HOA DIOCESANA DE CÁDIZ Y CEUTA

[hoac.gif]










UNA MIRADA CRISTIANA DEL TRABAJO HUMANO Y EL BIEN COMÚN
¡ACOGE, ABRAZA, CUIDA, ACOMPAÑA...!
LA VIDA DEL MUNDO OBRERO, CON MISERICORDIA Y COMPASIÓN.


¡Bienvenido/bienvenida! al "blog" de la HOAC diocesana de Cádiz y Ceuta.


domingo, 1 de noviembre de 2015

RETIRO DIOCESANO CURSO 2015/2016:
LUNES 02 DE NOVIEMBRE. En San Fernando (Cádiz), Parroquia de San Servando y San Germán.
Hora de comienzo: 10:30 de la mañana


DIÓCESIS DE CÁDIZ Y CEUTA
http://hoaccadizyceuta.blogspot.com/


RETIRO DIOCESANO DE LA HOAC:
Lunes, 02 de noviembre de 2015

 Querido amigo/a:

 Recibe un saludo muy cordial, para ti, tu familia y seres queridos. 

La Comisión diocesana nos propone conforme con los reajustes de fechas que hemos realizado en nuestro calendario diocesano, la celebración de este Retiro Diocesano, al que tenemos el gusto de invitarte y de convocarte.  Tendrá lugar (D.m.) el próximo: 

Día: Lunes, 02 de noviembre de 2015.
Horario: De 10:30 a 14:30 aprox.
Lugar: En San Fernando (Cádiz)
Parroquia de San Servando y San Germán.
En la Barriada de La Ardila. c/ Avda. Ponce de León, 10

 Siendo el ponente: Pepe “Mairena”, al que hemos invitado a que nos acompañe.

 Proponiéndose el siguiente orden del día a seguir para este Retiro:

1.-       Oración Inicial.
 
2.-       Reflexión: ¿Cómo animar nuestra Espiritualidad para seguir creciendo en comunión y vinculación con la HOAC[1] y con los empobrecidos del mundo obrero, tras la celebración de la XIII A.G. y el comienzo del nuevo curso?[2]

3.-       Puesta en común de la reflexión, interpelaciones recibidas… para la vida personal y comunitaria …

4.-       Celebración de la Eucaristía y despedida.

Contamos con tu asistencia.

Recibes un abrazo en Cristo obrero

¡Hasta mañana en el Altar de la Vida!

 
LA COMISIÓN DIOCESANA DE LA HOAC
Diócesis de Cádiz y Ceuta





[1] Iglesia en el Mundo Obrero y Mundo Obrero en la Iglesia.
[2] Se puede considerar otro texto o contenido que se vea más adecuado.



MOTIVACIÓN 

Estamos ante la oportunidad
de reposar nuestra vida militante,
de reconsiderar ante el Señor
como le vivimos a él como Padre,
como nos vivimos como hermanos nosotros
y como hermanos hoacistas.
 

ORACIÓN PARA DISPONER EL CORAZÓN

Te pedimos, Dios Padre-Madre
que derrames sobre
nosotros y nosotras
los tesoros de tu bondad;
que tu Espíritu nos llene
de fuerza y de energía
hasta lo más íntimo de nuestro ser;
que Cristo habite por medio de la fe,
en el centro de nuestra vida
familiar, eclesial y obrera;
que el amor nos sirva de cimiento y de raíz
para colaborar activamente
en la liberación de todos los que sufren,
con la convicción de que otro mundo es posible,
si se orienta a tu Reino.

Amén.
 
 

LA PALABRA DE DIOS Efesios 3,14-19 

«Doblo mis rodillas delante del Padre,
de quien procede toda paternidad
en el cielo y en la tierra.

Que Él se digne fortificarlos con medio de su Espíritu,
conforme a la riqueza de su gloria,
para que crezca en vosotros el hombre interior.

Que Cristo habite en vuestros corazones por la fe;
y seáis arraigados y edificados en el amor.

Así podréis comprender, con todos los santos,
cuál es la anchura, la longitud, la altura y la profundidad,
en una palabra vosotros podréis conocer el amor de Cristo,
que supera todo conocimiento,
para que seáis colmados por la plenitud de Dios»
.

PARÁBOLA: ¿AGUILA O GALLINA?

Un guerrero indio se encontró un huevo de águila,
el cual recogió del suelo y colocó más tarde
en el nido de una gallina.

El resultado fue que el aguilucho
se crió junto a los polluelos.

Así, creyéndose ella misma gallina,
el águila se pasó la vida
actuando como éstas.

Rascaba la tierra en busca de semillas
e insectos con los cuales alimentarse.

Cacareaba y cloqueaba.

Al volar, batía levemente las alas
y agitaba escasamente su plumaje,
de modo que apenas se elevaba
un metro sobre el suelo.

No le parecía anormal;
así era como volaban las demás gallinas.

Un día vio que un ave majestuosa
planeaba por el cielo despejado.

Volaba sin casi batir sus resplandecientes alas
dejándose llevar gallardamente
por las corrientes de aire.

¡Qué hermosa ave!
le dijo a la gallina que se hallaba a su lado.

¿Cuál es su nombre?

Aguila, la reina de las aves, le contesto ésta.

Pero no te hagas ilusiones: nunca serás como ella.

El águila vieja dejó, en efecto, de prestarle atención.

Murió creyendo que era gallina.


RESPUESTA A LA PALABRA DE DIOS 

Hoy, Señor, siguiendo tu consejo,
busco y pido silencio:
no para dormirme en plácidas nubes,
ni para olvidarme de tantos gritos y clamores obreros,
ni para descansar en mis comodidades...

Lo pido, Señor, porque quiero vivirme, vivirte,
porque busco tus huellas y quereres,
porque quiero hablarte y escucharte,
porque quiero entrar en las soledades
de los que sufren, claman o enmudecen,
sencillamente, porque quiero orarte
sin distracciones…

Ya me ves, Señor.
Aquí estoy, a tu puerta,
con el anhelo encendido
con el deseo disparado,
con los ojos atentos y los pies prestos,
aguardando lo que más quiero, tu abrazo;
luchando contra mis fantasmas y miedos,
despertando mi esperanza dormida,
re-cordando nuestras promesas y encuentros.

Aquí estoy, Señor, a tu puerta,
cautivo/a, necesitado/a;
cortado/a, enamorado/a…;
queriendo despojarme de inercia y de pesos,
rogándote que cures las heridas que llevo
 y orientes mi vida a lo que no siempre quiero,
y, sin embargo, busco como el mejor tesoro.

¡Aquí estoy, Señor, tú sabe cómo! 

Manifestamos nuestros deseos
y ofrecemos este encuentro.
 

Oración a Jesús Obrero.


Busca un lugar tranquilo, donde puedas encontrarte con Dios.

Comienza agradeciendo a Dios poder participar en este retiro.


ORACIÓN DE ENTREGA A DIOS
Autor: Charles de Foucauld

Padre, me pongo en tus manos,
haz de mí lo que quieras,
sea lo que sea, te doy las gracias.

Estoy dispuesto a todo,
lo acepto todo,
con tal que tu voluntad se cumpla en mí,
y en todas tus criaturas.

No deseo nada más, Padre.

Te confío mi alma,
te la doy con todo el amor
de que soy capaz,
porque te amo.

Y necesito darme,
ponerme en tus manos sin medida,
con una infinita confianza,
porque Tú eres mi Padre.

Algunas orientaciones para tu oración

1.    Puedes hacerte consciente de para qué has venido a este Retiro.

2.    Puedes revisar, en diálogo con el Amigo, sobre tu experiencia de oración.
¿Con quién y desde donde  hago oración?

3.    Pregúntate, en presencia del Amigo, si te preocupas y ocupas de tu propia conversión. ¿Qué lugar ocupa en tu Proyecto Personal de Vida?

