HOA DIOCESANA DE CÁDIZ Y CEUTA

[hoac.gif]










UNA MIRADA CRISTIANA DEL TRABAJO HUMANO Y EL BIEN COMÚN
¡ACOGE, ABRAZA, CUIDA, ACOMPAÑA...!
LA VIDA DEL MUNDO OBRERO, CON MISERICORDIA Y COMPASIÓN.


¡Bienvenido/bienvenida! al "blog" de la HOAC diocesana de Cádiz y Ceuta.


lunes, 10 de agosto de 2009

CARTA A DON ANTONIO CEBALLOS, OBISPO DE CÁDIZ Y CEUTA


Autor: Pepe Carrascosa

Mi querido D. Antonio:

Esta carta es para testimoniarle mi cariño hacia usted y para agradecerle su participación en la vida de los crucificados de nuestra diócesis, sí nuevamente como anteriormente usted hizo con trabajadores del campo, con trabajadores de la mar, con los trabajadores que sufren la siniestralidad laboral, con las víctimas de la crisis, con los parados, ahora con los encerrados en la Iglesia de Santo Domingo usted ha dado muestra de cercanía, de entrega hacia los que sufrimos el paro, sí yo también estoy en el paro y sé lo que sufren los parados encerrados por propia experiencia y por pertenencia a esta Iglesia de Cádiz y Ceuta en la Comunidad de militantes obreros cristianos que es la HOAC, como tal militante acudí a visitar a estos hermanos que reivindicaban un derecho que se les había pisoteado.


De sus propias voces pude escuchar de sus sufrimientos y las injusticias que se les estaban haciendo como trabajadores, también lo escucharon el Secretariado Diocesano de Pastoral Obrera, Cáritas, las Hermandades y las Cofradías, Asociación Cardijn, el Padre Juan Carlos, el Prior del Convento..., y usted mismo mi obispo. D. Antonio, a pesar de las zancadillas e incomprensiones que hacia usted profesa cierto sector de nuestra Iglesia usted se sitúa con los empobrecidos, usted acude en auxilio de quienes están tirados al borde del camino, de los Lázaros que se encuentran en las puertas de los ricos Epulones, con los que nadie cuentan, con aquellos que algunos quisieron usar a la policía para tratarlos como delincuentes.


Últimamente he sentido lo lejana que estaba nuestra Iglesia, lo pasiva que se mostraba hacia los trabajadores, pero a la vista de su presencia, cercanía, mover piezas en defensa de los empobrecidos me da usted razón para la esperanza en la Iglesia de Cristo.


Nuestra fe no es vana D. Antonio y cuando se actúa como usted lo ha hecho historizamos a nuestro Maestro Jesús de Nazaret y entonces si somos coherente en aquellas otras manifestaciones que hacemos en cuestión de moral y en la defensa de la vida del no nacido y también en la del obrero que arriesga su vida en el trabajo y en aquellos que pierden la dignidad por las condiciones de trabajo o por la ausencia de este.


A esta sociedad nuestra, a nuestras organizaciones socio-políticas que pretenden que la Fe no forme parte de nuestra vida social les ha sorprendido mucho esa imagen recogida por la prensa en la que los parados despedían el encierro con una Eucaristía, como solemos hacer los militantes obreros cristianos, unos parados, unos don nadie les han dicho, me han dicho que la Fe envuelve toda la vida, a pesar de sus inexperiencias organizativa y reivindicativa, a pesar de sus errores nos han mostrado que siempre hay que creer en el ser humano, que este es constructor de la historia, que por este aun es posible la construcción del Reino de Dios transformando la sociedad desde la fe, la esperanza y la caridad.


Sí, nuestra Iglesia de Cádiz y Ceuta con su obispo D. Antonio Ceballos Atienza están en Comunión con el Pueblo, que todo él es Pueblo de Dios.

José Manuel Carrascosa Freyre
D.N.I. 31.193.753 A


1 comentario:

  1. Pepe, es una carta extraordinaria. Sirve de contrapunto a tantas malas lenguas y plumas que, en estos días, han minusvalorado el esfuerzo de los encerrados en Santo Domingo. Es también un testimonio de la soberanía de la clase obrera que manifiesta su fe y agradecimiento en una eucaristía, para sorpresas de propios, al interior de la Iglesia, y de extraños, algunos, en dura lucha por la privatización de la fe

    Muy bien. Paco

    ResponderEliminar

Puedes enviar tu comentario a: