió a 60 representantes de los movimientos integrados en el MTCE (ECWM-EBCA), sindicalistas, activistas y expertos procedentes de once países, para abordar la «Desigualdad entre hombres y mujeres en el mundo laboral» y promover «estrategias para una integración mejor de la vida familiar y profesional». Ya en 2009, en Nantes el MTCE había puesto de manifiesto su preocupación por las dificultades de las familias a la hora de compatibilizar el ámbito personal y social con los actuales ritmos de trabajo.


En esta ocasión, los miembros de los movimientos cristianos europeos insertos en el mundo del trabajo se habían propuesto definir qué derechos fundamentales, nuevos o en retroceso, deben defenderse conjuntamente dentro de Europa para que la actual organización del empleo no se imponga a las necesidades de las personas.


Representantes de KAB de Alemania, KAMM de Hungría, KAP de la República Checa (KAP), MCW de Gran Bretaña, LOC de Portugal e IFES de Rumanía pudieron exponer la situación que viven las familias obreras en sus respectivos países, mientras que María José Rodríguez (HOAC) habló de los problemas que la precarización y la flexibilidad provocan en las familias. Ilke Jaspers (ACV, Bélgica) repasó cómo los diferentes sistemas de seguridad social de los países europeos intentan apoyar la conciliación entre vida laboral y familiar y las reacciones que se están produciendo ante los recortes de derechos laborales.


La acción conjunta que plantea el MTCE pasa por poner de manifiesto las dificultades en los ámbitos de actuación de cada movimiento nacional que encuentran las familias y proponer soluciones, junto con otros agentes sociales y eclesiales. Pero también, el MTCE quiere concienciar a las instituciones políticas y eclesiales de que la actual crisis de las familias, en buena medida, se debe a la organización de las relaciones laborales para dar satisfacción a los objetivos macroeconómicos y no a las necesidades humanas.


«Si queremos que la familia sea un lugar propicio para la humanización y esté en condiciones de cumplir su importante papel social, hay que acabar con lo que hoy está vulnerando derechos básicos de los seres humanos», comenta Charo Castelló, actual presidenta del MTCE.


Por ahora, cada movimiento está dando a conocer a sus miembros las conclusiones alcanzadas en Szombathely y difundiendo en sus ámbitos de actuación la «Carta de Derechos de la Familia», a la espera de lanzar una campaña a nivel europeo de adhesión y definir la estrategia para llegar a las instituciones europeas, tanto políticas como eclesiales.




«CARTA DE LOS DERECHOS FAMILIARES
DE LAS PERSONAS»



Nosotros y nosotras, miembros del Movimiento de Trabajadores Cristianos de Europa (MTCE), procedentes de varios países de Europa, hemos reflexionado sobre la compatibilidad entre vida familiar y vida profesional.


Constatamos:

◦Una flexibilidad y una precariedad crecientes del trabajo y un paro cada vez más extensivo que fragilizan a las familias;

◦Una organización del trabajo que obstaculiza la vida personal y familiar: cada vez existe menos tiempo para estar juntos (por ejemplo, el trabajo en domingo);

◦Una disminución, o a veces una desaparición de derechos sociales, que penaliza principalmente a las familias trabajadoras;

◦Un pensamiento dominante «individualista y consumista», que nos hace creer que esas situaciones son naturales y que no pueden cambiar…


Estas realidades impiden el desarrollo de la vida familiar y la participación en la vida social. Creemos que el sistema capitalista neoliberal es el que destruye una institución fundamental de toda sociedad: la familia. Esta situación se ha agravado y constituye un formidable reto para quienes estamos preocupados y preocupadas por la dignidad, la libertad y el desarrollo integral de las personas.


Nadie cuestiona el derecho a ser madre o padre, a formar una familia, educar a sus hijos… Pero, ¿qué condiciones objetivas permiten hacerlo, sin dejar de ser penalizado? ¿Cómo nos hacemos personalmente responsables para que la vida de la familia sea un lugar de desarrollo de la persona, de corresponsabilidad, de compromiso social y cristiano?


Por todo ello reivindicamos los «derechos familiares de las personas y los derechos sociales de las familias».


Lo hacemos sobre la base de nuestra concepción cristiana de la persona humana y sobre la base de la igualdad entre la mujer y el hombre. Afirmamos que las mujeres y los hombres tienen libertad de elección.


Para garantizar la compatibilidad entre vida familiar y vida profesional, reclamamos:

«Los derechos familiares de las personas»

◦Derecho a ser madre y padre.

◦Derecho a fundar, mantener y desarrollar una familia.

◦Derecho a cuidar a las personas mayores.

◦Derecho a educar a los hijos e hijas.

◦Derecho a cultivar las relaciones de pareja.

◦Derecho a una jornada de trabajo compatible con la vida familiar.

◦Derecho a desarrollar la propia vocación.

◦Derecho a tener un compromiso político, sindical, social o cristiano.

◦Derecho a no ser penalizado o penalizada de cualquier manera a causa del ejercicio de estos derechos.

◦Derecho a recibir la ayuda necesaria que garantiza el ejercicio de los derechos familiares de las personas.


Y los derechos sociales de las familias:

◦Derecho a que la organización del trabajo respete la vida familiar.

◦Derecho a un trabajo digno.

◦Derecho a un salario justo y suficiente.

◦Derecho a una red de prestaciones sociales que garantice el alojamiento, la educación, la salud, el paro, la invalidez y la jubilación.


«El trabajo está hecho para la persona y no la persona para el trabajo» (Laborem exercens, 6).





El MTCE se entiende como una red de trabajadores cristianos que defiende las creaciones de una Europa social y justa. En este sentido, el MTCE trabaja en la realización de un Modelo Social Europeo. La dignidad humana, la solidaridad y la justicia son los puntos de orientación centrales.

El MTCE sigue el método de ver-juzgar-actuar. La base de la reflexión es la percepción consciente y el análisis de las circunstancias vitales de las personas en el campo de tensión de estructuras sociales, económicas y políticas. Después sigue la valoración según los parámetros del Evangelio y la doctrina social eclesiástica. De ella emana la actuación política y pastoral, así como la elaboración y formulación de soluciones de problemas políticos, que se introducen en la política europea. Las estructuras laborales y organizativas de las diferentes organizaciones de trabajadores nacionales son diferentes.

Al mismo tiempo que existen diferentes movimientos con una amplia tradición, también existen algunos movimientos en desarrollo, sobre todo en Europa Oriental. La base para el trabajo social, cultural y emancipador en cada uno de los movimientos es el Evangelio, el cual ubica al ser humano como el centro de toda acción. Al mismo tiempo, el MTCE representa la coordinación europea del “Movimiento Mundial de Trabajadores Cristianos (MMTC)”, que se fundó en Roma en 1966.



miércoles, 2 de febrero de 2011

EDITORIAL N.O. 1520 de Febrero 2011: «CONCIENCIA CRISTIANA Y HUMANISTA»


Editorial de Noticias Obreras
Núm. 1.520 de FEBRERO 2011


«¿qué moral, qué humanismo
hay tras una decisión que otorga
distintos derechos a personas
que son iguales?»



Hay cosas que no se pueden hacer porque afectan al contenido de lo humano, porque deshumanizan al que lo plantea y a todos. Por ejemplo: no se puede plantear la eliminación de la población civil en una guerra. Como no se puede, para eliminarla y sembrar el terror se recurre al eufemismo de «los efectos colaterales». El resultado es el mismo, el asesinato de inocentes, pero se reconoce que eso no debería pasar, que ha sido «un error». Así, se consigue el objetivo deseado y se salva la maltrecha conciencia humana.


Hay aspectos de las relaciones humanas que no pueden solucionarse por este medio. Si dos trabajadores realizan el mismo trabajo en la misma empresa, deben estar acogidos a la misma legislación laboral, y la trasgresión de la misma nunca puede justificarse como un efecto colateral, como algo que no se ha querido hacer.