Toma nota de lo que quieras comunicar a los demás en la puesta en común de tu oración.

 



CELEBRACIÓN DE LA EUCARISTÍA 

Monición de entrada: 

En continuidad con nuestra XIII Asamblea General de agosto pasado, hemos echado a andar en un nuevo curso.  Retomando el espíritu compartido en Segovia, nos hemos reunido a orar para hacer posible que nuestro Plan de Trabajo lleve a anunciar a Cristo en nuestro mundo obrero y a sentirnos miembros activos de nuestra Iglesia diocesana. 

Si estamos convencidos de que “es Él quien inicia este plan, Él no descansará hasta verlo realizado” (Filipenses 1,6) 

Y de nuevo, al comenzar el curso, dejemos resonar con fuerza en nosotros la invitación del Papa Francisco: “Invito a cada cristiano, en cualquier lugar y situación en que se encuentre, a renovar ahora mismo su encuentro personal con Jesucristo o, al menos, a tomar la decisión de dejarse encontrar por Él, de intentarlo cada día sin descanso” (Evangelii Gaudium, 3)

Porque: “Cuando la vida interior se clausura en los propios intereses, ya no hay espacio para los demás, ya no entran los pobres, ya no se escucha la voz de Dios, ya no se goza la dulce alegría de su amor, ya no palpita el entusiasmo por hacer el Bien”. (Evangelii Gaudium, 2)
 

ALABEMOS A DIOS CON UNA ENCUESTA
SOBRE NUESTRO IR A LAS PERIFERIAS
DEL MUNDO OBRERO EMPOBRECIDO

 
VER: Llegó el momento de nuestra respuesta.

Pasaron los días de Asamblea,
rebosantes de entusiasmo y alegría.

Ahora, en la rutina gris del día a día,
miremos nuevamente el paro,
a los parados, a los precarios,
los sin-esperanza, los sin nada…

Llegó el momento de entregar nuestra vida. 

Pasaron las vacaciones,
en las que casi todo se olvida.

Ahora, hay que pensar en los emigrantes,
mano de obra barata;
en los que huyen del hambre,
atravesando el mar de la muerte y la miseria.

Llegó el momento de nuestra respuesta. 

Si hermanos, hermanas,
llegó el momento de hacer vida
las ideas y las palabras:

De convertir en actos
la encarnación proclamada;
de hacer real la solidaridad declarada;
de luchar codo a codo
con los que no tienen nada.

Llegó el momento de nuestro ¡SÍ!
a la Iglesia y en ella a la HOAC.
 

Es la hora de contar con Dios,
el defensor de los pobres,
y hacer nuestra su causa;
de abajarnos a las periferias
del mundo obrero
y curar sus heridas
a base de solidaridad
y de lucha por la justicia;
de hacer comunión,
de acompañar sus vidas,
apostar por otra manera
se ser y trabajar,
verdaderamente alternativa.

Llegó el momento de
¡entregar nuestra vida!.



JUZGAR: ¡El que gaste su vida, la realizará!

Jesús tú nos has dicho:
Quien quiera economizar
su vida, la perderá;
y quien la gaste por Mí,
la recobrará.

Pero a nosotros nos da
miedo gastar la vida;
nos asusta entregarla sin reservas.

Un terrible instinto de conservación
nos lleva hacia el egoísmo,
y nos atenaza cuando hemos de decidir.

Jesús, tú lo sabes,
tenemos seguros casi para todo.

Porque no queremos correr riesgos,
no queremos perder.

Y sobre todo está la cobardía…

¿Es que no tenemos derecho a ser normales?

¿Es que no nos has hecho para disfrutar la vida?

¿Serán estas nuestras justificaciones…?

Señor, nos da miedo gastar la vida.

Pero la vida Tú nos la has dado para gastarla;
no se la puede economizar en estéril egoísmo.

