HOA DIOCESANA DE CÁDIZ Y CEUTA

[hoac.gif]










UNA MIRADA CRISTIANA DEL TRABAJO HUMANO Y EL BIEN COMÚN
¡ACOGE, ABRAZA, CUIDA, ACOMPAÑA...!
LA VIDA DEL MUNDO OBRERO, CON MISERICORDIA.


¡Bienvenido/bienvenida! al "blog" de la HOAC diocesana de Cádiz y Ceuta.


domingo, 21 de enero de 2018

«NO PODEMOS FIARNOS DE LOS
“SUSPICACES DESCONFIADOS”»,

por José Antonio Hernández Guerrero




No podemos fiarnos de los
“suspicaces desconfiados”




El progresivo distanciamiento que se está produciendo entre los partidos políticos españoles más importantes tiene su origen en la pérdida de confianza mutua y constituye, en mi opinión, un hecho grave que puede arrastrar consecuencias imprevisibles para el conjunto del país. Pienso que es urgente que, sin necesidad de abdicar de las convicciones propias, se regenere cuanto antes ese clima de confianza que es imprescindible para restablecer el diálogo y para restaurar la colaboración que constituyen la esencia de la convivencia y de la democracia. Unos y otros han de considerarse interlocutores dignos de respeto y de credibilidad, y, en sus relaciones, han de partir del supuesto explícito de que todos, aunque por caminos diversos e incluso equivocados, persiguen las mismas metas como, por ejemplo, el cese de la violencia y de la corrupción, el establecimiento de la paz plena y de la igualdad de derechos, y la protección de la libertad, de la justicia y de la convivencia solidaria.


Es ineludible, sobre todo, que unos y otros concedan a los adversarios la misma presunción de lealtad que exigen para ellos: sin esta premisa es imposible, ineficaz y contraproducente todo trato humano. El punto de apoyo de todas las relaciones humanas es la confianza; sin ella son imposibles la vida familiar, la cooperación ciudadana, el funcionamiento de las asociaciones culturales o religiosas, las transacciones económicas, las relaciones sociales, los acuerdos políticos, la amistad e, incluso, la paz individual.


Hemos de tener en cuenta que la confianza, esa seguridad subjetiva de que no nos engañan las personas con las que convivimos, aunque a veces se equivoquen, tiene su fundamento último, no en la indefectibilidad moral absoluta, sino en la honradez que consiste, sobre todo, en la voluntad de no engañar con las palabras o con los comportamientos, y en el reconocimiento sereno de los fallos y de los errores, si estos se producen. Para generar confianza no es necesario que seamos perfectos, pero sí que seamos honestos y que nuestras intenciones no sean perversas. Sólo podemos fiarnos de los que tienen palabra y de los que cumplen las promesas, sólo nos sentimos tranquilos ante los que confiamos que no nos harán daño y ante los que, en situaciones de peligro, nos protegerán.


Pero, a veces, la desconfianza puede tener su origen en un síndrome de inseguridad personal, en esa sensación incontrolada de que los demás se van a aprovechar de nosotros. Estos “suspicaces desconfiados”, que siempre están pendientes de las malas intenciones de los demás, malinterpretan, incluso, los piropos y los halagos. Es posible que, en gran medida, la falta de confianza en los otros revele también una enfermiza desconfianza en sí mismos. Estos desconfiados no están de acuerdo con Miguel de Cervantes quien piensa que la única manera de soportar y de sobrellevar esta vida es confiando en las personas, aunque, a veces, nos fallen. Propongo que, sin caer en la bobalicona e ingenua credibilidad y en contra del dicho popular, afirmemos “piensa bien y acertarás”.








José Antonio Hernández Guerrero, reflexiona, semanalmente en nuestro “blog”, sobre las Claves del bienestar humano el sentido de la dignidad humana y el nuevo humanismo.


«SORTEAR LA VEJEZ Y VIVIR LA ANCIANIDAD»,
por José Antonio Hernández Guerrero,
(Claves del bienestar humano)



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Puedes enviar tu comentario a: