HOA DIOCESANA DE CÁDIZ Y CEUTA

[hoac.gif]










UNA MIRADA CRISTIANA DEL TRABAJO HUMANO Y EL BIEN COMÚN
¡ACOGE, ABRAZA, CUIDA, ACOMPAÑA...!
LA VIDA DEL MUNDO OBRERO, CON MISERICORDIA.


¡Bienvenido/bienvenida! al "blog" de la HOAC diocesana de Cádiz y Ceuta.


domingo, 24 de julio de 2016

ORAR EN EL MUNDO OBRERO:
«FIESTA DE SANTIAGO EL MAYOR, APÓSTOL» , PATRONO DE ESPAÑA Ciclo “C” (25 de JULIO de 2016)


«Solemnidad del apóstol Santiago,
hijo del Zebedeo y hermano
de san Juan Evangelista,
que con Pedro y Juan
fue testigo de la transfiguración
y de la agonía del Señor.
Decapitado poco antes
de la fiesta de Pascua
por Herodes Agripa,
fue el primero
de los apóstoles
que recibió la corona
del martirio».
(elogio del
Martirologio
Romano).

ORAR EN EL MUNDO OBRERO
Ciclo “C”  (2015 — 2016)

«FIESTA DE SANTIAGO
EL MAYOR, APÓSTOL»
PATRONO DE ESPAÑA
(25 de JULIO de 2016)

ESCUCHA LA PALABRA…
Lectura del libro de los Hechos
de los Apóstoles 4,33; 5,12. 27-33; 12,2
El rey Herodes hizo pasar a cuchillo a Santiago.

Salmo 66, 2-3. 5. 7-8
Oh Dios, que te alaben los pueblos,
que todos los pueblos te alaben.

Lectura de la segunda carta del apóstol
san Pablo a los Corintios 4,7-15
Llevamos en el cuerpo la muerte de Jesús.

Lectura del santo evangelio
según san Mateo 20,20-28
Mi cáliz lo beberéis.

«BEBER DEL MISMO CÁLIZ»

El apóstol Santiago cumplirá el reto
que lanza Jesús a él y a su hermano.

La primera lectura es un acta martirial.

El apóstol Santiago fue el primer apóstol
que murió por el evangelio (1 Lect.).

Beber el cáliz significa pasar
por la experiencia de
la muerte en Cristo (Ev.).

Pablo teologiza sobre
la vocación martirial del apóstol
porque lleva en sí
la muerte de Cristo (2 Lect.).
Señor, Jesús,
te ofrecemos
todo el día,
nuestros trabajos,
nuestras luchas,
nuestras alegrías,
y nuestras penas.

María, Madre de los pobres,
Ruega por nosotros.

Las oraciones semanales y el material de la HOAC
lo podéis encontrar archivado en:
http://issuu.com/hoac/docs

Le agradecemos haga uso de esta página
y esperamos que las orientaciones
para la oración le sean de provecho.

Si no la recibe y quiere hacerlo, puede solicitarla
enviándonos su dirección electrónica a:
hoaccadizyceuta@gmail.com
y se la enviamos para cada domingo.


«41.- MALESTAR» (Claves del bienestar humano),
por José Antonio Hernández Guerrero




Malestar



Estoy sorprendido por las interesantes preguntas que me han formulado y por las sugerentes cuestiones que los lectores me han apuntado al hilo de las ideas vertidas en el artículo sobre el bienestar. Como es natural, muchas de las opiniones no coinciden con mis planteamientos, de la misma manera que las experiencias en las que aquéllas se apoyan son diferentes e, incluso, opuestas a las mías. No caeré en la pretensión -errónea e inútil- de defender con argumentos una convicción basada, como ya indiqué, en mi experiencia personal sólo válida para mí y para aquellos que la hayan vivido de manera análoga.


Aprovecho, sin embargo, la oportunidad para aclarar algunas confusiones que en varios comentarios sobre los obstáculos al bienestar se repiten en los mails que he recibido. Hemos de reconocer, en primer lugar, que el malestar causado por las enfermedades, por los dolores y por los sufrimientos -realidades humanas estrechamente relacionadas entre sí- nos son manifestaciones idénticas.


El malestar generado por las enfermedades, que son afecciones comunes a todos los seres vivientes -a las plantas, a los animales y a los humanos- son unos avisos que, amenazadores, nos anuncian la muerte; son las advertencias que, insistentes, nos recuerdan que somos débiles frente a la fuerza agresora de la naturaleza, y son unos síntomas que, claramente, nos revelan que llevamos encerrados en el interior de nuestras entrañas los enemigos de nuestra propia supervivencia. Los dolores los padecemos todos y sólo los seres animados -no las plantas- constituyen llamadas de atención de mal funcionamiento de las piezas de nuestro complejo organismo; son las alertas que se encienden para comunicar el fallo de algún órgano; son las señales que nos comunican que algún mecanismo corporal está estropeado.


Los sufrimientos, en el sentido estricto, son propiedades peculiares de los seres humanos; son ambivalentes prerrogativas que nos distinguen de los demás vivientes; son las resonancias negativas, los ecos profundos -racionales e irracionales- de los dolores físicos, de las agresiones psicológicas o de los ataques morales: los dolores atacan el cuerpo y los sufrimientos hieren el alma. El sufrimiento es una operación de la mente que interpreta el dolor y mide sus dimensiones; es una reacción de la conciencia a los estímulos desagradables; es una respuesta humana en la que interviene de manera directa la inteligencia, la imaginación y, sobre todo, la emotividad. Pero el sufrimiento es, además, una de las vías más seguras y más directas para penetrar en el fondo secreto de las realidades humanas, una clave segura para conocer el sentido profundo de los sucesos. Baudelaire, con vigor, entusiasmo y hondura, nos dice que la verdad reside en el sufrimiento, en el dolor que es la nobleza más ilustre: la única aristocracia de este mundo, que completa y humaniza turbadoramente la visión de las cosas.




José Antonio Hernández Guerrero, reflexiona, semanalmente en nuestro “blog”, sobre las Claves del bienestar humano el sentido de la dignidad humana y el nuevo humanismo.


40.- «EL BIENESTAR»,
(Claves del bienestar humano)