HOA DIOCESANA DE CÁDIZ Y CEUTA

[hoac.gif]










UNA MIRADA CRISTIANA DEL TRABAJO HUMANO Y EL BIEN COMÚN
¡ACOGE, ABRAZA, CUIDA, ACOMPAÑA...!
LA VIDA DEL MUNDO OBRERO, CON MISERICORDIA Y COMPASIÓN.


¡Bienvenido/bienvenida! al "blog" de la HOAC diocesana de Cádiz y Ceuta.


lunes, 17 de febrero de 2020

LA “DICTADURA ECONÓMICA” PONE GRAVEMENTE EN PELIGRO LOS VALORES HUMANOS Y CRISTIANOS, por José Antonio Hernández Guerrero




La “dictadura económica” pone gravemente en peligro los valores humanos y cristianos.



Confieso, en primer lugar, que, durante la relectura de este libro que reúne una serie de conferencias del ensayista y dramaturgo francés Georges Bernanos (1888- 1948) me he sentido más sorprendido que cuando lo estudié por exigencias académicas hace ya más de cincuenta años. Si entonces sus afirmaciones me parecieron alarmistas, exageradas y pesimistas, ahora las juzgo como los anuncios de un vidente o, mejor, como las revelaciones de un profeta. Quizás tenía razón cuando afirmaba que “un profeta no es profeta de verdad sino después de su muerte”. Bernanos, efectivamente, fue un hombre libre, claro y valiente que asumió las consecuencias de su decisión de “proclamar” su peculiar visión de la realidad -su verdad cristiana- a pesar de que era consciente de los “sarpullidos” que sus palabras producían porque estaba convencido de que: “las voces liberadoras no son las voces sedantes y tranquilizantes”.


En este libro distingue las palabras “optimismo” y “esperanza” La primera es un falso sinónimo, un mero sucedáneo y una “trampa” que los políticos emplean como herramienta propagandística con el fin de que los ciudadanos ingenuos se dispongan a creer, a aprobar y a sufrir las promesas engañosas. De manera rotunda él llega a afirmar que “el optimismo es una falsa esperanza para uso de los cobardes y de los imbéciles”. Especialmente oportunas me parece su denuncia de la crisis que sufriría Francia y Europa, a mitad del siglo XX, y que, en la actualidad, a mi juicio, son aplicables a todo el mundo: “Pero pienso -y más vale decirlo cuanto antes- que esas crisis no son más que las manifestaciones diversas de otra crisis mucho más general. Esa crisis es una crisis de civilización”.


Singular importancia adquieren en estos momentos sus análisis sobre el tecnicismo, sobre “dominio absoluto de la técnica” cuyos poderes que, en vez de facilitar el crecimiento humano y el desarrollo social, aceleran la destrucción de los valores e impiden la justicia, la solidaridad y la convivencia en paz. Ya entonces él advertía el peligro creciente de la “nueva civilización de las máquinas”, ese imperio tecnológico que disminuye el ejercicio de la libertad e impide el desarrollo de la creatividad personal.


Hemos de tener en cuenta, sin embargo, que su crítica al tecnicismo y al cientifismo no es la condena de la técnica y de la investigación científica sino sus usos en beneficio exclusivo de la especulación, de ese afán ilimitado y sin control de obtener beneficios económicos sin tener en cuenta las perversas consecuencias que tienen sobre el empleo y sobre el bienestar de la sociedad. De manera clara él advierte que la “dictadura económica” pone gravemente en peligro los valores humanos, esos que, a lo largo de los siglos, han constituido los cimientos y la estructura de nuestra civilización, de nuestra sociedad e, incluso, de nuestra definición como seres humanos. Y es que, efectivamente, la civilización y la sociedad humana se edifican mediante la libre, la justa y la solidaria unión y colaboración de los hombres que, como es obvio, somos “seres dotados de cerebro, de corazón y de tripas: de alma y de cuerpo”. Explica con claridad cómo esta noción tan simple entra en contradicción con la concepción que, en la práctica, sirve de criterio para definir y para valorar a los seres humanos: “Aquí tenemos delante de nosotros al hombre entregado a sus propias manos, sus manos rebeldes, sus manos multiplicadas de repente casi hasta el infinito por los técnicos y por los mecánicos, el hombre atacado por sus manos, despojado por ellas, pero desnudo como un gusano impotente, esperando ser despedazado, poco a poco, trazo a trazo, fibra a fibra, desintegrado”.


[Georges Bernanos

La libertad ¿para qué?

Madrid, 2019].



José Antonio Hernández Guerrero, reflexiona, semanalmente en nuestro “blog”, sobre las Claves del bienestar humano el sentido de la dignidad humana y el nuevo humanismo. Actualmente, nos envía también una reseña semanal sobre libros de pensamiento cristiano, evangelización, catequesis y teología. Con la intención, de informar, de manera clara y sencilla, de temas y de pensamientos actuales, que gustosamente publicamos en nuestro “blog”.



ACTUALIDAD DE LA DIÓCESIS:
http://www.obispadocadizyceuta.es/category/actualidad-diocesis/



UN LAICADO QUE RESPONDA AL CLAMOR POR LA JUSTICIA #PUEBLODEDIOSENSALIDA

Un laicado que responda al clamor por la justicia #PueblodeDiosEnsalida

14 FEBRERO 2020 | POR 
El Congreso de Laicos, «Pueblo de Dios en salida», es una oportunidad que estamos llamados a aprovechar, sobre todo, en la continuidad que pueda tener después de su celebración. Oportunidad para abrir procesos de conversión en nuestra Iglesia, procesos para un cambio real que nos ayuden a caminar juntos en la dirección de ser más una Iglesia servidora de nuestra sociedad de la única forma que es posible para crecer en ser una Iglesia evangelizadora, misionera: buscando ser y configurar toda nuestra existencia en Jesucristo como una Iglesia, servidora de los pobres.

Procesos para hacer verdad en nuestras vidas lo que planteó el Concilio Vaticano II y a lo que nos invita incansablemente el papa Francisco: «Los gozos y las esperanzas, las tristezas y las angustias de los hombres de nuestro tiempo, sobre todo, de los pobres y de cuantos sufren, son a la vez gozos y esperanzas, tristezas y angustias de los discípulos de Cristo. Nada hay verdaderamente humano que no encuentre eco en su corazón» (Gaudium et spes1). «Amamos este magnífico planeta donde Dios nos ha puesto, y amamos a la humanidad que lo habita… La tierra es nuestra casa común y todos somos hermanos… Todos los cristianos…, están llamados a preocuparse por la construcción de un mundo mejor. De eso se trata…, y en ese sentido no deja de ser un signo de esperanza que brota del corazón amante de Jesucristo» (Evangelii gaudium, 183).

Así podemos crecer en ser «signo e instrumento» de comunión (LG 1), encarnados desde el diálogo y el servicio, en un mundo tantas veces roto por la injusticia, la desigualdad y la falta de misericordia, en que se instrumentaliza, excluye y descarta a tantas personas, colaborando a cuidar la casa común y la familia que la habitamos según el proyecto amoroso del Padre, que quiere que todas sus hijas e hijos vivamos de acuerdo a la sagrada dignidad que Él nos ha dado.

Ser una Iglesia en salida «Pueblo de Dios en salida» es, ante todo, ser una Iglesia que «escucha el clamor por la justicia y quiere responder a él con todas sus fuerzas… Lo cual implica tanto la cooperación para resolver las causas estructurales de la pobreza y para promover el desarrollo integral de los pobres, como los gestos más simples y cotidianos de solidaridad ante las miserias muy concretas que encontramos» (EG 188). De tal manera que respondamos a nuestra vocación de «ser instrumentos de Dios para la liberación y promoción de los pobres» (EG 187), según el proyecto de fraternidad y siendo muy conscientes de que hacer oídos sordos al clamor de los pobres por la justicia «nos sitúa fuera de la voluntad del Padre y de su proyecto» (EG 187).