Gastar la vida es trabajar por los demás,
aunque no paguen;
hacer un favor al que no lo va a devolver;
gastar la vida es lanzarse aún al fracaso,
si hace falta, sin falsas prudencias;
es quemar las naves en bien del prójimo…

Este es camino de la única felicidad.

Somos antorchas que solo tenemos sentido
cuando nos quemamos;
solamente entonces seremos luz.

Líbranos de la prudencia cobarde,
la que nos hace evitar el sacrificio,
y buscar la seguridad.

Ayúdanos, Señor, a lanzarnos a lo imposible,
porque detrás de lo imposible está tu gracia
y tu presencia; no podernos caer en el vacío,
porque Tú estás esperando en la noche,
con mil ojos llenos de lágrimas obrera.



ACTUAR: Salir a las periferias
del mundo obrero empobrecido.

Haznos, Señor, tu Iglesia obrera:

Una HOAC solidaria, sin acomodaciones,
acogedora, y sin justificaciones;
toda invadida por tu Espíritu;
una comunidad entusiasta,
que sepa construir nueva vida,
en las periferias del mundo obrero.


Haznos, Señor, tu Iglesia obrera:


Una HOAC que lleve tu rostro en su rostro,
tu fraternidad en sus entrañas,
tu pasión por los pobres en su corazón
y tu Evangelio obrero a flor de piel,
para sembrarlo en lo surcos
de las periferias del mundo obrero.
 
Haznos, Señor, tu Iglesia obrera:

Una HOAC con una gran dosis de amor,
en la que todos y todas
dediquemos nuestra vida:

A curar heridas y dar ternura,
a ser solidarios y defender la justicia,
a abrir surcos y arrojar semillas
de esperanzas nuevas,
que hagan nacer la Iglesia
en las periferias del mundo obrero.

Si, Jesús, llévanos a las periferias obreras
de los parados, y de los excluidos,
de los obreros precarios y los oprimidos;
que vayamos a donde Tú estás ya:

A los barrios ignorados de la ciudad;
a las periferias vitales de la pobreza
y la desigualdad…

Allí podremos ser eco humilde
de tu Palabra y animadores de tu Reino.




ORACIÓN COLECTA

Jesús, tú nos invitas a estar al lado
del compañero que no tiene fuerzas;
del vecino que vive perdido y cansado,
del amigo que se quedó caído en la orilla,
del que no tiene para curar sus heridas,
del joven que no sabe a dónde camina…

Por eso, ayudados por ti, Señor,
y unidos a toda la Iglesia de Cádiz,
te pedimos:

Llévanos de la mano a esa realidad social que nos abruma;
abre nuestro corazón a la injusticia de cada día
y nuestros oídos a los gritos que la mayoría no escucha…

Aquí nos tienes, Jesús, tremendamente débiles,
pero decididos a cambiar, desde dentro,
nuestra propia vida, para poder cambiar
este mundo que es el nuestro,
esta realidad que es la nuestra,
este hogar, este taller, este barrio,
que son los nuestros,
y esta Iglesia y, en ella la HOAC,
que es la nuestra…

Amén.







LA PALABRA DE DIOS: Mateo 5,13-18

«Vosotros sois la sal de la tierra.

Y si la sal se pone sosa,
¿con qué se salará?
Ya no sirve más que
para tirarla a la calle
y que la pisotee la gente.

Vosotros sois la luz del mundo.

No se puede ocultar una ciudad
situada en lo alto de un monte.

Ni se enciende una lámpara
para meterla debajo del perol,
sino para ponerla en el candelero
y que brille para todos los de la casa.

Empiece así a brillar
vuestra luz ante los hombres;
que vean el bien que hacéis
y glorifiquen a vuestro Padre del cielo.

¡No penséis que he venido
a echar abajo la Ley ni los Profetas!

No he venido a echar abajo,
sino a dar cumplimiento:


Porque os aseguro
que antes que desaparezcan
el cielo y la tierra,
ni una letra ni una coma
desaparecerá de la Ley
antes que todo se realice».