A mediados de diciembre, el Parlamento Europeo debatió la llamada «Directiva de Permiso Único». Tras este curioso nombre se esconde el mayor atentado a los derechos de los trabajadores inmigrantes y a los Derechos en esta realidad desfigurada que va siendo Europa. Los trabajadores inmigrantes con permiso de trabajo, legales, se regirán por la legislación de sus países de origen; no podrán cobrar la pensión al regresar a sus países, se recortan sus derechos a las prestaciones familiares, a la formación, a la vivienda y a la educación, etc. Así, una empresa puede trasladarse a Marruecos y que los trabajadores inmigrantes que trabajen en las instalaciones que la misma tiene en Madrid se rijan por la legislación marroquí y no por la española. Una auténtica barbaridad humana que hace poco sólo defendía el partido fascista de Le Pen.


No hemos llegado aquí por accidente. Previamente, la Comisión Europea ha elaborado un proyecto de directiva, lo que supone un detallado proceso de reflexión y diálogo. Después, la ha enviado al Parlamento, donde cada grupo parlamentario la ha estudiado, reflexionado, debatido, consensuado, etc. Finalmente, un pequeño problema ha impedido que la directiva se apruebe, pero se volverá a intentar en dos meses.


Como se ve, no hay nada de azar en este proceso, nada de efectos colaterales. Por lo tanto, cabe preguntarse: ¿qué moral, qué ética, qué humanismo hay tras una decisión que mide la dignidad humana por el lugar de nacimiento, que otorga distintos derechos a personas que son iguales? ¿Han leído, sus señorías, la Declaración Universal de los Derechos Humanos y la Constitución de sus propios países?


Las crónicas cuentan que la derecha ha apoyado la directiva y la izquierda se ha opuesto, y esto nos deja un sabor agridulce porque nos preocupa lo siguiente: las raíces cristianas de Europa también se manifiestan en las creencias de los diputados. Sabemos que hay diputados católicos tanto en la derecha como en la izquierda. ¿Cómo es posible que ante un ataque a la dignidad humana no haya saltado como un resorte la conciencia cristiana de la compasión y la defensa de la dignidad sagrada de cada persona por encima de las ideologías y de la disciplina de partido?


Tenemos razón la Iglesia cuando afirmamos que el secularismo es un grave problema –esto es una muestra de ello– y lo tenemos porque impide darnos cuenta de que «La “ciudad del hombre” no se promueve sólo con relaciones de derechos y deberes sino, antes y más aún, con relaciones de gratuidad, de misericordia y de comunión» (CV 6).


Cuando estas relaciones faltan, el mercado se impone sobre la conciencia y nos queda lo que tenemos: ideología sin conciencia, ni cristiana ni humanista, sólo mercado y mercaderes.


SUMARIO: Noticias Obreras febrero 2011


Noticias Obreras arranca su portada de febrero con la Directiva de Permiso Único: “Europa endurece el trato a los inmigrantes”, un tema que se analiza en profundidad en la sección “El Tema del Mes”, revisando las últimas decisiones europeas sobre inmigración desde el punto de vista de los derechos humanos y laborales y la Doctrina Social de la Iglesia.


En Laboral se habla de la reforma de las pensiones y de cómo se trata de contentar a los mercados y a la banca a costa de los trabajadores.


El Editorial reflexiona sobre la conciencia cristiana y humanista: “¿Qué moral, qué humanismo hay tras una decisión que otorga distintos derechos a personas que son iguales?”.


En Política, José María Zufiaur responsabiliza de la crisis a los políticos y a su falta de voluntad para combatir los excesos del sistema económico y pide que reaccionen.


En la Entrevista, el coautor del libro “Andar un km en línea recta”, José Luis Segovia, denuncia que España tiene más presos que los demás países europeos, sin que la criminalidad sea mayor.


El obispo emérito y antiguo responsable de los movimientos de Acción Católica, D. Victorio Oliver, repasa la obra de Guillermo Rovirosa.


Otros titulares: “Feminismo y cristianismo”, “¡Indignez Vous!”, “Consumir es algo más que comprar”, “Un plan para rebajar derechos”, “Respirar con tranquilidad”, “La resignación ciudadana”, “Solidaridad con los trabajadores pobres”…