Procesos para, en definitiva, ir a lo esencial: buscar ante todo el Reino de Dios y su Justicia (Mt 6, 33). Lo demás (la necesaria superación del clericalismo que tanto marca aun negativamente nuestra Iglesia, el necesario crecimiento en la participación, el protagonismo y la responsabilidad de los laicos, el caminar juntos desde la sinodalidad, etc.) será posible si en el centro de nuestra vida personal y comunitaria está la preocupación por caminar con los pobres para cooperar con eficacia para que todos vivamos con dignidad y por incluir a todos (EG 207). Porque así podremos crecer en lo que es más esencial en cualquier comunidad cristiana: vivir incorporados a Cristo, pues «el Hijo de Dios, en su encarnación, nos invita a la revolución de la ternura» (EG 88).

***
DIÁLOGO Y PARTICIPACIÓN | Este editorial está abierto a tu valoración. Lo puedes comentar y/o compartir en las redes sociales, en la página de la HOAC en Facebook y/o en la cuenta de Twitter. Utilizamos la etiqueta #EnSalida  y #PueblodeDiosEnSalidaTambién puedes hacer llegar tu opinión al correo electrónico participacion@noticiasobreras.es
faldon portada y sumario

Imágenes para Facebook e Instagram:

Imágenes para Twitter:


viernes, 14 de febrero de 2020

LAS TRABAJADORAS Y LOS TRABAJADORES CRISTIANOS, EN EL CONGRESO DE LAICOS #PueblodeDiosEnSalida

Las trabajadoras y los trabajadores cristianos, en el Congreso de Laicos #PueblodeDiosEnSalida

13 FEBRERO 2020 | POR 
La Hermandad Obrera de Acción Católica (HOAC), encabezada por su presidente Gonzalo Ruiz, y un nutrido grupo de militantes trabajadoras y trabajadores cristianos, presentes en las delegaciones diocesanas, asisten al Congreso de Laicos que comienza mañana, día 14, y finaliza el domingo, 16 de febrero, en Madrid.

Este próximo fin de semana, se desarrolla el Congreso de Laicos #PueblodeDiosEnSalida, convocado por la Conferencia Episcopal Española, para impulsar un proceso global de evangelización y avanzar hacia una Iglesia en salida, desde las claves del discernimiento, la sinodalidad y la comunión. Está prevista la participación de más de 2000 personas, Pueblo de Dios en salida que primerea -toma la iniciativa-se involucra, acompaña, fructifica y festeja (EG 20-24).

La HOAC, movimiento de laicos y de laicas especializado en el mundo del trabajo, ha venido participando en las reuniones preparatorias del congreso convocadas por la Comisión Episcopal de Apostolado Seglar (CEAS); en el proceso diocesano que se ha articulado; y en el diálogo junto con las entidades de la Acción Católica Española (General y Especializada), para  favorecer que este congreso promueva una importante renovación del papel y protagonismo del laicado. 

La HOAC espera que sea un gran motivador para el “impulso a la Acción Católica, poniendo al servicio lo que los une y lo que, en conjunto, pueden aportar al resto de la Iglesia, como su metodología y herramientas, y su forma de organización, que pone en el centro a laicos y laicas. Confían en continuar este proceso de discernimiento comunitario que permita avanzar hacia una propuesta “acorde a la actualidad, diverso en su interior, para seguir siendo esa ‘Iglesia en salida’ que llega de un modo concreto y con un mensaje comprensible de justicia a cada espacio donde se siente llamada”.

Este movimiento de trabajadores cristianos ha realizado aportaciones al documento de trabajo del Congreso, tanto a nivel general, como en el ámbito diocesano. En este sentido, la HOAC considera que el Congreso puede favorecer que “la vida laical se revitalice y crezca en las distintas realidades eclesiales”.

En concreto, confía en un impulso decidido por dar a conocer, fomentar e incentivar los distintos movimientos de la Acción Católica Española, que son movimientos promovidos por la propia iglesia, a través del ministerio pastoral.

“Queremos seguir llevando el Evangelio a las distintas realidades sociales, jóvenes, educación, universidad, trabajo, enfermedad y discapacidad, mundo rural… Todas ellas, realidades en las que la Iglesia ha de seguir estando presente, llevando sus preocupaciones y desvelos al interior de la iglesia y el mensaje del evangelio para que ilumine y oriente esas realidades”. Un proceso que debe continuar y concretarse tras el congreso con el documento de trabajo y sus conclusiones.

Presencia congresual
No cabe duda de que el Congreso es una cita importante para este movimiento de trabajadores cristianos. Además de las aportaciones realizadas desde el primer momento, acude con representación significativa, compuesta por la Comisión Permanente de la HOAC, Gonzalo Ruiz, Angelines Bayo, Fernando Díaz, Teresa García, Berchmans Garrido y Paco Álamos; sus adjuntos de Formación, Pino Trejo y Paco Porcar; y de Publicaciones, Abraham Canales, junto a una amplia representación de militantes integrados en las distintas delegaciones diocesanas.

También es de destacar el papel de varios militantes en la Comisión de Contenidos del Congreso que se han distribuido en los cuatro itinerarios: Primer anuncio; Acompañamiento; Formación; y Presencia en la vida pública. En ellos han participado Alfredro Losada, de la diócesis de Santiago de Compostela; José Fernando Almazán y Juan Fernández de la Cueva, ambos de la diócesis de Madrid; y Maite Valdivieso, de la diócesis de Bilbao.

Experiencias y testimonios de los trabajadores cristianos
En el desarrollo del congreso, el sábado, la HOAC participará compartiendo cinco experiencias y sus testimonios, en los distintos itinerarios planteados:

Maria Victoria Sánchez y Lorenzo Martínez, de la diócesis de Plasencia, expondrá su experiencia y testimonio, respectivamente, en El proceso educativo y evangelizador de un grupo de acción, personas con las que establecen algún tipo de vinculación dado su compromiso social o sus rutinas diarias, dentro del itinerario Primer anuncio.

En el itinerario de Formación, la HOAC compartirá dos experiencias sobre la sistemática de equipos de fe-vida en los movimientos apostólicos. De un lado, el Método de Encuesta, la Revisión de Vida y el Proyecto Personal de Vida Cristiana, a cargo de Berchmans Garrido, responsable de Formación HOAC, y el testimonio de María José Rodríguez, de la diócesis de Granada; y por otro lado, La formación en Doctrina Social de la Iglesia con el Plan de Formación Política, a cargo de Rosa Gisbert, de la diócesis de Orihuela-Alicante y el testimonio de José Andrés Pérez, de la diócesis de Burgos.

El compromiso transformador de la realidad desde el que, además, se da testimonio de fe ante quienes no conocen a Cristo, reunido en el itinerario sobre la Presencia pública, contará con las aportaciones: El compromiso en el mundo del trabajo y en los sindicatos, sobre la experiencia de la iniciativa Iglesia por el Trabajo Decente (ITD), con la participación de Tamar Arranz en representación de la iniciativa para relatar esta experiencias, y con el testimonio de José Luis Palacios, de ITD Madrid. Y la experiencia de Seguridad y respeto a la vida en el trabajo, que será relatada por Miguel Cruz, militante de la diócesis de Córdoba, y que contará con el testimonio de dos mujeres de la Asociación de Víctimas de Accidentes y Enfermedades Laborales (AVAELA), familiares de víctimas.

Junto a estas experiencias y los testimonios, militantes de la HOAC tienen asignadas tareas de moderación y secretaría de los distintos grupos de trabajo.

En Twitter

jueves, 13 de febrero de 2020

ORAR EN EL MUNDO OBRERO «6º DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO» CICLO “A” (16 DE FEBRERO DE 2020)


6º domingo del Tiempo Ordinario (16 febrero 2020)

13 FEBRERO 2020 | POR 
Queridas hermanas y hermanos:

De regreso de nuestros
viajes apostólicos,
volvemos a la tarea cotidiana,
en la que la Palabra de Dios
nos alienta a vivir
el auténtico
espíritu de la ley:
vivir el amor,
la misericordia,
el derecho,
la justicia.

El amor va más allá de la ley,
más allá de lo que
podemos exigir o pueden
exigir de nosotros.

Trasciende lo debido
para entrar en el campo
de la gratuidad,
del don, de la entrega,
de la vida puesta
al servicio de que
los otros puedan vivir.

Es lo que nos empuja
a buscar y encontrar
una felicidad
que solo es tal
si también puede ser
la felicidad de los demás.

¡Hasta mañana en el altar!

Fernando Carlos Díaz Abajo
Consiliario General HOAC, y

Mª Ángeles Bayo Valderrama
Responsable de Organización
y Vida comunitaria


San Mateo 5,17-37.-
«Si vuestra justicia no es mayor
que la de los escribas y fariseos…».
“A la luz de este Evangelio
puedo descubrir cuanto hay
en mi proyecto de vida
de costumbres o creencias,
aún sin evangelizar.

¿Qué actitudes necesito
para dejar que la Palabra
me vaya haciendo vivir
más en fidelidad
al proyecto de Dios?

Que la oración me ayude
a concretar pasos”.
■ Accede a más oraciones aquí.
■ También en Issuu

miércoles, 12 de febrero de 2020

«DÍA INTERNACIONAL DE LA MUJER TRABAJADORA»: Celebración de la EUCARISTÍA. Domingo, 8 de marzo. A las 11:00 horas. En San Fernando, Parroquia de San Servando y San Germán (Avda. Ponce de León 10)


EUCARISTÍA

Dónde: En San Fernando (Cádiz). Parroquia de
San Servando y San Germán
(Avda. Ponce de León 10)

Día: Domingo, 8 de MARZO de 2020

Hora: A las 11:00 de la mañana


¡¡ASISTE Y PARTICIPA!!



Asunto: «DÍA INTERNACIONAL DE LA MUJER TRABAJADORA (8 de marzo)»

Estimado/a amigo/a:

Recibe un saludo muy cordial del Secretariado Diocesano de Pastoral Obrera de Cádiz y Ceuta.  Que tenemos el gusto de hacerle partícipe e invitarle a la celebración de la Eucaristía, con motivo del Día Internacional de la Mujer Trabajadora (8 de marzo).

Tendrá lugar en San Fernando (Cádiz) en la Parroquia de San Servando y San Germán (Avda. Ponce de León 10), el domingo 8 de marzo, a las 11:00 horas, con la comunidad parroquial.

Tras la celebración, en el atrio del templo, se dará lectura al comunicado elaborado por los Movimientos Apostólicos para la Pastoral Obrera.

Un saludo afectuoso,

Eugenio Díaz Melero
Director del Secretariado Diocesano
de Pastoral Obrera del Obispado de
CADIZ Y CEUTA

VIVIR HUMANAMENTE ES MUCHO MÁS QUE SOBREVIVIR, por José Antonio Hernández Guerrero




Vivir humanamente es
mucho más que sobrevivir




Para vivir humanamente no podemos conformarnos con alargar la vida añadiendo minutos a los minutos sino que, además, hemos de trabajar para construir el edificio de una existencia digna, de un yo más completo y de un nosotros más hermanados; hemos de llenar nuestro tiempo de valores y nuestro espacio de alicientes plenos y gratificantes. Sí, me refiero a esos tiempos y a esos espacios que ocupan nuestros cuerpos y que necesitan nuestros espíritus; saciar las hambres hondas que, asintomáticas, no siempre las notamos. No deberíamos recorrer nuestra existencia sin haber vivido. Además de "sobrevivir" o "supervivir", debemos "vivir". Sólo estudiar, trabajar, descansar, leer, escribir, luchar, ganar o perder, no es vivir.