ORACIÓN FINAL: ACCIÓN DE GRACIAS

Bendito seas, Jesús,
por la oportunidad
que nos brindas,
para la conversión
y el encuentro contigo,
para poner gracia
donde abunda la desgracia,
para sembrar esperanza
en las periferias
de la desilusión.

Bendito seas, Jesús;
porque nos llamas,
-sea cual sea
nuestra historia y situación-,
a emprender cada día la tarea
de seguir tus huellas,
estando y sirviendo
a los más pobres.

Bendito seas, Jesús;
por despertarnos
de nuestros dulces sueños,
por liberarnos de nuestras
falsas seguridades,
por invitarnos a acercarnos
a las víctimas de la crisis,
porque ahí,
te encontraremos a Ti.

Bendito seas, Jesús;
por darnos el Espíritu
que nos envía,
como a ti mismo,
 a Juan y a tantos otros,
a anunciar “Tu año de gracia”
en medio de la desgracia.

Bendito seas, Jesús;
porque percibimos
que es tu aliento
el que nos anima y guía,
que son tus manos
las que nos alzan y sostienen
en el camino que
nos queremos trazar
y, con tu ayuda, realizar,
para bien del mundo obrero
empobrecido.
 



CUESTIONARIO:

1.-  ¿Qué supone para cada uno/a de nosotros/as, para nuestra responsabilidad en el equipo, en la HOAC diocesana lo acordado en la XIII Asamblea General que tenemos que poner en marchar en el próximo bienio y llevar a la práctica durante los próximos seis años?

 


 

2.-  ¿Qué medios necesitamos poner en marcha en la HOAC diocesana, en el equipo y en nuestra responsabilidad, para llevarlo a la práctica y vivir lo acordado en la XIII Asamblea General?

 


 

3.-  ¿Personalmente, a qué nos vamos a comprometer para llevarlo a cabo?

 

 


Nota: Estas preguntas las podremos ir reflexionando en los equipos y tendremos un tiempo para seguir dialogándolas en la próxima Asamblea diocesana.


 


«3.- ¿QUÉ QUIERES SER DE MAYOR?»
(Claves del bienestar humano),
por José Antonio Hernández Guerrero



Aunque sea una obviedad, no estaría mal que recordáramos que todos los crecimientos implican cambios, pero que no todos los cambios proporcionan crecimiento. Algunos cambios pueden ser inútiles, vacíos, frívolos e insignificantes: son aquellos que, como describe la película El gatopardo, “todo cambia para que no cambie nada”. Otros pueden ser negativos, dañinos, destructores y tóxicos como, por ejemplo, los que lesionan el organismo, turban la mente, agravian la dignidad personal o rompen la convivencia. Otros son positivos, sustanciosos, alimenticios y enriquecedores como, por ejemplo, los que vigorizan y embellecen el cuerpo, serenan y ennoblecen el espíritu, unen y honran a la familia, y fortalecen a la sociedad.


Pero hemos de tener en cuenta que, como ocurre con las alteraciones de la naturaleza y con las transformaciones del organismo humano, los cambios han de ser continuos, graduales e, incluso, rítmicos. Para cambiar mejorando hemos de fijarnos unas metas claras, unos objetivos interesantes y unos proyectos estimulantes: tanto tú como yo -por muchos años que hayamos cumplido- tenemos que preguntarnos qué quiero ser de mayor. Con independencia de la edad, hemos de ilusionarnos proyectando objetivos, haciendo planes, programando actividades. De esta manera, no sólo generaremos nuevas esperanzas, sino también dotaremos al presente de significados y de sentidos. En vez de movernos por impulsos, como lo hace el resto de los animales, los seres humanos hemos de orientar nuestras actividades, sobre todo, por los destinos que, de manera libre, elijamos.




José Antonio Hernández Guerrero, reflexiona, semanalmente en nuestro “blog”, sobre las Claves del bienestar humano el sentido de la dignidad humana y el nuevo humanismo.
2.- «LA VIDA ES MOVIMIENTO»
(Claves del bienestar humano)