Algunos se especializan tanto en una sola cara de la vida, que se olvidan de otras dimensiones que son esenciales. La vida humana, frente a la de las plantas y a la de los animales, se caracteriza por su multiplicidad de dimensiones y por su variedad de aspectos y, sobre todo, por su potencialidad. Vivir humanamente es sentir con todos los sentidos y con todos los sentimientos: con la vista, con el oído, con el olfato, con el gusto y con el tacto; es amar, esperar, temer y soñar. Reducirla a una sola dimensión es empobrecerla, mutilarla y, a veces, sacrificarla por completo.


La vida humana es más que los datos que figuran en el Documento Nacional de Identidad: los apellidos, el lugar de nacimiento, el domicilio, la edad, el estado civil o la profesión, por sí solas, no confieren calidad personal ni proporcionan bienestar. Los que, creyéndose unos privilegiados, no saborean los momentos de "bienestar" y de "bienvivir", están muertos en vida, porque no son nadie aunque sean algo: más que seres humanos son recursos humanos, que no tienen cara sino sólo brazos para trabajar. Permíteme -querido amigo, querida amiga-, por favor, que, por una vez me ponga sentencioso: "la vida humana es demasiado importante y demasiado breve como para esperar los grandes acontecimientos para vivirla: o la vivimos en plenitud cada uno de los instantes o no vivimos la vida".



José Antonio Hernández Guerrero, reflexiona, semanalmente en nuestro “blog”, sobre las Claves del bienestar humano el sentido de la dignidad humana y el nuevo humanismo. También nos envía reseñas sobre libros de pensamiento cristiano, evangelización, catequesis y teología. Con la intención, de informar, de manera clara y sencilla, de temas y de pensamientos actuales, que gustosamente publicamos en nuestro “blog”.


ACTUALIDAD DE LA DIÓCESIS:
http://www.obispadocadizyceuta.es/category/actualidad-diocesis/



viernes, 7 de febrero de 2020

INFOR | «HOMBRES Y MUJERES SON IGUALES EN DERECHOS Y DEBERES». Boletín Informativo del MMTC

INFOR | Hombres y mujeres son iguales en derechos y deberes

06 FEBRERO 2020 | POR 
Presento los contenidos de un nuevo número del boletín informativo INFOReditado por el Movimiento Mundial de Trabajadores Cristianos (MMTC), en colaboración con el Fondo de Solidaridad Internacional de la HOAC y el equipo de Noticias Obreras. En este número, el tema central es la igualdad.

Sumario de contenidos
 Editorial   Hombres y mujeres son iguales en derechos y deberes. Por Marileá Damasio, secretaria general del MMTC.

 Vida de los movimientos   
Asia | Igualdad entre hombre y mujer, por Sinapan Samidoray, consejero del MMTC de Asia del Este.

Igualdad de género en Sri Lanka, por Maithri Shiran, tesorero nacional del MTC de Sri Lanka.

América | La lucha por continuar haciendo buena política, por Gildete França, del Centro Dias d’Avila (BA), militante de equipo de base.

África | Construcción de un espacio sano para una persona discapacitada, por el equipo del MTC Isla Reunión.

¿Es posible la igualdad de género en Togo?, por King Pognon, del CMT Togo.

 Actualidad    Haz otro pastel para todos. La igualdad de género incluida. Por Gabriele Kienesberger, del KAB Austria.

 Acompañamiento   Hombre y mujer en la Iglesia. Por Bernard Robert, consiliario internacional del MMTC.

 
 FONDO DE SOLIDARIDAD INTERNACIONAL  La HOAC desarrolla desde el año 1991 el Fondo de Solidaridad Internacional, iniciativa que expresa su conciencia obrera cristiana y solidaria. Decenas de proyectos de formación de militantes, de difusión o de coordinación, apoyados y financiados en África, Asia y América Latina.■ Aportaciones en ES77 1491 0001 20 2017312618 | + info



jueves, 6 de febrero de 2020

PRETÉRITO PERFECTO, por José Antonio Hernández Guerrero




Pretérito perfecto



Los mitos del "pasado rosa" o de la "edad de oro" ilustran y explican la convicción generalizada de que, en una época anterior, los hombres eran felices o, al menos, más felices que ahora. Los antropólogos recuerdan cómo el "paraíso terrenal" constituye el punto de partida de múltiples leyendas religiosas que proporcionan cuerpo a profundas convicciones arraigadas en nuestra conciencia individual y en el inconsciente colectivo desde tiempos inmemoriales. En la actualidad es frecuente que, refiriéndonos a la economía, por ejemplo, recordemos con añoranza el bienestar del pasado. ¡Qué tiempos aquellos -afirman algunos- en los que una opípara comida nos costaba cinco pesetas y un par de zapatos, diez pesetas! Cuando oímos hablar de estos precios creemos que estamos soñando, sobre todo, si inconscientemente hacemos los cálculos a partir de los ingresos actuales.


Esta inofensiva evasión al pasado es un lugar común en los textos literarios pobres y en los discursos políticos demagógicos. A veces constituye el objeto de comentarios radiofónicos y la materia de entrevistas televisivas. Ayer mismo escuché las siguientes palabras: "Si nuestros antepasados pudieran volver a la tierra y compartir una de nuestras comidas, se sentirían completamente decepcionados. Las restricciones, la agitación de la vida moderna y el continuo aumento del coste de los alimentos de primera necesidad, han reducido nuestros estómagos y han hecho inasequibles e insoportables las comilonas de nuestros abuelos”.


Comprendo la "añoranza" -la tristeza causada por la imposibilidad de regresar al tiempo vivido- y acepto la "morriña" del terruño, del hogar paterno, de los juegos, de los olores y de los sabores de la niñez, pero también reconozco que, sin tratar de definir el concepto cambiante y subjetivo de "felicidad", las condiciones materiales de la existencia humana, en la mayoría de las clases sociales, han mejorado. Por eso me atrevo a afirmar que "Cualquier tiempo pasado no fue mejor".



José Antonio Hernández Guerrero, reflexiona, semanalmente en nuestro “blog”, sobre las Claves del bienestar humano el sentido de la dignidad humana y el nuevo humanismo. Actualmente, nos envía también una reseña semanal sobre libros de pensamiento cristiano, evangelización, catequesis y teología. Con la intención, de informar, de manera clara y sencilla, de temas y de pensamientos actuales, que gustosamente publicamos en nuestro “blog”.


ACTUALIDAD DE LA DIÓCESIS:
http://www.obispadocadizyceuta.es/category/actualidad-diocesis/



miércoles, 5 de febrero de 2020

ORAR EN EL MUNDO OBRERO «5º DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO» CICLO “A” (09 DE FEBRERO DE 2020)


5º domingo del Tiempo Ordinario (9 febrero 2020)

05 FEBRERO 2020 | POR 
Queridas y queridos hermanos:

Tenednos presentes en la oración
para que unos y otros podamos
ser fieles a la misión.

Ser sal y luz del mundo,
saberse enviados a la vida,
para darle con nuestro testimonio
el sabor a humanidad y
a Reino que necesita.

Buena fin de semana
para todas y todos

¡Hasta mañana en el altar!

Saludos.

Fernando Carlos Díaz Abajo
Consiliario General HOAC, y

Mª Ángeles Bayo Valderrama
Responsable de Organización
y Vida comunitaria



San Mateo 5,13-16.-
«Sal de la tierra
y luz del mundo».
“A la luz de este Evangelio
necesito volver
a preguntarme:

¿Soy buena noticia
con mi vida para alguien?

Lo que se vive en mi equipo,
en mi comunidad,
¿es signo y presencia del Reino
para la gente de hoy?

¿Qué pongo yo
de sal y luz
en la vida?

Mi proyecto de vida
puede ser un cauce
para encontrar
la respuesta,
concretando”.
■ Accede a más oraciones aquí.
■ También en Issuu